Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL LUNES 17 s 12 s 2007 ABC El vago reformismo de Bakíev arrasa en los comicios de Kirguistán A gran distancia han quedado los comunistas con el 5,3 por ciento de los votos RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Kurmambek Bakíev, actual presidente de la ex república soviética de Kirguistán y antiguo cabecilla de la Revolución de los Tulipanes (marzo de 2005) ha obtenido una impresionante victoria en las elecciones legislativas que ayer tuvieron lugar en el remoto país centroasiático. AkZhol el partido que encabeza, habría obtenido en torno al 63 por ciento de los sufragios, según un sondeo a pie de urna elaborado por el centro sociológico Binom A una distancia considerable, habrían quedado los comunistas, con el 5,3 por ciento de los votos, y la formación opositora Turam liderada por el ex presidente del Parlamento, Omurbek Tekebáyev, con el 5,2. Si esa tendencia se mantiene en el escrutinio, ninguno de los otros nueve partidos en liza entrarán en el reparto de escaños al quedar por debajo del 5 por ciento. Entre los excluidos estaría el ex primer ministro, Félix Kúlov, compañero de Bakíev durante la revuelta de los tulipanes, cuyo partido podría haber acumulado no más del 4,7 por ciento de los sufragios. Bakíev ha hecho uso del recurso administrativo para arrancar votos a su favor y eso le está costando ahora serias acusaciones de fraude. Tekebáyev sostiene que los comicios no han sido limpios Jesús López- Medel, observador de la OSCE y diputado del PP, declaró a este corresponsal por teléfono que efectivamente se han producido diversas irregularidades aunque no se puede decir que sean demasiado importantes Según el legislador español, los comicios han sido mucho más democráticos que los celebrados en marzo de 2005, cuando tuvo lugar la Revolución de los Tulipanes Sin embargo, según su apreciación, si comparamos con las elecciones presidenciales de julio de aquel mismo año, esta vez hemos observado un cierto estancamiento e incluso retroceso en la aplicación de los estándares vigentes en Occidente. Los 90 nuevos diputados han sido elegidos para un periodo de cinco años. La participación fue alta. Más del 65 por ciento de los casi tres millones de electores inscritos acudieron a las urnas. Bakíev llegó al poder en 2005 aupado por su papel dirigente en la Revolución de los Tulipanes Aquel levantamiento echó abajo el régimen de Askar Akáyev, uno de los pocos gerifaltes ilustrados de la época soviética. Pero la coalición reformista que forjó Bakíev saltó pronto por los aires, en parte gracias a las presiones e intrigas moscovitas. El presidente kirguís tuvo que afrontar su gran prueba de fuego en noviembre de 2006, cuando fue él quien estuvo a punto de ser derrocado por una multitud decepcionada con sus primeros 12 meses de gestión al frente del país. Tuvo entonces que aceptar una reforma de la Constitución reduciendo sus poderes en beneficio del Parlamento. Pero las aguas no volvieron de inmediato a su cauce. El pasado mes de abril, la oposición sacó de nuevo sus partidarios a la calle. Bakíev empleó con dureza a los antidisturbios y reafirmó así su nuevo giro autoritario. La nueva Constitución Un anciano kirguís deposita su papeleta de voto en un colegio electoral del pueblo de Bai- Tyk fue aprobada en octubre, dando lugar a la convocatoria anticipada de elecciones legislativas. La Carta Magna recién aprobada supone una disminución significativa de los poderes del presidente. El nombramiento del jefe del Gobierno será, a partir de ahora, prerrogativa de la coalición parlamentaria más numerosa. De ahí la importancia que para Bakíev, cuyo actual mandato finaliza en 2010, tienen las elecciones de ayer. El jefe del Estado tampoco podrá ahora disolver la Cámara con tanta facilidad. El nuevo texto constitucional aumenta de 75 a 90 el número de escaños, permite a la ciudadanía hacer compatible la nacionalidad kirguís con la rusa y concede al ruso el rango de segunda lengua oficial. Con un tamaño de 198.500 kilómetros cuadrados, parecido al del Reino Unido, y una población de casi cinco millones de habitantes, Kirguistán es un AP La sombra rusa El presidente Bakíev ha tenido que aceptar un recorte de sus poderes en beneficio del Parlamento país de una enorme importancia geoestratégica debido a su localización en el mapa. Se encuentra enclavado entre China, Kazasjtán, Uzbekistán y Tayikistán, a tiro de piedra de Afganistán e Irán. Por eso alberga dos bases militares, una estadounidense en Manás y otra rusa en Kant, ambas cercanas a Bishkek, la capital. Kirguistán no vivió una guerra civil como la vecina Tayikistán ni sufrió convulsiones como las que agitaron Uzbekistán a comienzos de los noventa, pero tuvo que hacer frente a un grave conflicto étnico. Centenares de personas murieron en enfrentamientos entre las comunidades uzbieka y kirguís. El líder ultranacionalista y jefe de la oposición serbia aboga por instalar bases militares rusas en su país SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. Tomislav Nikolic, jefe político del ultranacionalista Partido Radical de Serbia (SRS) que detenta la primera mayoría parlamentaria, pide la presencia de tropas rusas en Serbia. Sostiene que éstas reforzarían la posición internacional de Serbia, para resolver el problema del estatus de Kosovo y neutralizaría las amenazas de la Alianza Atlántica. Candidato a presidente del Estado en los comicios del 20 de enero próximo, Nikolic es el principal adversario del actual presidente de Serbia, el moderado y proeuropeo, Boris Tadic. En declaraciones a un diario local, el dirigente radical dijo que la iniciativa, incluye junto a la intensificación de las relaciones militares con Moscú, la construcción de bases militares rusas en Serbia. En su opinión se trata de algo para lo que sólo se necesita, según él, la aprobación del Parlamento. Para Moscú, Serbia es una pieza importante en el tablero de su política internacional, pero no estratégico, por ello la pregunta es, si desea crear un nuevo foco de tensiones y conflicto con Occidente. La respuesta parece ser negativa. Así se deduce de las declaraciones del jefe del Estado Mayor ruso, Yuri Baluevski, quien declaró el sábado en conferencia de prensa que Rusia, en el caso de un deterioro de la situación en torno a Kosovo, no tiene intenciones de entregar ayuda militar a Serbia. Por otra parte, Nikolic, sostiene que Serbia debe colaborar con los países amigos, demostrándoles que Belgrado no los traicionará. No debemos jamás romper relaciones con Rusia, China, India o con el mundo árabe advirtió. Tampoco cree que sería conveniente romper relaciones con la Unión Europea, pero siempre y cuando no reconozca la independencia de Kosovo. Fiel a las arengas antieuropeas y nacionalistas del líder del SRS, Vojislav Seselj (detenido en La Haya y bajo proceso por crímenes de guerra) Nikolic anunció que propondrá reducir las relaciones diplomáticas con los países que reconozcan la independencia de Kosovo. Moscú no tiene intención de entregar armas a Serbia aunque se deteriore la situación en Kosovo