Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA Entrevista al embajador de Francia s Relaciones bilaterales LUNES 17 s 12 s 2007 ABC Francia no ve ya en España la movida de Almodóvar, sino la movida económica ¿Qué se puede esperar de la próxima cumbre hispanofrancesa del 10 de enero en París, que será ya la número veinte y la primera en la que estará Nicolas Sarkozy como presidente de la República francesa? -Se trata de fortalecer una confianza, un respeto mutuo entre ambos gobiernos y dignatarios, que ya existe, para hablar de todos los temas. Ahora, no tenemos ninguna dificultad en la relación bilateral, que es algo que no ocurría en el pasado. No hay pleitos graves ni malentendidos y se trata de aprovechar ese excelente clima para varios asuntos. Una de ellos, trabajar mucho más en los programas de interconexiones, porque hasta la fecha, las interconexiones que cruzan los Pirineos son muy pocas comparadas con las de los Alpes. Y aunque es cierto que los Pirineos es una barrera natural mucho más fuerte que los Alpes, es también una barrera psicológica. Y se trata de hacerlo con las tecnologías que ahora existen, respetando el medio ambiente. ¿Quiere eso decir que se podrá construir el enlace eléctrico tantas veces retrasado? -Así es. Llevamos quince años discutiendo sobre esa línea eléctrica, porque la gente no quiere líneas aéreas en los Pirineos y lo entiendo perfectamente porque es una zona preciosa. Se va a decidir enterrar esa línea, aunque se gaste más porque es once veces más caro. ¿Por qué no se ha hecho así hasta ahora? -Hasta la fecha no se había considerado, porque quienes gestionan las redes pensaban que se sentaría un precedente, pero no tenemos muchas líneas eléctricas de alto voltaje que cruzan los Pirineos. No se pretende enterrar en el futuro todas las líneas eléctricas, pero ésta sí. Lo mismo sucede con los trenes. No se trata de que sean sólo trenes de alta velocidad, que son útiles, claro, sino también que pasen por las mismas vías trenes de carga en los cuales pueden subir las mercancías que van por los camiones y tener así menos tráfico por las carreteras y autopistas. Es una nueva filosofía con la que vamos a trabajar y creo que vamos a tener buenos resultados en la cumbre. -Sin embargo, hay una cierta sensación en España de que Francia no tenía interés en esas conexiones transpirenáicas... -Le voy a decir lo que dice el presidente Sarkozy: que no se trata de hacer esto sólo por El embajador francés asegura que en su país están impactados por el dinamismo de la sociedad española complacer a nuestros vecinos, sino que nos interesa también por las regiones del sur de Francia, para aprovechar el dinamismo de la economía española. En segundo lugar, porque pasamos mucho tiempo diciendo que Francia ocupa una posición estratégica en Europa, pero no la aprovechamos porque estamos mal interconectados, también con Italia y debemos desarrollar las infraestructuras con nuestros vecinos. En tercer lugar, porque ya no podemos seguir con el mismo modo de transporte, con camiones, que deben servir para distancias cortas y no para las largas en las que debe utilizarse el tren y el barco. El presidente Sarkozy dijo que estaba determinado a realizar estas interconexiones. ¿Vamos a asistir a un reforzamiento de la cooperación en este asunto, como ha sucedido en la cooperación en la lucha antiterrorista? -Creo que sí, porque no sólo es la voluntad del presidente Sarkozy, sino que también la mirada de los franceses hacia España ha cambiado. Ha cambiado en el sentido de que los franceses se dan cuenta de que España es la octava potencia económica en el mundo, porque las empresas francesas encuentran competidores españoles en todos los continentes y hay una inversión española importante en Francia. Y junto al dinamismo económico de España está el dinamismo cultural; con quienes podemos compartir la misma visión, la misma filosofía. Con España, las cosas vienen naturalmente. Hay una segunda razón, que es que Europa se ha reforzado al norte y al este y hay que abrirla al sur. Es el proceso de Barcelona y después el proyecto de Unión Mediterránea, del que hablaremos con los españoles como primeros socios. Hay una tercera razón, más profunda, que es que a través de sus lazos con el continente americano, España aporta mucho a la Unión Europea. ¿Se puede considerar que ya se han superado los problemas surgidos entre Sarkozy y Zapatero por las actuaciones del Gobierno español en la regularización de inmigrantes? -Hemos hablado mucho de esto. El ministro de Inmigración estuvo aquí hace dos meses y creo que estamos ahora en sintonía, también con Italia y Alemania. Por lo menos, entre los países de Schengen estamos de acuerdo en tener una política europea común en materia de inmigración. Y durante la presidencia francesa de la UE en el segundo semestre de 2008 vamos a promover una Carta Europea de Inmigración, con seis o diez principios básicos. -Ha citado la Unión Mediterránea propuesta por Sarkozy y sobre la que el presidente francés va a hablar ahora con Zapatero y con Prodi en Roma. ¿Esa idea se lanza presuponiendo la desaparición del Proceso de Barcelona o se pueden compaginar las dos cosas? -Las dos ideas son compatibles. La propuesta del presidente Sarkozy trata de ser una forma de agrupación de los países ribereños del Mediterráneo en la que se discuta sobre intereses comunes, como la limpieza del mar y la protección de los recursos o del medio ambiente o se intenten poner en común los medios de protección civil en incendios, catástrofes naturales, etc. Es decir, cosas sencillas. Y cuando tengamos un proyecto de cuatro o cinco países que decidan, por ejemplo, tener una flota común de aviones contra los incendios, entonces utilizamos el Proceso de Barcelona para financiar esos proyectos. Es importante tener un sueño movilizador alrededor del Mediterráneo y superar las divisiones que existen y que hacen que muchos proyectos en marcha no funcionen. Por ejemplo, hay divisiones entre árabes e israelíes, pero esto no debe impedir que se hable de proteger el medio ambiente en el Mediterráneo. No se trata de hablar de la paz en Oriente Medio. ¿Ve Francia a España como un competidor en Marruecos? -Las que compiten son las empresas, pero no los gobiernos. Hay una concertación permanente entre las dos diplomacias en relación con el Magreb. Tras quince años de discusión, la línea de conexión eléctrica entre Francia y España irá bajo tierra Durante la presidencia francesa de la UE promoveremos una Carta Europea de Inmigración, con seis o diez principios básicos el nivel de su producción literaria, artística, intelectual, etc, es impresionante. De ver a España como el país de los toros y el flamenco se pasó a verla como el país de la movida de Almodóvar, de Victoria Abril, delos jóvenes Erasmus en Barcelona, del saber vivir y ahora se ha pasado a ver la movida económica en este país. Los franceses están muy impactados por el dinamismo español. Pero también la mirada ha cambiado, no sólo porque los franceses tenemos una simpatía natural hacia España, sino también porque necesitamos a España como socio. En primer lugar, porque en Europa, el motor franco- alemán sigue siendo necesario, pero ya no es no suficiente. Si miramos alrededor, hay pocos países