Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4- 5 S 6 LOS SÁBADOS DE LUGAR DE LA VIDA Lecturas Jardines de Galicia No hay que ser gallego para disfrutar de este libro, impulsado por Turgalicia, que supone un formidable recorrido por los mejores jardines de pazos como Quinteiro da Cruz, Oca, Pegullal, Trasouto, Fefiñáns, Sigrás, Santa Cruz de Ribadulla... presentados uno a uno por María Eugenia Ruiz de Azcárate y fotografiados por Luis Carré. Rincones casi selváticos, caminos que se pierden entre árboles centenarios, flores de un colorido insólito, como el de los mil matices de hiedras y arbustos. Páginas para jurarse visitar esos paisajes o para recordarlos... y el mejor antídoto tras un día pesado o un poco triste. Por otra parte, es un libro con Aldea de Ysabel a aldea de Ysabel, siendo marina, está a resguardo del viento y del mar, y aún así los tejados tienen piedras para que no vuelen las tejas con los temporales. Aquí, hasta las más grandes rocas, están redondeadas como si el viento y el agua las trabajasen a diario sin librar ni los festivos, y en las piedras de la costa deja sus charcos de agua salada el mar y, en las que están en los acantilados, deja la lluvia su agua dulce. La gente, también tiene a partes iguales está influencia del mar y la tierra, y lo mismo sale al mar a por lubina, que se queda en la costa y va a los percebes, que lleva las vacas hasta el faro de punta Nariga, donde todo es ya océano. Ser de Barizo, es un ser campesino y marinero al mismo tiempo. Se ven los barcos de pesca en el puerto, y a la vez leiras del tamaño de una alfombra. Todo el sonido es de mar, y de viento aunque no sople, y de agua aunque no llueva. Dice Ysabel que en San Adrián sopla tan fuerte el viento que no te deja cerrar la puerta del coche si has conseguido abrirla, L Mónica FernándezAceytuno cierto sentido del humor ¿galaico? porque mezcla la belleza casi mística de esos jardines con la contundencia de las mejores recetas locales, fotografiadas como si fueran obras de arte por Sacha Hormaechea. Jardines de Galicia (Gallego inglés y castellano inglés) Lunwerg Editores. 271 páginas. 54 euros pero en lo alto de sus farolas se pueden ver tarabillas, y su rastro blanco arriba, tal vez porque, hasta las más pequeñas aves, dominan mejor el viento que nosotros. Aquí la tierra parece de un verde más intenso porque hace más contraste el verdor con el mar que con el cielo. Y no deja de sorprender ver a una pareja de ancianos, aún con su carro, segando el tojo de la ladera más peligrosa del acantilado y que, sin embargo, se mantienen en perfecto equilibrio como si el mar del fondo, contra el día soleado, los sostuviera. Es hermosa la aldea de mi amiga Ysabel. Después de tantos años de decir que íbamos a ir, fuimos al fin el otro día, y vi todo lo que ella contaba: aquí nací yo, aquí jugaba, aquí iba yo a la playa, desde aquí mi tio sordomudo nos llevaba a las islas Sisargas en bote, aquí cogíamos percebes, aquí erizos y los abríamos y los comíamos en crudo. Aquí, en mi lugar, en mi parroquia, en mi aldea de Barizo. www. monicafernandez- aceytuno. com