Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 ECONOMÍAyNEGOCIOS Ahorro e Inversión DOMINGO 16 s 12 s 2007 ABC El inmobiliario: de sector estrella de la Bolsa española al más castigado del año El desplome de Astroc y la crisis crediticia provocan una fuerte caída de estas compañías C. V. MI CARTERA DE INVERSIÓN MADRID. Cuando un sector se aproxima al pico de su ciclo alcista, es normal que haya muchas compañías que salgan a Bolsa. Por eso, nadie vio raro que en 2006 cinco inmobiliarias dieran su salto al parqué bursátil. Dado que en el mercado ya había compañías del sector cotizando a ratios exigentes, en ese momento, las compañías debutantes podían salir a Bolsa a precios muy atractivos para los accionistas que se deshacían de su participación. Pero los analistas no eran tan optimistas: no auguraban buenos resultados para estas empresas. Como ya habían hecho Metrovacesa y Sacyr Vallehermoso en el ejercicio anterior, las pequeñas nuevas inmobiliarias en el parqué sorprendieron gratamente al mercado. Astroc multiplicó por seis su valor en Bolsa en su primer ejercicio en el parqué. Riofisa, que dejó de cotizar hace una semana, fue la segunda OPV del sector más exitosa: duplicó su capitalización en 2006. Las otras debutantes no obtuvieron una rentabilidad tan excesiva, pero su balance también fue muy positivo. Sólo Parquesol se quedó atrás: su rentabilidad fue de apenas un 3 El desplome de Astroc marcó un antes y un después en el sector inmobiliario español. De los 70 euros que marcaba a principios de este mismo ejercicio ha llegado a descender por debajo de los 10 euros. El mercado no le ha perdonado que la compañía haya engordado sus cuentas de manera artificial. A continuación, comenzaron a publicarse malos datos sobre la evolución de los precios de la vivienda en España que iban confirmando la posibilidad de que fueran a registrar caídas en los próximos ejercicios. Con todos estos factores sobre la mesa: el desplome de Astroc y la evolución del precio de los pisos, las acciones inmobiliarias se fueron desinflando. Y entonces estalló la crisis crediticia, el endurecimiento de las condiciones del crédito, especialmente para las compañías inmobiliarias, y los recelos con respecto al sector inmobiliario se acentuaron drásticamente. Equipo directivo de Tremón, entre los que se encuentran Andrés Gilabert, director general; Julia Gómez, directora de TRH, cadena hotelera de Tremón; Hilario Rodríguez, presidente; y Jaime Ramos- Catalina, director de patrimonio. Tremón pone fin a una OPV muy singular El grupo inmobiliario canceló su salida a bolsa que, desde un primer momento, ha estado rodeada de numerosas incertidumbres C. V. MI CARTERA DE INVERSIÓN MADRID. La inmobiliaria Tremón, tras un primer aplazamiento, tomó la decisión que el mercado esperaba: cancelar su oferta pública de venta (opv) prevista para el próximo 19 de diciembre. Nadie entendía que con todo en contra, la compañía intentara por todos los medios una salida a Bolsa que hacía temer lo peor para los inversores que acudieran a ella. Estas son algunas claves que han marcado la frustrada opv de Tremón. Contra el mercado. La primera, la situación del sector al que pertenece esta compañía. El ladrillo español está en crisis y el sentimiento existente con respecto a todas las compañías que tienen que ver mínimamente con él hace que sufran en bolsa. Desde el desplome de Astroc en febrero, estos valores no levantan cabeza. Normalmente, cuando una empresa decide saltar al parqué, procura hacerlo, bien en un momento en el que el mercado mira con simpatía a este tipo de empresas o bien, en el momento más caliente del ciclo, como ocurrió con las inmobiliarias que salieron a bolsa el año pasado. Pero Tremón quería debutar en el parqué justo cuando el ladrillo está en una