Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16 s 12 s 2007 MADRID 75 San Ildefonso revive su mercado Sobre el primer mercado cubierto que tuvo Madrid, en pleno triángulo Gran Vía- Ballesta, hoy se despliega un mercadillo navideño. Se trata de una nueva iniciativa de TriBall para recuperar el esplendor perdido en la zona POR MABEL AMADO FOTO: JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Poco a poco, el triángulo comprendido entre la calle Fuencarral, la Corredera Baja de San Pablo y la Gran Vía va cambiando su oscura fisonomía en un intento por recuperar el esplendor que antaño rodeó toda la zona. Desde hace décadas, los problemas de prostitución, droga y delincuencia tomaron al asalto un barrio comercial que acogió en su día tiendas que pasaron de generación en generación. Colmados, despachos de pan y locales de venta de lencería convivían en plena calle con numerosos puestos ambulantes en los que, durante años, se avituallaron de frutas, verduras y huevos las amas de casa de la zona. Las dos aceras de la Corredera Baja de San Pablo cobijaron hasta casi 1970 las casetas exteriores del famoso mercado de San Ildefonso, un edificio modernista levantado en 1835 sobre la plaza del mismo nombre. Durante cerca de 145 años, esta singular construcción llevó a gala ser el primer mercado cubierto que se construyó en la capital. Con su demolición comenzó entonces un cambio en la zona de influencia que llevó a muchos madrileños a evitar el paso por estas calles. Drogas y prostitución fueron cercando entonces a un barrio antaño dedicado al comercio. Pocos locales tradicionales han conseguido pasar de padres a hijos y sobrevivir en el tiempo. Hoy, esos pocos supervivientes conviven en un barrio casi temático que fue ocupado por clubes de alterne y sex shops. Para revitalizar la actividad comercial de la zona comprendida entre la calle Fuencarra, la Corredera Baja de San Pablo y la Gran Vía, surgió a principios de año la Asociación de Comerciantes del Triángulo de Ballesta (ACTriBall) formada por más de 100 miembros. Aunque el ambiente ha mejorado- -la treintena de cámaras conectadas con la Policía que se han instalado en la zona han disuadido bastante- aún perduran algunas prostitutas frente a los comercios cerrados. Locales que los propios asociados de TriBall esperan ver abiertos pronto para que la zona Triángulo de Ballesta recupere su influencia. Su objetivo, como afirma Eduardo Moreno, presidente de la Asociación de Comerciantes, es dinamizar la actividad comercial del área con comercios de calidad y mejorar y revitalizar el barrio, implicando a los vecinos en este ambicioso proyecto. En la actualidad, junto a los pocos comercios tradicionales que han sobrevivido conviven muchos locales regentados por extranjeros, la mayoría asiáticos. Para que los madrileños pierdan el miedo a acercarse a esta zona, la asociación acaba de poner en marcha un mercadillo navideño en la plaza de San Ildefonso. Hasta el próximo 6 de enero, la zona se suma al espíritu de la Navidad con una docena de casetas que ofrecen juguetes, artesanía de diversos países, productos naturales, ropa hindú, bisutería de cristal, artículos de madera... Este mercadillo es una acción más de las que estamos desarrollando para que la zona TriBall recupere el esplendor y se convierta en punto de paso y destino para el ocio, la cultura o las compras afirma Moreno. No en vano, la asociación ya ha realizado iniciativas como Espacio Temporal informa Ep. Situado en la calle Loreto y Chicote, este local recupera el espacio underground de su origen, un garaje repleto de cuadros, teatro, música y danza apadrinado por el violinista Ara Malikian. LA MISIÓN Jesús Higueras LA BUENA NOTICIA esulta enternecedor ver a Juan Bautista al final de su vida preso e inmerso en dudas. La duda o tentación es propia del ser humano, incluso del más santo. Por eso Juan, antes de ser decapitado por el tirano, envía emisarios para preguntarle al Señor: ¿Eres Tú el que has de venir, o tenemos que esperar a otros? El Señor le da como señal una cosa muy sencilla: los cojos andan, los ciegos ven y a los pobres se les anuncia la Buena Noticia, porque precisamente esa es la esencia del anuncio evangélico. A veces nos pensamos que los pobres son aquellas personas que carecen de alimento, vivienda o ropa, y es verdad. Contra esa pobreza tenemos que luchar, pero cuanta pobreza espiritual hay en Occidente, cuánta gente que no se sabe amada, que se siente olvidada de los hombres e incluso del mismo Dios, necesitan la Buena Noticia. Juan Pablo II recordó que la Iglesia siempre ha hecho una opción preferencial, ni excluyente ni exclusiva por los más pobres, porque esa es la señal inequívoca de que el Evangelio de Cristo ha llegado a todos, que Él es el Mesías. Él viene con la esperanza a sacarnos de nuestras pobrezas y es capaz de superar todas las limitaciones del hombre, puesto que el hombre, por Cristo, tiene futuro y no va a ser un futuro de carencias, sino de plenitud. Cuando a nosotros nos asalten también las dudas, ese es precisamente el momento de sabernos muy pobres, de recurrir a Él y Él no nos decepcionará. Será para nosotros la Buena Noticia, el superar mis cegueras, levantarme de mis parálisis y que realmente el Señor ha venido para mí, que soy muy pobre y estoy muy necesitado. Así se cumplirá en nosotros el Evangelio de la alegría. Tradicionalmente este tercer domingo de Adviento se ha llamado el domingo de la alegría, porque sólo Cristo es capaz de hacernos superar todas nuestras tristezas, sólo en Cristo encontramos la veracidad de un Dios, que porque vino vendrá, que ya ha cumplido sus promesas y no dejará de cumplir aquellas que le quedan. Cuanto más fuerte sintamos nuestra pobreza, más nos debemos agarrar al Mesías, que sin duda ninguna viene al corazón de cada hombre. R Demolición en 1970 Instantánea de la zona tomada a principios del pasado siglo SANTOS YUBERO El mercadillo ofrece artesanía de otros países, bisutería, ropa hindú y productos naturales