Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16- -12- -2007 ESPAÑA 17 Es una prueba demasiado grande, que ya son 207 muertos los que nos han hecho estos canallas (ya sabéis, tapones en nuestro argot es gran gala oficialmente) Ni memoria ni persona recuerda momento más triste y emotivo. Ya nadie disimula ni falta que hace. Adiós, polilla, ya del Colegio te vas... Impresionante. Y cuando creíamos que ya no nos quedaban más lágrimas, que nos habíamos quedado secos, resulta que no, que nuestra capacidad de generarlas está siendo puesta a prueba. Miro a mi izquierda y veo a mi banderín inconsolable, a mi cornetín, detrás, llorando como una magdalena y cuando miro a mi izquierda veo que el teniente abanderado, mi buen Molina, estaba igual o peor que yo. Mientras canto con el alma. como todos los polillas que estábamos en el patio, me fijo en que el comandante director músico, al mismo tiempo que dirigía a la banda, tampoco podía contener sus lágrimas. Creo que todos mirábamos, de forma alternativa, el féretro y el cielo. Porque el consuelo que debía de venir del Cielo- ¿de dónde si no? -tardaba en llegar. Adiós, polilla el impagable regalo que el maestro Grau hiciera al Colegio hace más de 25 años sonaba más que a canto, a oración. Adiós, polilla, no dejes de recordar que España entera puso en ti su confiar... Adiós, polilla... Nunca una canción que nació con vocación de marcha tuvo mayor significado emocional en una despedida, un adiós como éste para el que no fue compuesta. Son las paradojas de la vida. Las cosas no son, a veces, como nos parecen o como deseamos. tira del patio Mando derecha y de frente. No suena marcha alguna, tan sólo los tambores. Nadie estaba para fiestas. Nos vamos a la puerta de la Escuela de Especialización. Allí, en la intimidad, despedimos a la bandera que ha estado tan triste como nosotros, porque uno de los nuestros había cumplido lo que le juró no hace mucho en el patio: Entregar, si preciso fuera, hasta la última gota de su sangre en defensa de la Patria Inmediatamente, una de las tres secciones de la compañía se embarca en el microbús rumbo a El Tiemblo para asistir al sepelio de Fernando. Allí, en el cementerio, hermanados todos los polillas de cualquier edad y condición, por expreso deseo del padre, vuelven a cantar más con el corazón que con la voz, que la mayoría ya tenían rota. Adiós, polilla... Y cuentan los que asistieron que allí estaba el pueblo entero y que nadie tenía consuelo. Que Dios te bendiga Fernando, Polilla discípulo, amigo... Y a nosotros que nos dé fuerzas para seguir en esta lucha en la que tantas veces nos sentimos tan solos. Que tu memoria, la de tu compañero, nuestro compañero Raúl Centeno y la de los demás guardias civiles que han sido víctimas de tanta maldad a lo largo de tantos años pervivan entre nosotros por siempre. Creo que desde que enterré a mi padre, allá en 1970, cuando apenas me faltaban tres meses para salir del Colegio, nunca había vivido una mañana tan triste y tan desconsoladora. ¿Quién puede pactar con los nacionalistas? Germán Yanke gobernar en solitario- -imagino que con la excepción de Coalición Canaria, que podría sumarse a los escaños del PP- -o se va a la oposición directamente. Este sector popular, que tiene sus apoyos mediáticos (subvencionados paradójicamente por el propio PP) parece concebir cualquier colaboración con los nacionalistas como una traición y batalla en este empeño incluso con los que consideraba sus principales aliados: en sus filas, por ejemplo, produjo espanto leer la entrevista publicada en estas mismas páginas con la presidenta de la Comunidad de Madrid en la que se mostraba partidaria, en su caso, de los pactos con nacionalistas. Si Esperanza Aguirre opinaba de esa manera, todo estaba perdido. La legislatura que ahora termina, desde luego, ha logrado todo salvo moderar a los nacionalistas. Quienes aseguraban que el radicalismo del PP de Aznar les había dado alas, deberían ahora contemplar sus logros, al menos, con una cierta ironía. Si la nueva España plural ha abierto la espita de todas las reivindicaciones nacionalistas, la debilidad del Gobierno abre asimismo la vía del mercadeo, como ha ocurrido, por ejemplo, con los