Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16 s 12 s 2007 INTERNACIONAL 41 Explosión sin víctimas en la Corte de Justicia de Santa Cruz en Bolivia ABC LA PAZ. Un explosivo estalló ayer en uno de los pisos de la Corte de Justicia de la ciudad boliviana de Santa Cruz y causó daños en una de sus salas de audiencias, informaron varios canales de televisión de la localidad. El explosivo estalló, al parecer, en el quinto o el sexto piso de la corte, adonde se desplazaron varias unidades policiales, entre ellas de bomberos, para investigar lo sucedido. Los canales mostraron imágenes de las oficinas, en las que se ven destrozos en muebles y cristales, pero no se informó de la existencia de víctimas. Según testimonios recogidos por los medios, al parecer se trató de un cóctel molotov, cuya explosión generó la alarma entre el personal de la Corte de Justicia, que desalojó el edificio. La explosión se produce en medio del clima de tensión que vive Bolivia, donde ayer los líderes políticos y cívicos de cuatro regiones, entre ellas Santa Cruz, debían presentar sus estatutos autonómicos, al margen del proyecto constitucional impulsado por el presidente del país, Evo Morales. Los dirigentes cruceños comenzaron ayer a leer sus estatutos en una reunión en la sede de la Prefectura (Gobernación) de Santa Cruz, mientras que en La Paz Morales presidía un acto con miles de asistentes para presentar el proyecto constitucional, a las puertas de Palacio de Gobierno. La celebración comenzó con un desfile de organizaciones leales a Morales, la mayoría campesinos, obreros y mineros, junto a elementos de las Fuerzas Armadas y de la Policía. Muchos de los varios miles de participantes que desfilaron como miembros de los movimientos sociales, que son las bases de Morales, lo hicieron vestidos con trajes típicos, bailando y tocando instrumentos tradicionales andinos. En el palco presidencial, junto a Morales se sentaron el vicepresidente, Álvaro García Linera, ministros y miembros de la directiva de la Asamblea Constituyente. El polémico proyecto constitucional deberá ser sometido a dos referendos, el primero para dirimir si se considerará latifundio expropiable el de una extensión de 5.000 hectáreas o el de 10.000, y posteriormente el referndo definitivo sobre el proyecto final. ¿Quién teme a Hillary? El miedo que dan la precandidata presidencial demócrata y la secretaria de Estado de EE. UU. no sólo se circunscribe a los hombres. Hay muchas mujeres que las admiran pero al mismo tiempo las odian POR ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. En los últimos meses han visto la luz dos biografías no autorizadas de las dos mujeres más influyentes de la última década y media: Hillary Clinton y Condoleezza Rice. Ninguna de las dos sale bien parada del análisis de sus biógrafos, ambos hombres. ¿Sigue dando miedo una mujer en la Casa Blanca? Pero el miedo que dan Condi y Hillary no empieza ni acaba en el sexo masculino. Hay muchas mujeres que las admiran pero también que las odian. ¿Cómo es posible que haya feministas que dicen que su candidato es Obama? ¿Cómo no se solidarizan con la primera mujer negra que consigue ser secretaria de Estado? Hillary trabajó en la sombra de la carrera de su marido Bill, que ganó las elecciones con el lema de dos (cerebros) por el precio de uno Ahora se supone que es Bill quien trabaja para que sea presidenta su mujer. Entre medias, infidelidades y escándalos más que suficientes como para que cualquier otra pareja sin aspiraciones presidenciales se hubiera divorciado hace tiempo, dicen sus críticos, empezando por Carl Bernstein, el autor de la biografía de Hillary Una mujer al cargo Bernstein fue laureado junto a Bob Woodward con el Premio Pulitzer de 1976 por su investigación del caso Watergate. Desde entonces ha llovido mucho. Su ex esposa, la guionista Nora Ephron, escribió un libro sólo para revelar al mundo los cuernos que compulsivamente le ponía Bernstein, estando embarazada. Es sintomático que alguien con este historial haga un balance tan crítico del carácter de Hillary, diciendo que es falsa y calculadora por haberse mantenido al lado de Bill Clinton a tras los desaires conyugales. No se analiza, en cambio, por qué a Bill tampoco se le ha ocurrido nunca irse de casa para acostarse con quien quiera. Pero Bernstein no deja de ser un observador agudo. Su descripción del tándem Clinton esclarece que él pone el atractivo y ella el cerebro, un reparto como mínimo inusual. Existen unas fotos de Annie Leibovitz que abonan esta tesis. Muestran a Bill en el Salón Oval, en toda su gloria pero con cierta cara de superficial y de tener la cabeza vacía. Mientras que la fotógrafa logra capturar expresiones mucho más sentidas, profundas e inéditas de Hillary. En el caso de Condoleezza Rice, su biografía La confidente obra del reportero diplomático de The Washington Post Glenn Kessler, da un largo rodeo para llegar a la misma conclusión: que la relación con su hombre en el poder, George W. Bush, no es trigo limpio. La señorita Rice es como mi hermana ha dicho siempre Bush. El biógrafo no lo duda. No es de acostarse con Bush de lo que acusan a Rice, sino de tener en él una influencia desmedida, nefasta. De manejarle como un pelele y ser la culpable de todos los fracasos de la política exterior norteamericana en los últimos seis años. Su inexperiencia y sus errores han cambiado el mundo se afirma de la sucesora de Colin Powell y a menudo adversaria de Richard Cheney en el círculo íntimo de decisión del presidente. ¿No es como mínimo aventurado descargar en Rice toda la responsabilidad de una política exterior que ha sido colectiva, y con Bush a menudo tirando por el camino de en medio, sin escuchar ni siquiera a su padre, que fue presidente antes que él? Los detractores de Rice han llegado a decir cosas- -puntualmente recogidas en su biografía- -como la que sigue: Un político ruso crudamente declaró que las tensiones mundiales declinarían si Rice tuviera un hombre que la satisficiera sexualmente, mejor dicho, si lo hiciera toda una barraca de hombres La secretaria de Estado es vulnerable a estos ataques como por ejemplo nunca lo fue Madeleine Albright, con su vida familiar convencional y su físico de matrona. A Rice no se le conoce varón, vive en una casa que compró con una amiga y posee un físico que, aún vistiéndose como una cartuja, resulta inquietante. Para muestra, otro botón: Después de que se convirtió en secretaria de Estado, ella vino a una fiesta en casa de Blacker. Se quitó los zapatos y comenzó a bailar rock and roll toda la noche. Blacker, quien es homosexual, le quería demostrar a su compañero cuán apretado tiene Rice el trasero. Aseguró que si aventaba una moneda de 25 centavos contra el trasero de Rice esta rebotaría como si fuese un cohete. Blacker tenía razón Según Kessler, Rice pudo ser candidata republicana a la Presidencia, pero sus errores la han desprestigiado y le han cerrado el camino. Otros analistas más ecuánimes- -hay pocos, pero los hay- -creen que ella, por ser mujer, se ha comido la porción más grande del desprestigio del propio Bush, que la eligió de madre coraje y parachoques entre el Salón Oval y el mundo. ¿Igual que Bill a Hillary? Su inexperiencia y sus errores han cambiado el mundo se afirma con malicia de Condoleezza Rice Físico inquietante Morales, en campaña Condoleezza Rice y Hillary Clinton juntas en una gala, el 28 de septiembre de 2005 ABC