Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA SÁBADO 15 s 12 s 2007 ABC Edurne Uriarte QUIÉN TEME LOS DEBATES apatero tiene algunas razones para temerlos más que Rajoy, pero los socialistas han sido nuevamente eficaces transmitiendo la idea de que era Rajoy quien no los quería. Incluso para trasladar un entusiasmo que Zapatero está lejos de sentir. Porque sabe que es él quien más arriesga. Las encuestas le son favorables, al fin y al cabo, aunque sea por una mínima diferencia. Rajoy necesita los debates. Zapatero, quizá sí, quizá no. Pero le ocurre que sus discursos sobre la democracia participativa le hacen insostenible una negativa a mantenerlos. Los cara a cara con Rajoy le plantean, además, dos problemas. Primero, le obligan a una clarificación de posiciones que la estructura del Congreso le ha permitido eludir durante cuatro años. La tribuna del Congreso se lleva muy bien con las palabras huecas y los discursos vacíos, con la vaguedad, con la indefinición. Con la paz en el mundo, el diálogo y el talante. En un cara a cara televisivo, hay que traducirlo a medidas tangibles. Y si el adversario te interpela con la moción para el diálogo y una nueva negociación, no vale la falta de expectativas que se han tragado hasta ahora los periodistas. O sí o no. Y segundo, los debates con Rajoy le despojan a Zapatero de la protección facilitada en el Congreso por la izquierda radical y los nacionalistas. Ya no se trata de todos contra el PP, sino de Zapatero, solo, frente el líder de un partido con un número comparable de votantes y con las mismas posibilidades de gobernar. Mitad contra mitad y no mayoría contra minoría. Rajoy tiene otro tipo de motivos para temer los debates. La capacidad de comunicación de Zapatero, su simpatía ante las cámaras, su desparpajo populista, su confianza en sí mismo. Todo eso no le sirvió para imponerse ante Rajoy en Tengo una pregunta para usted, pero no lo hacen menos temible como oponente. Otra cosa es que lo que puedan influir los debates en el voto. En una encuesta de Demoscopia de 1993, un 11 respondió que el debate González- Aznar influyó en su intención de voto. Si fueron realmente consecuentes a la hora de votar, hay razones como para temer, y mucho, los debates. Z Sus Majestades los Reyes, con sus ocho nietos en la felicitación navideña institucional de este año CASA S. M. EL REY Una tradicional imagen familiar Los Reyes felicitan la Navidad rodeados de sus ocho nietos ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Sus Majestades los Reyes han escogido una entrañable imagen familiar, en la que Don Juan Carlos y Doña Sofía aparecen rodeados por sus ocho nietos, para felicitar la Navidad y el Año Nuevo. En contra de lo que se pueda deducir de una visión superficial de la foto, ésta no es la primera vez que los Reyes posan sólo con sus nietos para felicitar las Navidades. Se trata de una fotografía informal, tomada al aire libre en los jardines del Palacio de La Zarzuela, en la que el Rey permanece de pie mientras que los demás miembros de la Familia Real posan sentados. La Reina sostiene en sus brazos a la menor de sus nietas, la Infanta Sofía, y a su derecha, se encuentra la Infanta Leonor, acompañada por su primo Juan Valentín Urdangarín. A la izquierda de la Reina están los dos hijos de la Infanta Doña Elena, Victoria Federica y Felipe Juan Froilán de Marichalar. Y, en primera fila, los otros tres hijos de la Infanta Doña Cristina, Miguel, Irene y Pablo Nicolás. Esta es la imagen que los Reyes han escogido este año para felicitar la Navidad a los representantes de las instituciones, a sus amigos y a aquellas personas con las que mantienen contacto y relación a lo largo del año. En realidad, se trata de una felicita- Los Príncipes de Asturias, con sus hijas, Doña Leonor y Doña Sofía ción personal que algunos medios de comunicación, como ABC, publican cada año al considerar que tiene interés para los lectores por el afecto que despierta todo lo que afecta a la Familia Real española. No obstante, ha sorprendido el uso que alguna cadena de televisión hizo ayer de esta felicitación, al sacarla fuera de contexto y presentarla como una exclusiva periodística. Con esta elección, los Reyes han vuelto al modelo de felicitación que ha sido tradicional desde hace treinta años en la Familia Real, conscientes de que esta imagen familiar es la que más gusta a los españoles. Sólo muy ocasionalmente se ha recurrido a otras fórmulas, como el paisaje navideño enviado el año pasado; la fotocomposición del 2005 o la orla con el rostro de todos los miembros que se escogió en 2004. Los Príncipes de Asturias, por su parte, han escogido una CASA S. M. EL REY imagen campestre con colores otoñales en la que aparecen con sus dos hijas, las Infantas Leonor y Sofía, sentados sobre una manta en el césped. Los Príncipes no han querido ofrecer una imagen formal y han optado por esta fotografía espontánea y natural en la que se les puede ver sentados en el suelo. Es una imagen familiar, distinta a la del año pasado, cuando enviaron una foto de Leonor delante de una chimenea.