Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18 s 12 s 2007 INTERNACIONAL 35 El éxito en Irak aumenta Hillary se replantea su estrategia electoral ante el ascenso de Obama la presión para enviar Bill Clinton asume mayor protagonismo en la campaña de su esposa, obligada a lanzar nuevos mensajes y anuncios PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. A poco más de dos semanas para que comience el vertiginoso calendario de primarias en EE. UU. la senadora Hillary Clinton se ha visto obligada a replantearse su estrategia electoral ante el ímpetu adquirido por su rival Barack Obama de cara a las primeras citas selectivas de Iowa y New Hampshire. Si tras el verano, la candidatura presidencial de la ex primera dama parecía casi como inevitable, los sondeos de intención de voto entre votantes demócratas han dejado de detectar en las últimas semanas prematuras ventajas de dos dígitos a su favor para empezar a presentar situaciones de retroceso o incluso empate. Como indicador de esta mala situación, Bill Clinton ha abandonado la elegante distancia mantenida hasta ahora para adquirir un mayor protagonismo en la campaña de su esposa. Multiplicando sus apariciones estelares y participando directamente en la formulación de la nueva estrategia electoral. Para hacer frente a la mezcla de entusiasmo e idealismo generada por Obama, el ex presidente ha forzado el mensaje de presentar a su mujer como una alternativa de efectivo cambio político. Bill Clinton también está dejando saber su enfado con la forma en que los medios de comunicación en Estados Unidos cubren la campaña de Hillary. Una cobertura que, a su juicio, está concentrada en lo negativo y las críticas a diferencia del tratamiento mucho más benigno que recibe el senador Barack Obama. Aunque en este más tropas a Afganistán P. RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. La reducción de violencia lograda con el despliegue de más efectivos del Pentágono en Irak ha empezado a plantear un renovado debate de prioridades militares en Washington. Como parte de esta polémica, según informaba ayer el Washington Post altos mandos del Pentágono han empezado a presionar a la Casa Blanca para sacar tropas del territorio iraquí y enviar refuerzos a Afganistán. Estas discusiones apuntan a acelerar el actual calendario de retirada de Irak que supone pasar de 20 a 15 brigadas de combate para el próximo verano. Al mismo tiempo, los responsables militares en Afganistán aspiran a obtener varios batallones adicionales, helicópteros y otros recursos para hacer frente al resurgir de los talibanes. Situación complicada por grandes niveles de pobreza, corrupción rampante y pobres infraestructuras, hasta el punto de que algunos altos cargos de la Administración Bush consideran que el conflic- Críticas a la Prensa afán por defender la candidatura de su esposa, el ex presidente también ha tropezado en algunos excesos retóricos no ajustados a la verdad. Esta semana, la campaña de Hillary Clinton ha empezado a poner en circulación nuevos anuncios y testimonios dirigidos a humanizar a la candidata y contrarrestar percepciones negativas de frialdad y oportunismo. Con este objetivo, la senadora ha incorporado a sus mítines a su hija Chelsea y a su madre. Además de esperarse apariciones junto a su marido en la recta final de Iowa (3 de enero) y New Hampshire (8 de enero) Aunque durante su primera candidatura presidencial Bill Clinton no tuvo una buena experiencia en New Hampshire y evitó presentarse en Iowa, la campaña de Hillary Clinton considera que esta vez estas citas electorales son más relevantes que nunca. to de Afganistán representa un mayor peligro a largo plazo que Irak. Entre las opciones barajadas por la Casa Blanca figura el nombramiento de una figura política internacional con prestigio para intentar coordinar mejor todos los esfuerzos afganos. El presidente Bush también tiene previsto aumentar su implicación diplomática a través de videoconferencias periódicas con el presidente Hamid Karzai, tal y como ya hace con el primer ministro iraquí Nouri al- Maliki. Estados Unidos mantiene unos 26.000 soldados en Afganistán, junto a otros 28.000 militares extranjeros facilitados en su mayor parte por la Alianza Atlántica. Junto al Pentágono, el peso de las operaciones militares es compartido sobre todo con efectivos de Gran Bretaña, Holanda, Canadá y Australia. El general Dan K. McNeill, comandante de la OTAN en Afganistán, ya ha solicitado tres batallones adicionales. Coordinación y diplomacia ABC. es Galería de fotos de la campaña en abc. es internacional