Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA La trama de los abortos ilegales en España DOMINGO 16 s 12 s 2007 ABC viene de la página anterior pelo y la sangre las confunden con las pelotas que hacen con las sábanas y los pañales Cabezas cortadas que les permitieron confirmar que en los abortos de más de 20 semanas, se decapitaba a los niños. Aunque en eso- -aclaran- -cada médico tiene sus gustos. Unos las cortan, otros pinchan con una lanceta el corazón, otros los asfixian... ¿Recién nacidos? Sí porque también descubrieron en las bolsas miles de cajas y restos de medicamentos para ayudar a provocar partos. ¿Qué hacían en esas basuras medicinas propias de una maternidad? Eso nos lo descubrió el doctor Simón, de la asociación Médicos Cristianos. A partir del sexto mes de gestación no se puede matar al niño con los métodos convencionales, hay que provocar un parto y una vez fuera acabar con él Auténticos infanticidios. Dato que les sirvió para aclarar otra de las incógnitas de sus descubrimientos: Entendimos por fin por qué había en los cubos tantos pañales con excrementos. Cuando se provoca un parto a la mujer se le pone una lavativa previa. Así que por cada pañal con excrementos, un aborto de al menos seis meses Igualmente por cada sábana quirúrgica manchada de sangre, otro aborto, por cada dos pares de guantes, otro... Eso les dio una idea: llevar una contabilidad de los abortos que se practicaban. Limitaron su seguimiento a un par de clínicas en Madrid. Durante varios meses se centraron en esa actividad: recogida rutinaria un par de días a la semana de las basuras de las mismas clínicas, recuento- siempre tirando a la baja recalcan- -del número de abortos practicados y extrapolación de esos datos al conjunto del año. Con los primeros números especulamos con que podría llegar a haber un desfase de hasta un 30 entre los abortos declarados oficialmente por las clínicas y los que realmente se practicaban. Pero cuando llegaron las cifras oficiales comprobamos que en una la desviación era del 70 y en la otra del 80 Si eso se repetía en toda España y, nos tememos que es así, estaríamos hablando de que en lugar de los casi 100.000 abortos declarados en 2005 se estarían realizando de 170 a 180.000 reales. Vamos, hablamos de un asombroso mercado negro de abortos Entre los documentos encontrados, un informe psiquiátrico sin el nombre de la paciente y dos historias de mujeres que abortaron Morín hizo desaparecer toneladas de restos de fetos con su trituradora Sus ginecólogos recibían 90 euros por los abortos de fetos más grandes, operaciones por las que las mujeres pagaban 4.000 D. P. MADRID. Los buscadores de fetos andaban locos con una de las clínicas de Morín que tenían bajo vigilancia. En las basuras del centro TBC- -recuerdan crudamente- -no aparecían nunca restos humanos. Hasta a las más cuidadosas se les escapaba algo en la basura, una manita, un costillar, algo, pero en esa nunca Sin embargo, había todas las demás pruebas de que allí se realizaban interrupciones de más de 20 semanas: pañales con excrementos, medicamentos para provocar partos, etc. La clave del misterio la aportó la propia basura. En los cientos de papeles que se recuperaban localizaron un albarán por el que se confirmaba un pedido de dos juntas de triturador que serán pagadas a su entrega Venía el nombre de la máquina, una STR 2000. Tan macabra herramienta es una de las piezas claves en la investigación judicial. La Guardia Civil ha recogido muestras de ADN, que ha analizado para cotejar con las pacientes de la clínica. ABC se puso en contacto con un técnico especializado en el mantenimiento de este tipo de maquinarias: La STR 2000 es una aparato industrial, se utiliza en grandes supermercados, en cocinas de hoteles incluso en mataderos. Es capaz de triturar hasta 400 kilos de carne en una hora. Todo lo que machaca lo expulsa por el desagüe Adiós fetos, adiós niños, adiós pruebas. La incógnita era saber cuánto tiempo aguanta normalmente una junta como las que Morín tuvo que cambiar: No menos de un año y dándole bastante caña al aparato Sólo pensar en las consecuencias de esa respuesta del técnico asusta y marea: ¿Cuántas toneladas de restos humanos trituró Morín? Si las basuras de TBC eran pobres en restos humanos se convirtieron en un botín en los papeles. Documentos, borradores, anotaciones que iban aclarando poco a poco el funcionamiento de los centros. Así se comprobó cómo cada noche se tiraban a la basura los informes psicológicos firmados por el psiquiatra de turno y con la fecha del día, pero con el nombre de la madre en blanco. Eso hizo sospechar que los psiquiatras firmaban sus informes para justificar todo tipo de abortos y en cualquier momento sin realizar la revisión oportuna. ABC ha tenido acceso a varios de esos informes firmados en blanco en la clínica Aragó de Gerona por dos médicos psiquiatras diferentes. El doctor L. P. A. rubricaba el 28 de octubre de 2005, y el doctor J. C. G. el 29 de junio del mismo año, dos informes idénticos, escritos con las mismas palabras y en los que al lado de La senyora no había ningún nombre. Se supo que los médicos iban a comisión, unos 30 euros por cada mujer, y que la empresa les forzaba para que ninguna paciente que llegara se les escapara. Si vienen que aborten le dijeron a un psicólogo posteriormente arrepentido y que fue despedido por su poco celo También se descubrió lo que las clientas pagaban por sus abortos y lo que los médicos recibían por practicarlos. Los papeles nos cuentan que un aborto de entre 13 y 15 semanas venía a salir por 378 euros (258 por la intervención y 120 por la anestesia) Sin embargo, según pasaban las semanas todo se encarecía. A Emma, de 20 años, la pidieron 3.200 euros cuando se informó la primera vez y llevaba 26 semanas embarazada. Cuando se decidió a abortar, tres semanas después, tuvo que abonar 4.000 euros. Angia, una suiza que llevaba 23 semanas de gestación, pagó 3.500 euros, aparte de los gastos de hotel y avión, porque la clínica Ginemedex, como otras, también actuaba de agencia de viajes. Sin embargo, al doctor C. Morín sólo le pagaba 60 euros por cada IVE en los inicios 70 por cada IVE pequeña y 90 cada IVE grande IVE son las iniciales de Interrupción Voluntaria del Embarazo. El doctor C. en la semana del 23 al 28 de abril de 2007 se embolsó 1.440 euros después de trabajar tres días (martes, jueves y viernes) y completar dos abortos de inicios, 13 pequeños y seis grandes. Los grandes- -explican los buscadores- -en la clínica de la trituradora se practicaban del siguiente modo: se provocaba el parto, cuando el niño salía se le apretaba el cuello para evitar que gritara y que la madre lo oyera y medio asfixiado se le arrojaba a la trituradora Doble contabilidad ABC. es Siga toda la información sobre las clínicas abortistas y sus prácticas en abc. es Un aborto de entre 13 y 15 semanas costaba 378 euros, pero según pasaban los días se encarecía