Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 15 s 12 s 2007 ESPAÑA 25 Un cementerio a la vanguardia en tolerancia El Gobierno valenciano ha impulsado, con la colaboración de las principales confesiones, el primer cementerio interreligioso de España s En él se podrán celebrar todo tipo de ritos funerarios POR P. A. ORTIZ VALENCIA. La Comunidad Valenciana contará a partir del próximo lunes con el primer cementerio interreligioso de España. Sin llegar a convertirse en un espacio sincrético- -los difuntos serán enterrados en espacios diferenciados de acuerdo con su religión- el cementerio se convertirá en el primer terreno donde los fieles de las principales confesiones podrán recibir sepultura siguiendo sus preceptos. La instalación, situada en Ribarroja (Valencia) parte de una iniciativa de la Generalitat Valenciana en la que han colaborado también las comunidades católica, evangélica, musulmana y judía de la región. Para conseguir la aprobación de los representantes de los cuatro colectivos, el Gobierno valenciano ha cuidado al detalle sus demandas. Así, los encargados de poner en marcha el cementerio ya han contactado con ellos para conocer cómo han de ser los espacios y los servicios necesarios para realizar un enterramiento en cada caso. Además, la construcción correrá a cargo de la Administración autonómica y de la empresa que gestiona el cementerio privado Parque San Jaime, en cuyas instalaciones se emplazará el nuevo camposanto. La falta de un espacio donde enterrar a sus muertos se ha convertido en uno de los principales problemas de las confesiones minoritarias asentadas en España. El caso de los musulmanes, cuyos fieles han aumentado exponencialmente durante la última década debido al fenómeno de la inmigración, es sintomático: el déficit de cementerios ha motivado que los generales de muchas ciudades hayan habilitado un espacio para los difuntos que en vida profesaron la religión de Alá. Pero el problema no sólo atañe a los musulmanes. Desde la Comunidad Judía Aviv de Valencia confirman que la llegada de ciudadanos de Argentina e Israel y los matrimonios mixtos ha elevado el número de judíos asentados en España. Ante esta situación, se lamentan de que tan sólo existan cementerios de su confesión en Madrid, Barcelona y Málaga. En este sentido, recuerdan cómo es habitual que, ante la inexistencia de hallar un lugar adecuado, los entierros se hagan en la parte civil de los cementerios generales. Por esta razón, los representantes de la comunidad judía respaldan el proyecto del Gobierno valenciano ante lo complicado de conseguir suelo para levantar la instalación. Estábamos esperando una iniciativa de estas características concluyen. Y es que los enterramientos judíos, según apuntan las mismas fuentes, tienen que cumplir una serie de requisitos En referencia a este aspecto, manifestaron que desde la Consejería de Inmigración de la Generalitat se les ha asegurado que contarán con una sala especial en la que se podrá lavar a los cadáveres de los difuntos siguiendo el rito judío. Desde el Consejo Evangélico de la Comunidad Valenciana indican que las diferencias entre sus enterramientos y el de los católicos no difiere demasiado: únicamente varía en quién oficia la ceremonia religiosa, que en este caso es el pastor responsable de la congrega- RITOS FUNERARIOS Cristiano Tanto los católicos como los evangelistas inhuman a sus difuntos sin que exista ninguna distinción sustancial. El único elemento diferenciador se halla en el protagonista en realizar las oraciones: en el caso de los evangelistas, en lugar del sacerdote se trata del pastor de la congregación a la que pertenecía la persona fallecida. Judío Antes de inhumar el cuerpo del difunto, éste es lavado según la tradición judía para purificarlo. Después se le envuelve en una mortaja blanca. Las sepulturas nunca son monumentales. En los cementerios judíos sólo se sitúa en el lugar del enterramiento una losa, denominada Matzevá Imagen del cementerio privado donde se situará el interreligioso ción evangélica del difunto. Además, recalcan que hace ya décadas que los fallecidos pertenecientes al colectivo evangélico puede tener sepultura en los cementerios generales, algo que antes tenían vetado. Aun así, consideran que la opción del camposanto del municipio de Ribarroja permitirá la inhumación en tierra, un tipo de sepultura muy difícil de conseguir en el cementerio de una ciudad. Por otra parte, fuentes del colectivo musulmán de la región remarcan su satisfac- ABC ción con la iniciativa y destacan que la necesidad de un cementerio se había hecho cada vez más imperiosa debido al incremento poblacional de los seguidores del islam. Según pudo saber ABC, la sala confesional para las oraciones de la futura instalación será común a todas las confesiones. Sólo cambiarán en ella los objetos y simbologías religiosas que acompañan a todo oficio, los cuales serán retirados en cuanto éste concluya. Ningún representante de las distintas confesiones se ha mostrado molesto ante la idea de que el cementerio acoja a difuntos de religiones diferentes. Es más, se felicitaron de ello y mostraron su esperanza de que esta idea se extienda a otras zonas de España: Sería un indicio de que la tolerancia es norma común en este país Es costumbre que la Matzevá que supone un homenaje al fallecido, se coloque al transcurrir un mes de duelo. Islámico El ritual funerario islámico tiene cuatro pasos principales. En primer lugar, se baña al fallecido. De esta tarea se encarga una persona de confianza, del mismo sexo que el difunto y que conoce las reglas rituales fúnebres. El cadáver se despoja de sus ropas y se amortaja con unos trozos de tela- -la tradición establece que sean tres sudarios blancos- A continuación, y antes de iniciar el entierro, se realizan, de pie, las plegarias fúnebres. La inhumación del cadáver se produce en la tierra y sin ataúd. Las tumbas monumentales están desaprobadas por el islam. Sala de oraciones Los musulmanes y los judíos contarán con una sala especial donde podrán lavar los cuerpos de sus difuntos Falta de espacios específicos Los alimentos saludables deberán anunciar que son peligrosos para embarazadas y niños S. E. MADRID. La Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESA) ha advertido a las empresas que anuncian productos saludables- -por ejemplo, que reducen el colesterol- -que deben aconsejar en sus anuncios que su consumo no es adecuado para mujeres embarazadas, niños y personas que reciben tratamiento contra esa enfermedad. Las compañías sólo tienen de plazo hasta finales de año para adaptar sus publicidades. Este organismo, dependiente del Ministerio de Sanidad, puede incluso solicitar a un juez que ordene a una compañía interrumpir una actividad, como la publicidad de un producto que no cumple con las normas exigidas por la directiva europea. En esa norma se regulan los mensajes que publicitan alimentos con ciertos valores nutricionales (si tienen más grasa, fibra o vitaminas) y con propiedades saludables, como reducir el colesterol o controlar la tensión. El presidente de la AESA, Félix Lobo, explicó que desde hace unos meses está hablando con las compañías que anuncian productos con esteroles vegetales- -los que reducen el colesterol- Sin embargo, como aún no realizan ninguna advertencia en sus publicidades, se ha fijado un plazo hasta final de año para que cambien sus anuncios antes de adoptar otras medidas Y es que la Agencia ya tiene capacidad de cesación, como advirtió Lobo. Hace un año, cuando Burger King anunció la hamburguesa XXL, inclumpliendo un acuerdo con Sanidad, este organismo no tenía capacidad de actuar. Lobo reconoció que Burger King ha mostrado una buena actitud y ha mejorado su estrategia publicitaria.