Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 DEPORTES Fórmula 1 s El mundo del motor habla español LUNES 17 s 12 s 2007 ABC Del cero al todo en el paddock Hace veinte años había un piloto y un mecánico españoles en la Fórmula 1. Con el boom de Alonso, ha crecido la oferta laboral. En 2008 trabajarán en las carreras cuatro pilotos, cinco ingenieros y un mecánico. Y cuatro ingenieros más en las fábricas POR JOSÉ CARLOS CARABIAS MADRID. Habremos dado el gran salto el día que tengamos una escudería española La frase pertenece al único mecánico español que aprieta tuercas en los repostajes de la Fórmula 1. Se llama Albert Fábregas, trabajaba en Seat, vive en Olot- -donde la farmacéutica- -y es el especialista en la rueda trasera izquierda del Super Aguri de Anthony Davidson. Es la dimensión currante de la Fórmula 1, la versión alejada del oropel y los titulares diarios. Fábregas representa la inversión de tendencias de este deporte a los ojos de la piel de toro. Antes, hace veinte, treinta años, los españoles eran un cero a la izquierda en la Fórmula 1 y ahora son una pequeña colonia en el paddock Hurgar en la historia de la F 1 en España es regresar al pleistoceno. Surgen los nombres de referencia, aquellos pilotos ataviados de dinero y coches de encargo que se han grabado en las hemerotecas. El precursor Paco Godia, el marqués de Portago que murió decapitado a los 28 años en un accidente, Álex Soler- Roig, que participó en nueve grandes premios y no acabó ninguno en los años setenta. Tiempos heróicos para gente heróica impulsada por su pasión: la velocidad. Emilio de Villota fue el referente para una generación. Un loco del volante que compró un McLaren de segunda mano en 1976 y con tres amigos montó una pequeña factoría ambulante para acabar dos carreras en la Fórmula 1 (Austria y España) en los catorce intentos que realizó. Hace veinte años la marca de pantalones Lois ingresó en este mercado con mano firme. Exigió al equipo Minardi incluir al menos un piloto español en su nómina. El elegido fue Adrián Campos, un prometedor valenciano que había corrido la F 3 alemana contratado por Volkswagen. Minardi se convirtió entonces en la escudería de todos los españoles. Se sabía que siempre sería el último, pero tenía ese punto entrañable... Cuando Lois reclamó que hubiese dos pilotos ibéricos en vez de uno, Luis Pérez Sala encontró la oportunidad que buscaba. Con dos españoles en la parrilla, las retransmisiones de TVE, tres periodistas y un jefe de mecánicos (Joan Viladelprat) el mundo del dinero llamó a la puerta del paddock Jesús Gil se presentó en Hockenheim (Alemania) con su fajo de billetes en la maleta dispuesto a comprar Brabham, que entonces era propiedad de Bernie Ecclestone. No lo hizo, se quedó con el Atlético. El boom Alonso lo ha cambiado todo. Hoy Albert Fábregas habla de la ilusión de una escudería española de Fórmula 1 porque sabe que Alejandro Agag- -el yerno de Aznar, fáctotum omnipresente en las carreras, socio de Briatore, propietario de un equipo de GP 2 de la mano de Adrián Campos, ex poseedor de los derechos televisivos de la F 1 para España- -preguntó en su día a Aguri Suzuki, el dueño de Super Aguri, por el precio de su equipo. Hoy, la Fundación Campos ha establecido un acuerdo con la Universidad Politécnica de Valencia para crear un Master de ingeniería del automovilismo. Hace años no había cultura de Fórmula 1 en España. Ahora el aficionado empieza a entender cuenta el ex piloto valenciano, ex mánager de Fernando Alonso. Los ingenieros españoles han tomado posiciones en la Los mecánicos de Renault trabajan en el antiguo coche de Alonso en 2006 Fórmula 1. En 2008 serán cinco y cada vez están mejor situados. El madrileño Iñaki Rueda, colaborador de ABC, comenzó en McLaren de becario, continuó en Spyker y desde el año pasado es ingeniero de control de Renault. En 2007 trabajó con Kovalainen y este año se encuentra a la espera de destino. O Fernando Alonso o Nelsinho Piquet. Toni Cuquerella era empleado de Seat, como Fábregas, y dio el salto a la F 1 con Super Aguri. Dos años como ingenie- ABC En 1988 Jesús Gil se presentó en Alemania con un fajo de billetes para comprar Brabham a Ecclestone Hoy crece la posibilidad de fundar la primera escudería española con Agag de patrón ro de pista, de los que mandan, le han servido para fichar por BMW Xevi Pujolar también tie. ne voz en Williams, donde es ingeniero de pista y el más veterano de la nueva hornada. José Costas lleva las telecomunicacones en McLaren y Ángel Baena, parte de la aerodinámica de BMW. Alonso es el transatlántico, aunque pilotos como Gené (Ferrari) De la Rosa (McLaren) o Roldán Rodríguez (aspirante a Force India) llevan tiempo buscándose la vida en la parrilla. Iñaki Rueda Ingeniero de control de F- 1 CAÑAS EN EL PUB DE BICESTER n la Fórmula 1 el inglés es la lengua madre. Tanto es así que la FIA ha sustituido su tradicional francés por la lengua anglo- sajona. El italiano, gracias a Ferrari y Minardi, también está bien representado y el alemán subió cuando Toyota creó su escudería en Colo- E nia. La presencia de españoles en el paddock y en las fábricas está creciendo a pasos agigantados, y ya hay una pequeña colonia en el famoso Valle del Motorsport en Inglaterra, donde la mayoría de las escuderías están afincadas. Casi diez españoles nos reunimos periódicamente en un pub en Bicester, a las afueras de Oxford. Y no para degustar la cocina inglesa, sino para hablar castellano con gente que comparte una devoción: la Fórmula 1. Xevi Pujolar es el que más tiempo lleva en el circo y un punto de referencia. Tipo calmado, tiene la misma ilusión por su trabajo que un novato. Empezó como ingeniero en los karts y fueron muchas carreras de Fórmula Nissan y Fórmula 3000 las que se tuvo que chupar para dar el salto a la Fórmula 1. Puede sonar a sacrilegio que ingenieros de distintos equipos se reúnan en un bar. Escándalo de espías a la vista... Pero la realidad es que el ambiente es muy distendido. La conversación gira sobre F- 1, se discuten carreras pasadas, por qué unos fueron a dos o tres paradas, se echan un par de trapos sucios cuando dos o más han estado en confrontación directa y se discute si el Madrid es mejor que el Barca. Todo entre sonrisas y carcajadas. También se habla mucho sobre vidas pasadas en las carreras. La mayoría han estado involucrados en el automovilismo desde jóvenes y en la mesa hay experiencia en casi todo lo que tenga motor. El valenciano Toni Cuquerella es uno de los más veteranos y tiene mucho conocimiento de un mundo paralelo: fue ingeniero jefe de Seat en el Mundial de turismos. Las anécdotas que cuenta sorprenden a la audiencia que está casi exclusivamente especializada en monoplazas. Uno de éstos es Pedro García- Martínez, el alicantino que tras pasar por Red Bull ha dado el salto a Renault y antes de ir al pub dirige el túnel de viento donde se está desarrollando el R 28. Y a pesar del mal tiempo y la comida inglesa, esta pequeña comunidad española seguirá compartiendo una pinta entre carrera y carrera.