Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 12 07 GASTRONOMÍA Formado a los 18 años en la Escuela de Hostelería de Málaga, consiguió su estrella Michelín con 24 años, cuando estaba al frente de Tragabuches en Ronda (Málaga) y un poco apartado de todo el circuito gastronómico, lo que para él fue una sorpresa porque apenas entendía lo que esta constelación significaba en el mundo gastronómico. Dani García es de los que piensan que lo que mejor funciona en un restaurante es el boca a boca- -nunca mejor dicho- por eso, tras varios años en Ronda, donde se tiró sin red a hacer una cocina que les divertía, y por eso de volver a casa se marchó a Marbella, su pueblo, donde encajaba más el tipo de cocina que él hacía. Allí sigue, pero sin descartar que un día no muy lejano monte plaza en Madrid. De hecho ya le han tirado los tejos y aunque a él le gustaría poner chiringuito en un hotel de la Castellana, cree que es aún pronto: Soy muy joven COCINERO Dani García TEXTO: CARMEN FUENTES El secreto de la cocina es probar, probar y probar aniel García es de los que piensan que el secreto de un gran chef consiste en ser uno mismo y en tener un buen paladar, para probar, probar y probar Y también en saber buscar una solución ante un problema de acidez, de exceso de humo (si se hacen ahumados) de sal, o en darle al plato ese toque de aroma que le falta para conseguir el gusto perfecto. Todo esto se llama equilibrio gastronómico, algo que no le falta. Todos los premios tienen algo de especial, pero éste de Salsa de chiles un poco más porque sabes que ha votado gente que no conoces pero que acude a comer a tu restaurante y lo recomienda. No me lo esperaba. Yo vivo el día a día del restaurante para que la gente sea feliz. No busco nada más. Los blogs de internet los si- D Premios El rey del blog Hace un mes consiguió que su restaurante Calima obtuviera el premio al Mejor restaurante del Año concedido por el blog de ABC Salsa de Chiles verdaderamente importante al haber sido los clientes (que siempre tienen la razón) no los críticos, quienes realizaron la votación go poco. Tengo poco tiempo y no me gusta ver lo que escriben de mí, sea bueno o malo ¿Qué le despertó el gusanillo de la cocina? -Me viene de familia aunque no hay nadie que se dedique profesionalmente a la hostelería, pero nos reuníamos mucho en torno a la gastronomía. Quedábamos los domingos para asar castañas, o un fin de semana para ir a Trebujena (Sevilla) a por angulas... El hecho de reunirnos para una paella o una moraga (asar pescado en la playa) fue mi gusanillo. Puede decirse que mamé de pequeño la afición no profesional, que creo que Estoy en contra de los que dicen que la cocina es un laboratorio. Lo que pasa que hoy el cocinero se pregunta el porqué de las cosas y quiere cultivarse es la más inteligente, porque te acercas a la cocina de forma más natural. ¿Destapó muchos pucheros de su madre? -Bastantes. Me gustaba husmear. Ya el trayecto desde que se pedía la comanda en un restaurante hasta que llegaba el plato a la mesa, me despertaba curiosidad. Quizás por eso sea cocinero. ¿De quién aprendió? -Tengo buenos recuerdo de mi escuela y de mi profesor, Jesús Camarero. También del año que pasé con Martín Berasategui. Él me enseñó que la cocina no tenía límites y que podía llegar a hacerse cosas que antes ni se sospechaba. Repetía que la perfección no existe, pero había que buscarla y eso es lo que yo he intentado seguir desde entonces. ¿Se ha de aprender el oficio con alguien consagrado o es