Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16- -12- -2007 Microsoft lanza herramientas gratuitas para controlar a los menores en internet 101 de desarrollo no escapara al control y fuera verificable. El enfado por no haber tenido en cuenta su negociación paralela antes de someter a votación el borrador fue tal que el presidente de la cumbre, el indonesio, Rachmat Witoelar, pidió reiteradas disculpas por si alguien se sintió ofendido. Esta situación acabó con el aguante que hasta ese momento había demostrado el secretario ejecutivo de la Convención contra el Cambio Climático, Yvo de Boer, que tras contestar que no conocía la negociación paralela de estos países, después de que China le acusara de traición, abandonó el plenario durante más de 20 minutos (unos dicen que emocionado y con lágrimas en los ojos; los más, que el cansancio pudo con él) poniendo en un brete la tensa sesión que se estaba desarrollando hasta ese momento. Y es que sin el liderazgo de De Boer- -en los pasillos, la comidilla de los últimos días ha sido que la culpa del retraso en las negociaciones es la torpeza de la presidencia indonesia para imponerse- -el proceso volvía a estar en la cuerda floja. Yvo de Boer abandonó la reunión durante unos minutos, dicen que con lágrimas en los ojos, por las amenazas de bloquear el acuerdo Minutos antes, el secretario general de la ONU, Ban Ki- moon- -había llegado para presentar el acuerdo, pero sólo pudo cantar las cuarenta a las delegaciones- se mostró decep- cionado ante la falta de progreso e instó a los delegados a llegar al acuerdo necesario pues lo contrario sería una traición hacia las generaciones venideras En una negociación, ninguna delegación puede conseguir todo lo que desea añadió para flexibilizar las enconadas posturas. La India volvía entonces a expresar su propuesta sobre el control a los países desarrollados en lo que aporten a las naciones en vías de desarrollo para ayudarles a reducir emisio- UE, aplausos; EE. UU. abucheos nes. Y llegó la Unión Europea para arrancar los primeros aplausos de la jornada apoyando la reivindicación del G- 77. A partir de ahí, los discursos de ocho países, incluido Arabia Saudí, llamaron a sumarse a la propuesta de la India siguiendo el camino de la UE. que había logrado empezar a inclinar la balanza. En su turno, Estados Unidos, con su jefa de delegación, Paula Dobriansky, a la cabeza, logró arrancar los primeros y sonoros abucheos, después de acusar a los países en desarrollo de carecer de liderazgo para Se quedó solo y el miedo escénico paralizó a EE. UU. La Unión Europea, premeditada o casualmente, ha utilizado en Bali la brillante estrategia de tirar por elevación. No era un farol. Fue un órdago a juego y llevaba treinta y una de mano. Cuando el alemán Sigmar Gabriel lanzó desde el estrado su amenaza- No acudiremos a la cita de Hawai si no hay progresos en esta cumbre -la delegación estadounidense empezó a dudar. La Unión de veintisiete cabe- zas hablaba con una sola voz, porque todos a una secundaron la jugada. En realidad todos los asistentes a la cumbre, salvo EE. UU. y algunos socios, apoyaron la propuesta. Tanto que por un momento se suscitó la esperanza de lograr objetivos vinculantes. No era esa la finalidad, sino torcer el pulso a la Casa Blanca. Cuando David (Papúa- Nueva Guinea) espetó a Goliat (Estados Unidos) Si no quieren avanzar, quítense de en medio la jugada salió redonda. Washington se había quedado definitivamente solo y le entró el miedo escénico. Se ha sumado al combate contra el cambio climático. hacer frente a este problema mundial. Le siguió Japón y sorprendentemente afirmó que no bloquearía el acuerdo. De nuevo otros diez países apoyaron a la India y cargaron, ahora crecidos, contra Estados Unidos. El más rotundo y directo fue el delegado de Papúa- Nueva Guinea, que espetó a los norteamericanos: Si no están dispuestos a seguir el camino, quítense de en medio David contra Goliat. Y contra todo pronóstico Estados Unidos cedió. El mundo cuenta ahora con un nuevo mandato: frenar el calentamiento global del planeta. Se abre el camino para llegar a Kioto 2, que previsiblemente será rebautizado como Protocolo de Copenhague, pues en la capital danesa se celebrará la cumbre de 2009. Es la única licencia que se ha permitido la UE en este proceso, traer a los brazos de Europa- -concretamente de la Sirenita- -el espíritu que ella más que nadie impulsó en Kioto hace una década. Más información sobre la cita de Bali: http: www. unfccc. org