Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Atentado de ETA en SestaosReacciones CONDENA UNÁNIME LUNES 17 s 12 s 2007 ABC Edurne Uriarte Mariano Rajoy Presidente del PP Rodolfo Ares Portavoz de la Ejecutiva PSE Gaspar Llamazares Coordinador general de IU Rafaela Romero Pta. Juntas Grles. Guipúzcoa LA BOFETADA EUROPEA uropa sigue siendo una entelequia en casi todo. Y desde luego en asuntos de terrorismo. Admitir a trámite la demanda de un grupo terrorista, Batasuna, es una bofetada a las víctimas, a los ciudadanos españoles, a la libertad y a los derechos humanos que está precisamente obligado a defender el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Que la admisión a trámite no prejuzgue el resultado no le quita un ápice de gravedad a la decisión. En la medida en que considera que sí puede haber una vulneración de la libertad de expresión y de asociación de Batasuna, el Tribunal deja a un lado el hecho sobradamente probado en España de la condición terrorista de los demandantes. Lo pone en duda, algo que jamás haría ante la demanda de un dictador, de los grupos terroristas que sí reconoce con claridad, Al Qaeda, por ejemplo, o, simplemente, del nazismo, el único movimiento criminal al que Europa parece sensible. Para ello tuvieron que ser asesinados seis millones de judíos. Para que los tribunales no dedicaran un solo minuto a la libertad de expresión de los grupos que abogan por el exterminio de los judíos. El problema de Europa es que aún se empeña en no conocer nada sobre terrorismo etarra y lo que conoce lo hace a través del Estado español. Y el Estado le ha dicho durante los últimos cuatro años que pone en duda todo aquello que le había transmitido el Gobierno anterior, las víctimas del terrorismo o los movimientos cívicos. Que Batasuna es ETA, pero menos, por lo que el PSOE va a formar una mesa de partidos con ella, que ETA quiere la paz, que sus votantes, aunque no lo parezca, repudian la violencia y necesitan un partido legal para expresarse, que lo del PCTV y ANV no está claro y que no se sabe qué es peor, si los extremistas de Batasuna o los extremistas de la resistencia. Ése es el fondo político que sustenta la decisión de Estrasburgo. Si no existiera, el Tribunal no se habría avenido a deliberar sobre el derecho a la libertad de expresión de un grupo terrorista. No elimina la responsabilidad de ese Tribunal, pero sí sirve para entender, nuevamente, que la clave de la lucha contra ETA es puramente nacional. Yo no negociaré con ninguna organización terrorista y apostaré por derrotar a quienes atenten contra la vida Los ciudadanos deben tener la seguridad de que los socialistas seguirán combatiendo a ETA hasta su derrota No nos podemos dejar arrastrar por el extremismo del PP ni por urgencias electorales No nos van a impedir seguir con nuestro trabajo ni defender de forma pacífica nuestra ideología E ¡Pernando, criminal! Barrena fue recibido, como invitado, con silbidos y aplausos en el Congreso de EA, donde la mayoría de los delegados acallaron a quienes le exigían una condena del último atentado de ETA M. LUISA G. FRANCO BILBAO. La tensión interna en el seno Eusko Alkartasuna quedó patente ayer en su Congreso, a pesar de que hubo consenso para que Unai Ziarreta sustituyera al frente del partido a Begoña Errazti. Fue la presencia como invitado en el Kursaal de San Sebastián del dirigente de la ilegalizada Batasuna Pernando Barrena lo que evidenció la fractura entre quienes están dispuestos a colaborar sin condiciones con Batasuna y quienes exigen a la coalición ilegalizada un distanciamiento de ETA para trabajar conjuntamente por un mismo objetivo político: la independencia del País Vasco. Horas después de que ETA pusiera una bomba en los juzgados de Sestao, el dirigente de Batasuna Pernando Barrena fue recibido en el congreso de Eusko Alkartasuna con gritos de ¡criminal! y con la exigencia de condena lo de Sestao Pero fueron gritos minoritarios, sofocados tanto por los miembros de la mesa del congreso, como por los principales dirigentes del partido, quienes lideraron una abrumadora ovación de los delegados de Eusko Alkartasuna al dirigente proetarra. Un pequeño grupo de militantes abandonaba la sala para no escuchar la intervención del invitado Pernando Barrena en el congreso de EA, pero otros disconformes se quedaron en sus asientos y cuando Barrena estaba ya en el estrado de los oradores, uno de los asistentes le gritó: ¡Condena lo de Sestao! Los dirigentes del partido, Barrena, con el nuevo presidente de EA, Unai Ziarreta apoyados por la inmensa mayoría de los delegados, sin embargo, dejaron claro a Barrena que no era necesario que condenara el atentado de ETA para que ellos le invitaran a hablar en su congreso, repitiendo la ovación al dirigente proetarra. La relación con Batasuna es uno de los focos de tensión entre los dos sectores enfrentados en el seno de Eusko Alkartasuna, quienes, no obstante, consiguieron en el congreso llegar a un acuerdo para elegir una ejecutiva de consenso que sustituyera a la liderada hasta el pasado fin de semana por Begoña Errazti. El sector crítico, minoritario en el partido, defiende una estrecha relación con el PNV mientras que el oficial apuesta por el acercamiento político a Batasuna. EFE Objetivo: la independencia El Congreso de EA subraya el objetivo independentista del partido y apuesta por la unidad nacionalista En cuanto a objetivos políticos, la ponencia aprobada ayer en San Sebastián prácticamente por unanimidad, con un solo voto en contra y tres abstenciones, defiende la celebración del referéndum propuesto por el lendakari Ibarretxe y subraya el objetivo independentista del partido. El nuevo presidente, Unai Ziarreta, remarcó ayer, en su primer discurso al frente de EA, su apuesta por la unidad nacionalista, rechazando la conveniencia de avanzar en el autogobierno mediante acuerdos con no nacionalistas. El sustituto de Begoña Errazti al frente de EA consiguió el respaldo del 68,5 por ciento de los votos. El congreso eligió también ayer a los 75 miembros de la asamblea nacional del partido, de los que 56 pertenecen al sector oficial, en el que se encuadra el ex lendakari Carlos Garaikoetxea, y el resto son militante críticos, sector que lidera el presidente de Guipúzcoa, Iñaki Galdós. Aunque la mayoría de los asistentes al Congreso no exigieron al dirigente de Batasuna Pernando Barrena que condenara el último atentado de ETA, a primera hora la mesa había había condenado tanto la colocación de la bomba en Sestao como el ataque contra un concejal del partido de la localidad guipuzcoana de Oyarzun, a quien esa misma noche los proetarras habían lanzado huevos, harina y mantequilla a la puerta de su domicilio.