Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 MADRID www. abc. es madrid LUNES 17- -12- -2007 ABC La avalancha navideña desborda el centro Familias completas aprovecharon la jornada dominical para realizar compras, o disfrutar del ambiente navideño de las calles del centro Retenciones en los accesos a la capital, en Gran Vía y el eje Prados- Recoletos s Ayer hubo decenas de hurtos JOSÉ M. CAMARERO MADRID. La apertura de los centros comerciales y la proximidad de la Nochebuena se conjuraron ayer para que el centro de Madrid se convirtiera en un hervidero de miles de personas, que intentaba disfrutar de la jornada entre empujones y atascos, comprando regalos desaforadamente o simplemente paseando con la familia para disfrutar del alumbrado y atrezzo navideño que durante estos días se ha instalado en la almendra central. En Preciados, Carmen, Arenal, Montera, Fuencarral o Gran Vía no cabía ayer ni un alfiler. Una marea humana desfilaba con lentitud ante los escaparates que compiten por atraer más la atención, con un incesante parpadeo de luces navideñas. La entrada y salida de las tiendas marcaba un ritmo frenético, mientras decenas de jóvenes iban disfrazados con llamativas pelucas, diademas de colores, gorros espectaculares... El fin de semana, posiblemente, todo esté mucho menos lleno explicaban María y Tamara, dos veinteañeras que la próxima semana parten hacia su tierra natal, Galicia. Ésa era precisamente la percepción de los propietarios de los establecimientos del entorno de Sol. Hoy hay tanta gente porque quieren evitar el próximo fin de semana, pero yo creo que este domingo ha habido muchísima más gente, y que el que viene estaremos más parados afirmaba Pedro Javier, dueño de una tienda de cosméticos en la Puerta del Sol. A medida que transcurrían los minutos, su tienda se llenaba de madrileños- -y muchos visitantes- ávidos de perfumes. En Navidad todo toma un aire diferente. Por ejemplo, con la adquisición de billetes de la Lotería Nacional. Los dueños de Doña Manolita, uno de los establecimientos más emblemáticos del centro, al que acuden cada año miles de personas para comprar un trozo de suerte, se mostraban ayer sorprendidos, porque diciembre tras diciembre, la afluencia es cada vez mayor. Siempre que cerramos un ejercicio- -explica Juana- -pensamos que en el siguiente no va a venir tanta gente, pero luego nos equivocamos, porque al año siguiente esto se llena, y más todavía que el anterior Desde luego, 2007 no ha sido una excepción. Aproximadamente, calculan que las ventas pueden llegar a crecer hasta un 10 aunque todavía es pronto para saberlo. Lo que no se podía negar eran las largas filas de personas que esperaban pacientemente ante las puertas del establecimiento, situado en la Gran Vía. En algunos momentos, la acera de la calle de Chinchilla también era tomada por madrileños que querían adquirir un billete. Pero, ¿por qué en Doña Manolita? Tradición, superstición... A mí me gusta venir a comprar aquí porque siempre toca algo, aunque eso no quiere decir que vaya a ser yo la afortunada afirmaba Isabel. Otros, como Leticia y Juan Antonio, habían venido a pasar el fin de semana a Madrid, desde Palencia, y apuraban sus últimas horas en la capital para tentar a la suerte. Es como una tradición venir y comprar lotería aquí decían mientras veían cómo la cola apenas avanzaba unos centímetros. Las loteras de la Puerta del Sol también hicieron ayer su agosto, al igual que los grandes centros comerciales de Preciados. Adquirir un disco en Fnac o probarse un traje en El Corte Inglés era cuestión de paciencia, más que de dinero o deseos. Un poco más alejada de esta zona, la calle de Fuencarral tomaba la alternativa a la hora de reposar durante un rato en alguna de sus cafeterías, que se encontraban a rebosar. Ante la afluencia de gente, la Policía Municipal desplegó un dispositivo especial de seguridad, destinado a garantizar la afluencia de personas y vehículos. Por ello, algunos acce- Tradición, superstición... Éxito en Doña Manolita Los loteros de Doña Manolita calculan que este año pueden vender un 10 más La gente tomó ayer literalmente el asfalto, incluso en arterias como la Gran Vía Evitar el próximo fin de semana sos al centro, como la propia calle de Fuencarral, Arenal o Mayor, se encontraban cerradas al tráfico rodado. Más que nada, porque la gente tomó literalmente el asfalto, incluso en arterias tan transitadas como la Gran Vía, donde los peatones se hacían con los carriles, frente a la incredulidad de los coches. La mejor opción para acer- carse al centro era tomar el transporte público, aunque en algunos casos también constituía una difícil aventura. Los accesos desde la estación de Sol hasta las zonas comerciales se encontraban repletos de personas y, en algunos momentos, se vivieron escenas de pánico por parte de algunas señoras que no soportaban la multitud que accedía al Metro, aun- ESPERA INTERMINABLE EN LA COMISARÍA Ayer era inevitable que los hurtos se propagaran y que numerosos madrileños acudieran a la comisaría de Centro, en la calle de Leganitos, que estos días vive una de sus etapas más conflictivas. Los hurtos se realizaron, sobre todo, en la calle de Preciados, ante el despiste de quienes se paraban a mirar un escaparate o, simplemente, esperaban la fila de personas ante un cajero. Yo creo que me han quitado el monedero mientras estábamos parados mirando a un grupo de músicos callejeros afirmaba Juana, de 49 años, quien asegura que no era la primera vez que era víctima de este tipo de delitos. A mí ya me han robado alguna vez, y estoy atenta, pero es que hoy había mucha gente explicaba, y era imposible percatarse de todo lo que ocurría alrededor A esta comisaría llegaban numerosos jóvenes a quienes les habían sustraído sus teléfonos móviles. La mayoría de quienes se encontraban esperando la fila para poner una denuncia admitían que habían descuidado sus pertenencias. Sé que no debería haber llevado el móvil en el bolsillo pequeño de la mochila explicaba Sara, pero es que me parece increíble que no podamos disfrutar de una jornada festiva sin tener que estar tan pendiente de los ladrones Además de la aglomeración de la comisaría, varios grupos de Policías Municipales se veían asediados por las víctimas de los hurtos, quienes les pedían información sobre a dónde se tenían que dirigir. Siempre recomendamos que presten especial atención a aquellas personas que puedan resultar extrañas, por los movimientos que realicen, que no dejen sus pertenencias descuidadas y que se mantengan alerta afirmaba uno de los agentes que se encontraba en Sol. Sin embargo, en medio de la vorágine, muchas veces estos consejos se olvidan y, lo que parecía ser una tarde tranquila, se convertía en una pesada estancia en comisaría.