Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos SÁBADO 15- -12- -2007 ABC Barcelona vigila con lupa el aterrizaje del negacionismo Los Mossos controlarán hoy la conferencia de David Irving TULIO DEMICHELI MADRID. La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha pedido a los Mossos d Esquadra que adopten las medidas necesarias para impedir que se profieran expresiones xenófobas o antisemitas en la charla que el historiador revisionista David Irving tiene previsto dictar hoy en la librería Europa de Barcelona, según informa Ep. La Fiscalía manifestó que se trata de idénticas medidas que las ya tomadas con ocasión de la conferencia que David Duke, ex líder del Ku Klux Klan, tenía previsto ofrecer el 24 de noviembre en esa misma librería, que se vio forzada a suspender el acto para evitar incidentes con los grupos antifascistas. Tras examinar la obra del activista británico, la Fiscalía ha considerado que existe riesgo de que en el acto se profieran, tanto por parte de Irving como de los organizadores o los asistentes, expresiones de incitación a la xenofobia y el antisemitismo o de justificación del genocidio, perseguibles penalmente Se da la circunstancia de que el pasado jueves, David Irving ya suspendió otra conferencia en la sede madrileña de la editorial de extrema derecha Fuerza Nueva, por el riesgo más que evidente de que las autoridades le prohíban la entrada en España, según informaba Efe. Irving explicó en un comunicado que no se le había informado debidamente de que su intervención tendría resonancia política dado que el acto estaba convocado por la organización del político y notario Blas Piñar. Sin embargo, cualquier intervención de Irving es política en sí misma, y siempre polémica, porque este revisionista británico ya fue condenado en 2006 a tres años de prisión tras cuestionar que Hitler concibiera y llevara a la práctica un plan sistemático para exterminar a todos los judíos en Europa (seis tió en la negación del Holocausto. Irving fue repatriado a Gran Bretaña en diciembre del pasado año tras cumplir un tercio de su condena y quedar en libertad condicional. A lo largo de su trayectoria como historiador Irving ha escrito libros sobre los grandes militares y jerarcas nazis, como el mariscal Rommel, Herman Goering, el propagandista e ideólogo del III Reich Joseph Goebbels o el lugarteniente de Hitler, Herman Hess, además de obras como La guerra de Hitler y el camino de la paz, La guerra entre los generales, El diario secreto de un doctor de Hitler, La guerra de Churchill, Apocalispsis 1945: la destrucción de Dresde y Nurenberg: la última batalla, por citar sólo los más conocidos. David Irving no es un extraño sino un buen conocedor de España. A principios de los años 60 trabajó como estenógrafo en el Comando Aéreo Estratégico de Estados Unidos en la base aérea conjunta de Torrejón de Ardoz, y en 1961 contrajo matrimonio con la madrileña Pilar Stuyck, con la que tuvo cuatro hijas (se divorciaron en 1981) antes de regresar a Londres. Durante esos años, el controvertido negacionista seguramente estableció buenas relaciones con diversas publicaciones y organizaciones vinculadas al Círculo Español de Amigos de Europa (Cedade) de la que su actual anfitrión, el librero Pedro Varela, fue presidente a partir de 1978, hasta su disolución en 1993. O del alicantino Centro de Estudios Históricos Revisionistas (Cehre) próximo a Varela, cuya revista Revisión- -dirigida por Carlos Caballero- -publicó artículos de Irving junto a otros autores, como el británico Robert Faurisson (uno de los más destacados líderes del negacionismo del Holocausto, discípulo del patriarca Ernst Zundel- -testificó en su favor en el gran juicio celebrado en Canadá- Faurisson no sólo niega las cámaras Convocatoria de la conferencia de Irving en la librería Europa de Barcelona prevista para hoy David Irving trabajó en la base americana de Torrejón y se casó con una española, de la que se divorció El jueves se suspendió otro acto de este historiador británico en la sede madrileña de Fuerza Nueva La librería Europa está dirigida por Pedro Varela, que fue dirigente de Cedade, organización de la extrema derecha Todos los protagonistas están relacionados con el Institute of Historical Review Casado con española David Irving llega al juicio que le condenó el año pasado en Viena de gas, sino también la veracidad del diario de Anna Frank; ha sido juzgado tres veces y condenado en Francia, la última, el año pasado, por sostener sus puntos de vista en un congreso celebrado en Irán) Es muy significativo que uno de los últimos actos públicos, si no el último, que convocó Cedade antes de disolverse, fue un encuentro reivindicando la libertad de expresión al que asistieron conocidos revisionistas, como Thies Christophersen (testigo también en el juicio de Zundel, autor de La mentira de Auschwitz, que eludió un juicio en Alemania por estar enfermo terminal) y Gerd Honsik (escritor y poeta alemán, autor de un libro contra Simon Wiesenthal y de otro, titulado 33 testigos contra la mentira de las cámaras de gas, recientemente juzgado en Alemania) Cehre y el Centro de Estudios Revisionistas Orientaciones, que encabeza J. Negreira en Palma de Mallorca, han tenido y tienen una íntima relación- -ahí están sus nombres- -con el Institute of Historical Review, que actualmente encabeza el periodista norteamericano Mark Weber, organismo de la extrema derecha que ampara a toda clase de revisionistas. En fin, basta visitar el catálogo de la librería Europa a través de su web para comprobar que incluye una muy extensa bibliografía sobre pensamiento nacionalsocialista y las grandes figuras del III Reich, así como también sobre la Guerra Civil española, sobre todo en lo que se refiere a posiciones próximas a la ideología del anterior régimen y a las actuales revisiones de la historia de ese periodo. Bien es verdad que difundir y vender esta clase de libros de ideologías totalitarias no está prohibido ni perse- Política y polémica millones de personas fueron asesinadas) durante dos intervenciones públicas en Austria en 1989. Esta condena le llevó a pasar varios meses en una cárcel de Viena, desde la que insis-