Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 18- -12- -2007 Putin acepta ser primer ministro si Medvédev es elegido presidente en Rusia 33 Florentino Portero AYUDA PARA PALESTINA a lógica impuesta en la Conferencia de Anápolis lleva a sus protagonistas a dotar a la Autoridad Palestina de los medios necesarios para sobrevivir. Desde hace años los palestinos viven de la ayuda internacional y ahora parece más necesario que nunca el mantenerla. Abbás no manda ni en su propio partido. El Gobierno carece de apoyo parlamentario. La sociedad está rota y los radicales ganan posiciones día a día. Sólo la voluntad internacional de contar con un interlocutor moderado justifica la política seguida. Cuanto más se habla de reconocer la independencia de Palestina más irreal parece. Israel necesita dar una solución al problema árabe en la orilla occidental del Jordán. Europeos y norteamericanos quieren zanjar una cuestión irritante, que escandaliza a la población y bloquea sus estrategias en Oriente Medio. El mundo árabe requiere cerrar una herida que sólo genera malestar en su población y que alimenta las alternativas islamistas. Todos están de acuerdo pero falta lo fundamental: un pueblo unido. Por más operaciones cosméticas que se realicen, Abbás carece del poder para dirigir una negociación con Israel. Las inevitables concesiones que ambas partes tendrían que hacer se convertirían en su caso, con un Hamás como fuerza política hegemónica, en su propia tumba. Se pueden buscar fórmulas provisionales, pero unas fronteras definitivas plenamente aceptadas por unos y otros son hoy un objetivo imposible. Si los palestinos no son más que los árabes de la orilla occidental, la solución de su problema político puede venir de la anexión a estados limítrofes: Gaza a Egipto y Cisjordania a una Jordania federal. No se trata de especulaciones teóricas, sino de tirar por la calle de en medio ante la imposibilidad de negociar con las autoridades palestinas una solución definitiva a un conflicto que se arrastra desde antes de la proclamación de independencia del Estado de Israel. L Algunos comentaristas han detectado algunas similitudes físicas entre Carla Bruni (Izquierda) y Cecilia Sarkozy AFP Carla Bruni, en boca de todos Las fotos en las que el presidente Sarkozy aparece, sin tratar de ocultarlo, con la ex modelo y cantante Carla Bruni han sacudido a la sociedad francesa hasta el punto que en los medios de información eclipsaron por completo a la Conferencia de Donantes POR J. P. QUIÑONERO PARÍS. Las relaciones amistosas o sentimentales entre Nicolas Sarkozy y Carla Bruni (1968) han abierto un vendaval de análisis y especulaciones políticas, íntimas, institucionales, escandalosas llamadas a influir profundamente en la evolución del modelo político y cultural francés, a la vista de las hondísimas metamorfosis que se están consumando a paso de carga. Por vez primera en la historia de la V República y quizá en la historia política contemporánea, un jefe del Estado francés, separado en segundas nupcias, se exhibe gustoso en un lugar público, acompañando a una señora famosa, con un palmarés excepcional en materia amorosa, en el que incluso figura un ex rival de Sarkozy a la presidencia. La vida sexual del general Charles de Gaulle, patriarca fundador de la V República, es un secreto de confesión. De la vida sentimental, matrimonial y extraconyugal de Valery Giscard d Estaing, François Mitterrand y Jacques Chirac hay numerosos rastros. Se habló de un hijo de Giscard con una antigua asistente. Mitterrand instaló a su concubina última en un palacio próximo al Elíseo. De la agitada vida erótica de Chirac, fuera del lecho conyugal, su esposa Bernadette ha hablado en muchas ocasiones. Entre 1985 y 1997, Bruni ganaba entre 7,5 y 8 millones de dólares por año, como modelo, y tuvo por acompañantes a personajes como Eric Clapton, Mick Jagger, Donald Trump, Kevin Costner o Vincent Perez. Cansada de la pasarela, Carla Bruni comenzó una nueva carrera de cantante, a partir de 1999, que le reportó nuevos triunfos, sin serenar su vida sentimental. La cantante contrajo matrimonio con el editor Jean- Paul Enthoven, que la hizo madre de un hijo. Sin embargo, la señora terminó enamorándose de otro hijo de su marido, Raphaël Enthoven, esposo de Justine Lévy. Esa apasionada relación entre Carla Bruni y el hijo de su esposo, nacido de otra relación, tuvo una culminación trágica. Justine Lévy, la esposa del amante de Carla, es la hija del ensayista Bernard Henry- Carrera como cantante Historia de Cecilia En ese terreno, tan sensible para la declinante moral tradicional, Sarkozy rompe todas las fronteras establecidas, a paso de carga. Se casó con Cecilia años después de haberla seducido, casada ella con un animador de televisión. Roto el matrimonio con Cecilia, Sarkozy ha tardado apenas cuatro semanas en exhibirse de la mano de una señora de armas tomar, Carla Bruni. Entre las relaciones amorosas de la cantante y actriz figura el idilio con un hijo de su marido Lévy (amigo de Jean- Paul Enthoven) e intentó suicidarse. Salvada en una clínica médica, Justine escribió una novela contando esas relaciones cruzadas en la que la Bruni era llamada La Terminator La relación amistosa o sentimental entre Carla Bruni no tiene nada que ver con tales peripecias. Pero se trata de historias bien conocidas, que sería difícil olvidar, si el jefe del Estado y la cantante decidiesen ir mucho más allá de las relaciones aparentemente íntimas, entre amigos Oficialmente, el Elíseo guarda un silencio sepulcral. Que no podrá prolongarse indefinidamente. Las relaciones amistosas de un jefe de Estado afectan automáticamente al protocolo, los viajes oficiales, el funcionamiento diario de la burocracia presidencial. Sin olvidar las relaciones políticas más inflamables. En su día, también se atribuyó a Carla Bruni una relación no menos amistosa con Laurent Fabius, ex primer ministro socialista, candidato y rival desafortunado de Nicolas Sarkozy a la Presidencia de la República. Más información sobre la amistad entre Nicolas Sarkozy y Carla Bruni en las páginas de Gente