Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID LUNES 17 s 12 s 2007 ABC Los madrileños dominan en Valdemoro el campeonato de España de patinaje D. J. B. MADRID. Este fin de semana se ha celebrado en Valdemoro el campeonato de España absoluto de patinaje sobre hielo. Madrid ha tenido que esperar cinco años para volver a acoger la competición nacional más importante de este deporte, que es además un grandioso espectáculo. La pista de Valdemoro, inaugurada el pasado mes de marzo, se llenó el sábado y el domingo y el numeroso público pudo además apludir las victorias de los patinadores madrileños que desde hace ya seis años dominan los campeonatos de España. Un total de 38 deportistas de diferentes federaciones han participado en la prueba más competitiva a nivel nacional y que además marcará el calendario de la siguiente temporada ya que los patinadores que conquistaron el podio representarán a España en los mundiales y en los europeos del 2008. Ambas citas serán difíciles pero los deportistas que han alcanzado el oro este fin de semana tienen ya experiencia. Tanto Sonia Lafuente (seis veces campeona de España) como Javier Fernández (tres veces) han participado en al menos dos mundiales y en más de ocho campeonatos internacionales. Sonia Lafuente, la gran estrella del patinaje español, brilla con luz propia desde que hace casi un año consiguiera la primera medalla de oro para el patinaje de nuestro país en el Festival Olímpicas de las Juventudes Europeas (FOJES) Sonia se ha convertido en la mejor baza para las próximas olimpiadas de invierno en Vancouver y en el espejo en el que se miran todas las niñas que luchan en Madrid para ser algún día campeonas. Javier Fernández, también madrileño, ya ganó el año pasado. Pero que los dos actuales campeones sean de Madrid no es casualidad. Es la comunidad española que más pistas tiene (cinco) la federación que cuenta con más patinadores y con los clubs con más éxitos, como el Club Igloo en el que se entrenan Javier y Sonia y que es el equipo de patinaje más importante de España. Jovencísimos patinadores, como María Jiménez que con tan solo 12 años realizó ayer el mejor programa de toda la competición, lo han dado todo este fin de semana. Son el futuro del patinaje sobre hielo y se entrenan en las pistas de Madrid. El rapero que ha destronado a Eminem dio ayer en Madrid su primer concierto en España AP 50 Cent, más chulo que un ocho El rapero más rico y famoso de la actualidad acabó anoche con un striptease el concierto que ofreció en el Palacio de los Deportes, la única actuación del neoyorquino en nuestro país IGNACIO SERRANO RUIZ MADRID. Ochenta y cuatro monedas de 50 céntimos para ver en acción al hombre que ocupa el trono del hip- hop mundial. Pasta gansa para los chavales que escuchan a este polémico MC, pero al menos quedaba el consuelo de que en el cartel había dos nombres más (AM 2 PM y La Excepción) En la calle, varios de los que luego no quitarían ojo a los fraseos de 50 Cent se jugaban los huesos en impresionantes cabriolas con sus monopatines, montándose corrillos de curiosos que se preguntaban qué diantre ocurría en el barrio de Salamanca. ¡Que viene el puto amo! gritaban unos chavales de acento gaditano. Y es que los aficionados al hip- hop vinieron de toda España, dado que la de ayer era la única cita del neoyorquino en nuestro país. Dice Xheelaz (un MC nacional) que el rap español, mejor es cuanto menos español parece. Puede que tenga razón, pero sin duda los madrileños de La Excepción son una ídem a esta regla. Junto a Facto Delafé, es el único grupo de rimadores españoles cuyos miembros no ponen cara de cuidadito conmigo en las fotos promocionales. Entienden el hip- hop como una forma de diversión, y no como una forma de aullar que son poco menos que los intocables de Elliot Ness. No pegaban ni con cola como teloneros de un espectáculo como el de 50 Cent, en el que suenan los disparos y las proclamaciones de autoendiosamiento por doquier, pero para el cachondeo, como para el postre, siempre hay hueco. La gente de hecho pareció pasarlo mejor con los de Pan Bendito, que armaron una de las suyas a base de buen rollo y letras cercanas, que con los AM 2 PM, dúo más centrado en atraer la atención de las populares del instituto con su sucedáneo de rap calado de R B. Ver a 50 Cent sobre el escenario hace pensar que el orden ha vuelto al hip- hop. El reinado del blanquito flacucho de Missouri (Eminem) no podía durar más. Curtis James Jackson III es negro como el carbón, tiene unos músculos que dan miedo y es de Queens. Y se trabaja la esencia gangsta como nadie. Acompañado por su amigo de la infancia, el puertorriqueño Lloyd Banks, y otros componentes de su sello G- Unit, hizo que las manos del público no parasen de venerarle durante todo el espectáculo. Anoche, 200.000 vatios de sonido permitieron al dj atronar el pabellón con graves más fuertes que una resaca de cena de empresa y detonaciones de Mágnum que hacían temblar las vallas del graderío al final de cada pieza. Quiero las luces sobre el público gritó Fifty antes de preguntar: ¿Me queréis? Tras la ovación de sus fans, atacó Love me haciendo ese movimiento de mano que parece guiar la cabeza de alguien hacia sus genitales. Y la cosa empezó a calentarse. Cent se quitó la cazadora y la arrojó al público (no sé en cuántos trozos quedaría) y continuó con Many men dedicada a los que le dispararon en 2000 frente a la casa de sus abuelos en Queens. Aquello empezó a oler a adrenalina, y tras ejecutar In da club se quitó el pañuelo, luego la parte de arriba. Un ¡Mirad lo que hago! y la camiseta interior también voló. Regaló hasta las zapatillas, antes de provocar el griterío bajándose los pantalones hasta los tobillos. A la hora y media de actuación, Cent desapareció. Espectáculo más que cumplido. Olimpiadas de Vancouver ¡Mirad lo que hago!