últimos Presupuestos y con las negociaciones para evitar la reprobación de la ministra de Fomento. Sin manga tan ancha como la demostrada por el presidente Rodríguez Zapatero es complicado, desde luego, establecer ahora pactos estables que no sean una cesión al etnicismo en contra de la igualdad de los ciudadanos. En los últimos tiempos surgen de vez en cuando voces de quienes han sido de un modo u otro aliados o amigos del Gobierno manifestando que todo está abierto en el futuro y que no están cerrados al entendimiento con el PP Lo dijo, con una solemnidad que a los demás les falta, el ex presidente del PNV Josu Jon Imaz, pero también se han escuchado planteamientos similares a líderes de CiU (quizá más de Uniò que de Convergencia) y, aunque resulte sorprendente, de Nafarroa Bai. Pero es de esperar que el PP sea consciente de que estos mensajes no van, al menos de momento, dirigidos a él, sino al PSOE, al que se quiere poner sobreaviso de lo que le va a costar obtener tras las elecciones de marzo el apoyo que pueda necesitar. Y si los mensajes no van dirigidos al PP de momento es porque los emisores no tienen todavía la sensación de que este partido, para gobernar, esté dispuesto a cualquier cosa. Lo que resulta evidente es que si vemos las dificultades de entendimiento con los voraces nacionalistas como un problema exclusivo del PP nos equivocamos. Ha sido la cantinela socialista de la legislatura, presentar a la derecha como aislada e incapaz de acuerdos como los que forjaba el PSOE pero, a estas alturas, se ha visto ya que los acuerdos no eran más que cesiones que moderaban a los nacionalistas sólo temporalmente, hasta la siguiente reclamación. La falta de capacidad de maniobra del PP no es garantía de nada, la verdad, incluso puede ser un empujón adicional a que quien termine consiguiendo los pactos necesarios para gobernar sea precisamente el PSOE. Pero esta situación demuestra que el problema político, el de su supervivencia en el poder, es precisamente el de José Luís Rodríguez Zapatero y del partido gubernamental. En esos círculos se confía ahora en que la polarización de la campaña juegue en contra de las aspiraciones nacionalistas, pero este deseo es el reconocimiento de que ya no es sólo el PP el adversario del Gobierno, sino sus actuales socios y sus exigencias. Polilla amigo Gobernará quien obtenga un voto más, repiten últimamente tanto Rodríguez Zapatero como Rajoy. Es más, la fórmula, aparentemente aceptada ahora por todos, parecía una reivindicación del PP, una reclamación ante ciertos pactos municipales que terminaron con los populares, siendo los más votados, en la oposición. Pero, al mismo tiempo, a nadie se le oculta que este compromiso no significa nada en el fondo, que terminará gobernando quien tenga apoyo suficiente en el Congreso. Así que, por mucho que ahora se diga lo que se diga para evitar una cierta sensación de fraude en las mayorías desplazadas, gobernará quien consiga el número suficiente de votos en la investidura haya obtenido en las urnas un voto más... o un voto menos. Es la dificultad adicional del PP, o una de ellas, de cara a las próximas elecciones. Un cierto sector del partido defiende la idea de que el problema debe afrontarse con todas las consecuencias. Es decir, o se obtiene una mayoría suficiente para Cantinela socialista Ni descanso ni perdón Adiós, Fernando, descansa en paz y que los que han cometido este crimen tan horrendo y el de tu compañero Raúl no tengan nunca ni el descanso ni el perdón. Ni ellos ni quienes les alientan, les ayudan, les comprenden o los justifican y están dispuestos a pactar con ellos otra cosa distinta que no sea cuándo y dónde entregan las armas para someterse al imperio de la ley. Dios mío, ¡danos consuelo, que ya no podemos más! Que es una prueba demasiado grande, que ya son 207 muertos los que nos han hecho estos canallas en casi 40 años... Que esto es una prueba demasiado grande. Entonces el relator me saca de mi aturdimiento cuando dice: La compañía de honores se re- En una marcha celebrada ayer en Bayona (Francia) miembros de Batasuna reclamaron ayer la independencia del País Vasco y gritaron contra del presidente de la República, Nicolas Sarkozy AP