Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 16 s 12 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA DEBATES DE DOBLE FILO LGO no cuadra. Es la primera vez que un jefe del Gobierno ofrece un debate al jefe de la oposición sin que éste lo pida. Algunos analistas sospechan que tal vez las encuestas y trackings del PSOE no pinten tan favorables como los que se publican en los medios, mientras otros interpretan que se trata de una estrategia para dinamizar el voto y arrastrar la participación por encima de ese 72 por 100 a partir del cual se evaporan las expectativas del PP Pero hay un ter. cer factor, de índole más psicológica que táctica: Zapatero va sobrado. El IGNACIO presidente afronta la camCAMACHO paña levitando delante del espejo, convencido del triunfo con una petulancia irreductible, y desde su optimismo bizarro y prepotente confía en arrasar a Rajoy en un cara a cara delante de las cámaras. El hombre que flota sobre las aguas no parece albergar ninguna duda sobre sí mismo. Sea como fuere, los debates, imprescindibles para vivificar el aire de la democracia y abrir las ventanas de una política palaciega de ambiente apolillado, se pueden convertir en un arma de venenoso doble filo para quien más debería aprovecharlos. La campaña de Rajoy se basa en aguantar a su movilizado electorado sin despertar el voto durmiente del PSOE, que es el principal peligro de un Zapatero que no convence- -o simplemente decepciona- -a buena parte de su base de apoyo. Los expertos pronostican que las posibilidades del PP aumentan cuanto más baja sea la participación, es decir, cuanto menos se active el sufragio joven y o radical que provocó el vuelco del 14- M de 2004. En esas condiciones, Rajoy tendrá que afrontar el enfrentamiento televisado envuelto en una paradoja: si gana, puede provocar la indeseada movilización de la izquierda para frenar su victoria; y si pierde decepcionará a los electores moderados que sienten dudas de su liderazgo. En vísperas de una campaña tan incierta como ésta, los cabezas de huevo de los partidos transmiten un optimismo ficticio destinado a sembrar la confusión. El estado mayor socialista divulga la idea de que sólo queda por decidir la magnitud de su triunfo, y el del PP sostiene, con mayor prudencia, que según sus datos sociológicos ZP tiene hoy por hoy perdido el envite. La realidad es que nadie está seguro del ánimo que encubre la opinión pública. Se palpa la incertidumbre, la sensación de que las distancias son tan estrechas que cualquier episodio puede alterar la relación de fuerzas. Ganará el que menos errores cometa de aquí a marzo. Zapatero y Rajoy han cometido muchos en estos cuatro años; tantos que, si no fuera por los del adversario, cualquiera de los dos habría hecho ya lo bastante para perder de antemano. Desde la lucidez que proporciona el alejamiento, Felipe González anda diciendo por ahí que estamos en un momento crítico porque se enfrentan el peor PSOE de la democracia contra el peor PP Eso no lo va a arreglar un de. bate en la tele, ni dos, pero al menos servirán para no engañarnos. A EL RECUADRO JAIMA DE GADAFI, JAIMA DE BUSH E encantan las contradicciones del sistema. Por aquí. Mire usted cómo se me ha quedado el dedo corazón: como a Colón el índice en las estatuas desde las que señala a América, pero apuntando al cielo. Me encanta cómo a unos señores se les perdona todo y cómo a otros no se les pasa una. Echar a volar la imaginación como un pandero de Sevilla, un barrilete deCádiz o una cometa de Madrid es una de las actividades intelectuales que más pueden rejuvenecer el cerebro. Más que esas maquinitas que son como un gimnasio para la memoria. Digo todo esto por la visita de ese pedazo de tirano dictador que es Gadafi, que sigue siendo como un Loco de la Colina con chilaba y gorrete de maestro escuela antiguo. Pero como no lo maquilla Juan Pedro, los surcos y besanas de las arrugas de su cara son un mapa 1: 50.000 del paso del tiempo. A quien sí se parece más Gadafi cada día es a su otro doble, a aquel transformista e imitador de estrellas que era conocido en la noche de Sevilla con el sobrenombre de La Simona. Hablando de Sevilla: se acerca el día de la Esperanza, cuyas imágenes están en besamanos, y los profesionales de la Memoria Histórica siguen protestando ANTONIO porque en la basílica de la Macarena esBURGOS té enterrado Queipo de Llano. Bajo el mármol sepulcral, cerrado para siempre el micrófono de su más que opinable vida, el difunto Queipo ya no amenaza libertad alguna, ni sojuzga pueblo alguno. Pero a 10 kilómetros de esa tumba macarena, en Alcalá de los Panaderos, ha plantado su jaima un Queipo de Llano de nuestra hora, que no está muerto, sino vivito y coleando. Un dictador por lo menos igual que el de las radiofónicas Buenas noches, señores que hace 38 años tiene sometida a Libia. Y aquí no ha pasado nada. No he visto por los alrededores de La Boticaria alcalareña a nadie protestando contra la presencia en España del dictador de la jaima, ni a esos autotitulados defensores de las libertades que cada lunes y cada martes acampan a las puertas de las bases de Rota y de Morón, en el habitual pasillo de comedias antinorteamericano. M Y hago ejercicios mentales y pienso la que se habría formado si, un poner, Bush hubiera plantado su rancho ambulante en El Pardo y luego lo hubiera trasladado a Andalucía, para lo que siempre vienen los visitantes extranjeros (y parte de los nacionales) para la parte cómica del espectáculo, que hay que rematar a las 12 de la noche con salve rociera en un local flamenquito y simpático. ¿Se imaginan la que tendría liada Izquierda Unida y la parte radical del PSOE, los de asesinos los del no a la guerra si en vez del dictador Gadafi estuviera Bush de visita en España, y en ese plan de derroche de las Mil y una Noches, con siete mil millones de tíos en el séquito, gastando si hay que gastar. Si me indigna que un dictador como Gadafi venga a España y nadie proteste, me mosquea mucho más que a la hora del cachondeo venga a Andalucía, la que divierte como cantaba Pepe Suero. De cacería. Los que le montan al Rey la del tigre cada vez que caza un oso, ¿qué dicen ahora contra la cacería servil montada para el sosias del Loco de la Colina y de La Simona? -No, es que Gadafi viene a un descaste de conejos, y ya sabe usted que el conejo es fundamental para la economía española en las presentes Pascuas de Navidad... -Pues imagínese que quien hubiera venido en plan de escopeta y perro hubiera sido Bush, la que le habrían formado los ecologistas. Más callados que en misa. Mejor: más callados que en un mitin contra la guerra de los artistas de la Visa Oro y la subvención escuchando a Javier Bardem, el ideólogo de ese órgano de la libertad ¡por aquí! llamado Granma Aquí podemos importar todos los dictadores que tengan por conveniente, incluso los de aquellos países como Libia donde en un tiempo se entrenaron las cuadrillas de asesinos de la ETA. Como Cuba, Libia es una reserva ecológica del totalitarismo, con camellos en vez de palmeras. Pero eso no se puede decir. El sátrapa Gadafi puede plantar su jaima donde tenga por conveniente: bájame la jaima, Jaime. Y Jaime va y se la baja. Lo siento, pero no jamo el jalufo de esta incoherente importación de dictadores. ¡Como si no tuviéramos aquí suficientes opresores de pueblos con los mamones de la ETA!