Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 16 s 12 s 2007 ABC Familiares, amigos y poetas recuerdan a Aleixandre a los 30 años del Nobel ABC MADRID. La casa donde vivió Vicente Aleixandre entre 1927 y 1984, en la antigua calle Velintonia, número 3, de Madrid, que ahora lleva su nombre, se abrió ayer a la poesía y a la música tras 23 años de silencio de su voz, y entre sus desgastadas paredes revivieron algunos de sus poemas. Fue durante un homenaje que clausuró la actriz Aurora Bautista, con motivo del 30 aniversario de la obtención del Nobel, en el que varios actores, amigos, músicos y familiares de Aleixandre pusieron voz a poemas de algunos de sus libros, informa Efe. Resulta incomprensible que esta casa, única en Europa por su historia, agonice habitada por el olvido afirmó al abrir el acto Alejandro Sanz, presidente de la Asociación de Amigos de Vicente Aleixandre y secretario del Ateneo de Madrid, agrupaciones que lo organizaron junto con la Fundación Cultural Miguel Hernández. Amaya Aleixandre, sobrina nieta del escritor, Juan de Loxa, estudioso de su obra; Jose María Gallego, Ricardo Zamorano- -que ilustró cuentos de Aleixandre- -y la viuda de Rafael Montesinos fueron algunos de quienes acudieron a leer poemas. Todos reunidos en una sala vacía y de paredes desconchadas que fue en su día el salón comedor y donde el 14 de diciembre de 1984 se instaló la capilla ardiente del poeta. Irving, ayer en Barcelona con su libro La Guerra de Hitler ELENA CARRERAS David Irving dio su helada conferencia a la policía y a los periodistas Negacionista hasta de sí mismo, el historiador británico admitía ante el poco público la evidencia del Holocausto. Hubo antidisturbios, pero no disturbios E. R. MARCHANTE BARCELONA. Ni los pingüinos hubieran ido ayer tarde a esperar a pie de calle la palabra de David Irving. Un frío polar que desanimó a los antisistema quienes prefirieron con buen criterio no abandonar las fogatas de sus cobijos okupados. No habría más de una docena o dos de manifestantes, y tal vez alguno de ellos fuera gente de compras navideñas protestando por los precios... De no ser por la policía y por la Prensa, el historiador Irving le da su conferencia en exclusiva a Pedro Varela, el dueño de la librería Europa. Claro que, por lo visto ayer tarde, Pedro Varela no es de los que se dejan dar conferencias, pues no tardó en cogerle la palabra a David Irving y soltar su propia conferencia no anunciada sobre el sionismo, la globalización, los neocon y tal y tal. Hasta casi una hora después de lo anunciado no comenzó la presentación (no llamaremos conferencia a algo que nadie se había preparado como tal) del personaje: David Irving, que ha escrito dos docenas de libros que no se venden (o porque están agotados o prohibidos) y que es en sí mismo una pura contradicción: se le tacha de negacionista y, el hombre, lo primero que dice es que él no niega nada: asegura tener pruebas documentales de que los nazis asesinaron a dos o tres millones de judíos. ¿Había valido la pena esperar una hora al frío para ver a un negacionista que lo primero que hace es admitir el Holocausto Más aún: ¿Valía aquello los siete euros que tuve que soltar? Irving comenzó su charla intentando situarse como historiador: él busca documentos y cuando los consigue, los publica. Porque, ¿la Historia es Historia, o es religión? Había estado veinte años buscando información directa sobre Hitler para escribir su biografía; otros tantos para hacer las de Goering, Churchill y alguna otra más, y que lleva ahora diez años elaborando una minuciosa biografía sobre Himmler, el que mandaba en las SS; un cálculo apresurado le daba a uno una cantidad de años admirables: Irving ha debido de dedicarle entre cien y ciento veinte años a sus investigaciones. Sus tesis quizás estén claras para alguien, pero ayer sonaban confusas: ni siquiera se sabía de qué parte estaba él, si con sus tesis o en contra de ellas... Asegura que no hay documentos que prueben que Hitler conocía el asesinato masivo de judíos, y dijo que existen dos Hitler, el de Hollywood y el real; los seis millones de judíos exterminados lo dejó, ya digo, en la mitad (encontró un documento que señalaba el 12 de enero de 1943 que en tres campos de concentración se había matado a un millón largo de judíos) Negó, eso sí, el protagonismo siniestro del campo de Auschwitz, donde, dice, no fueron las cosas como se ha dicho. Según él, Auschwitz se ha convertido en un lugar turístico y dijo tener documentos que prueban que la cámara de gas que se les muestra a los turistas se construyó tres años después de la guerra. Estuvo gracioso el hombre cuando agradeció que Barcelona no le cobrara el servicio policial, porque en California hace unos años tuvo que pagar él a la policía que llenó el campus de una universidad donde daba una conferencia. Por lo visto, David Irving le da sus charlas a policías y a periodistas, ¿no debería alguien tener en cuenta ese hecho? Ayer, ciertamente, no tuvo su día, pero en una tarde elocuente se lleva de calle a los medios de comunicación y a los cuerpos de Seguridad del Estado. Y encima, poniendo los siete euros por delante. Insensibilidad e incultura Sanz tachó de insensibilidad incultura y falta de voluntad política a los gobernantes, en la honrosa tarea de proteger una casa que debería ofrecer actividades de poesía. Y en la puerta, el cartel se vende dado que las Administraciones públicas- -Ministerio, Ayuntamiento y Comunidad- -no superan la oferta de su valor catastral, que la familia del poeta califica de ridículo Sanz evocó a Vicente Aleixandre como ejemplo de dignidad y un amigo generoso destacó su autenticidad y moralidad inquebrantables y recordó que permaneció aquí junto a su hermana Conchita, pilar fundamental en su vida, en un doloroso exilio interior Sanz mencionó a los políticos que desfilaron por la casa para hacerse la foto sonrientes cuando el poeta obtuvo el Nobel, para luego criticar que algunos de ellos desempeñen aún cargos de poder sin acordarse de su generosa hospitalidad Según él, Auschwitz se ha convertido en un lugar turístico y existen dos Hitler: el de Hollywood y el real