profunda crisis. Una compañía tiene la libertad de salir a bolsa cuando lo estime oportuno. Pero en este escenario tan negativo, tenía todas las papeletas para convertirse en un sonoro fracaso bursátil. Sin agente cuidador. Pero había más cosas en su contra. Los analistas veían raro que la empresa saliera a bolsa sin tener un cuidador o una entidad financiera que sostenga la cotización en sus primeros días en el parqué. ¿Qué implica? Por lo pronto, una volatilidad tremenda en su cotización. ¿Qué hay de Bhavnani? La posibilidad de que el conocido inversor hindú Ram Bhavnani inRetraso en su salida. El primer aviso de que algo iba mal lo dio Tremón el pasado día 12. Tenía previsto debutar en bolsa dos días después, pero retrasó la operación para el 19. ¿Por qué? La empresa admitió la existencia de errores en el folleto que había enviado a la CNMV: dio por realizada una operación incluida en el folleto que aún no se había completado del todo. Tremón aseguraba haber adquirido el 50 del capital de Tremsur y de Tradelia Empresarial a Cajasur. Pero no había efectuado el pago de 20,2 millones de euros por la compra de esas participaciones. Qué compañía es. Una inmobiliaria cuyos activos (más de un 50 en suelos, que no es ahora lo que más vale) según Knight Frank y Savills, valen 3.542 millones de euros. Y su deuda alcanza el 466 de su patrimonio. Y ese fuerte endeudamiento es un gran pero para la compañía como alternativa de inversión, sobre todo en un momento de crisis crediticia como el actual. ¿Por qué quería salir a bolsa? A los analistas les gustan las salidas a bolsa que buscan recaudar dinero para que la compañía crezca. Pero, en este caso, el dinero no iba a la empresa, sino al accionista único, dueño del cien por cien del capital, Hilario Rodríguez. Si vendía sus acciones dentro de la banda de precios prevista (entre 6,56 y 7,57 euros) ingresaba de golpe entre 286 y 330 millones de euros. 80 pierde Astroc en este 2007: ha pasado de superar los 70 dólares por acción a caer por debajo de los 10 euros. Desde ese momento, las compañías inmobiliarias no han hecho más que caer. Sobre todo la de Astroc, que pierde algo más de un 80 en este 2007. Y la situación no mejorará a corto plazo. Las empresas del sector consideran que pronto el mercado comenzará a discernir entre las compañías patrimonialistas (las que tienen edificios que explotan por medio del alquiler) y las que promueven para vender, entre las que están diversificadas tanto en productos como desde el punto de vista geográfico y las que no. Pero, de momento, mejor mantenerse al margen. Los expertos veían muy raro que la inmobiliaria saliera a bolsa sin contar con la tradicional figura del cuidador Bhavnani estudió seriamente la posibilidad de invertir en Tremón, pero al final lo descartó LAS INMOBILIARIAS COTIZADAS ESPAÑOLAS Capitalización 888.322.700 2.607.328.000 106.710.600 5.383.928.000 5.673.275.000 191.250.000 897.371.600 1.794.625.000 481.814.100 2.808.106.000 649.213.800 2.424.992.000 202.468.000 Último precio 7,33 23,01 18,21 3,29 81,45 12,75 22,59 6,47 19,25 9,61 15,50 21,00 0,94 Astroc Fadesa Inbesos Inmocaral Colonial Metrovacesa Montebalito Parquesol Realia Renta Corporación Reyal Urbis Sotogrande Testa Inmuebles Urbas Rent. 07- 81,57- 34,54 32,44- 34,07- 33,45- 10,85- 4,68 0,00- 43,60- 3,10 3,33- 26,32- 67,59 Rent. 06 521,41 26,26 44,43 36,90 150,49 103,33 3,04 18,97 73,24 3,81 32,56 41,46 virtiera en Tremón parte de las plusvalías que ha conseguido con la venta de su participación en Bankinter, era uno de los ases que tenía guardado la inmobiliaria hasta el último momento. De hecho, el inversor hindú ha barajado seriamente la opción de entrar en esta compañía, aunque a última hora lo descartó. Datos a 13- 12- 07. Capitalización y último precio, en euros.