Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 15 s 12 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA CUNICULTURA ENOS mal que el Gobierno está en todo. Si a usted no le llega el salario para una pularda o un capón, si no es astronauta para alcanzar unas angulas por la estratosfera, si no se puede permitir un besugo, ni un cordero, ni un solomillo; si el marisco le provoca alergia a su cuenta corriente; si le tirita la billetera en el híper y le dan ganas de alzar los brazos ante la caja; si le corta el resuello la subida de la leche, del pan, de los huevos, de la ternera, del aceite, de los pescados y de la fruta, el Gobierno le ofrece una solución sana, ligera, apetecible y barata esta Navidad, cómase un conejo. -Estos socialistas son unos pervertidos. Pervertidos o inadvertidos, lo han dicho con la mayor seriedad. Se necesita un IGNACIO cuajo muy notable para que CAMACHO un alto funcionario de Agricultura salga a dar una rueda de prensa, con la que está cayendo, el día en que el Banco Central Europeo da la voz de alarma sobre los precios, y recomiende con toda formalidad, sin el más mínimo pestañeo y sin cortarse un pelo ante la previsible guasa, que para que no cunda el pánico lo mejor es que los españoles coman conejo por Pascuas. -Vaya manera de santificar las fiestas... Sí, sí, mucho cachondeo, pero eso es lo que hay. Ésta es la receta antiinflacionista de Zapatero. Para eso tiene 636 asesores, más los economistas de Solbes, más los técnicos del MAPA, que no es un término de cartografía, sino las siglas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación. Todos esos cerebros, esos cráneos privilegiados, esa materia gris desparramada por el organigrama del Estado, no tienen mejor solución para la crisis de la cesta de la compra que aconsejar una imaginativa dieta navideña de sustitución Parece de broma. Debería serlo. Pero es real: contra la inflación, el Gobierno de España sugiere el fomento de la cunicultura. ¿Cuniqué? -Eso. Cunicultura. -Oiga, déjese de cochinadas. ¿No nos querrán dar gato por liebre? Desde luego, lo parece. Una salida de este tipo es propia de cómico verderón de revista rancia, de tipo graciosillo de boina y bigote entre vedettes emplumadas con celulitis. Pero corresponde a un secretario general del Ministerio responsable del sector alimentario, y tiene agravante de premeditación, convocatoria previa, folletos y cartelería al uso, con perfecto conocimiento de la circunstancia y oportunidad del caso, aunque quizá no de la polisemia de la frase. Y en una coyuntura especialmente delicada, cuando todo el país se escandaliza ante la crecida sideral de los precios, cuando el alza del IPC dispara el gasto extra de las pensiones compensatorias, cuando la preocupación económica se cuela en el salón de estar de las familias medias españolas. -Oiga, señor presidente, tengo una pregunta para usted. Resulta que no me llega el sueldo, que me asfixia la hipoteca, que tengo que comprar los Reyes de los niños, que la gasolina está por las nubes, que el banco me devuelve los recibos de la luz, que no me queda ni para la jugar a la lotería que no me va a tocar... ¿me puede decir qué pongo en la mesa de Nochebuena? -Pues cómase usted un conejo. Sano, apetecible y barato. -Se hará lo que se pueda, señor presidente, se hará lo que se pueda... M EL ÁNGULO OSCURO EL NEGOCIO DE LA VIDA AS informaciones que diariamente nos suministra ABC nos permiten hacernos una idea del negocio cochambroso que se esconde detrás del aborto. Tras el escándalo de los mataderos barceloneses, ahora le toca el turno a Madrid. Fetos descuartizados y arrojados al contenedor de la basura, informes en blanco con la firma de psiquiatras inescrupulosos, historias clínicas de abortos clandestinos destinadas a la trituradora de papel... Puro estajanovismo al servicio del crimen industrial. Y, detrás de tanta ignominia, una procesión incesante de mujeres demolidas saliendo de los mataderos, expoliadas de la vida a la que prestaban su sustento, huérfanas del hijo que habían concebido, marcadas para siempre por una decisión que no habrían tomado si no las hubiese atosigado la necesidad o el miedo insuperable, perseguidas para siempre por la sombra de un crimen que no habrían cometido si alguien les hubiese hecho saber que no estaban solas, que el hijo que crecía en sus entrañas era valioso y único, que en la supervivencia de ese hijo se cifraba nuestra supervivencia social. La inspección de sanidad de la Comunidad de Madrid ha cerrado algunos de estos mataderos por considerar la exisJUAN MANUEL tencia de un riesgo grave para la salud de DE PRADA las personas Es una medida administrativa loable, pero insuficiente. Pues de lo que se trata no es de cerrar tal o cual matadero porque incumpla tal o cual normativa sanitaria, porque arroje a la basura los cadáveres de esos niños nonatos en lugar de arrojarlos a la incineradora. De lo que se trata es de que ninguna mujer sea empujada a abortar. Y para ello hace falta algo más que un riguroso cumplimiento de la normativa sanitaria. Hace falta que esas mujeres que abortan se tropiecen con el abrazo de una sociedad que las acompaña samaritanamente en su difícil trance, que se compromete en su desdicha, que se compadece de su sufrimiento porque esa vida de la que son portadoras es dueña de un destino inalienable. Hace falta que la tragedia de esas mujeres sea la tragedia de la sociedad entera: hace falta que ellas lo sepan y que cada uno de nosotros lo sepamos. L La herida que el relativismo moral nos ha infligido, bien lo sé, es profunda y no cesa de sangrar. El egoísmo y la cobardía se han aliado con la basura cósmica del feminismo progre para justificar o condescender con tanta bestialidad. Pero quiero pensar que aún hay personas que se rebelan contra lo que consideran un crimen de lesa humanidad. Y quiero pensar que esas personas buenas también se cuentan entre quienes nos representan; quiero pensar que aún existen al frente de nuestras instituciones personas que sienten cómo su conciencia se revuelve ante el espectáculo de tanta vida arrojada al vertedero, que se sienten un poco más muertos cada vez que una de estas vidas nos es arrebatada, cada vez que una de estas vidas no alcanza a cumplirse. Quiero pensar que esas personas existen; sé que existen, porque a veces he hablado con ellas, he compartido con ellas mi inquietud y mi rabia, que son las suyas. Por un momento, mientras me desayunaba las informaciones de ABC sobre el turbio negocio del aborto en los mataderos de Madrid, he pensado que Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón podrían ser dos de esas personas. Y he pensado que quizás ellos también se hayan desayunado esa cochambre; he pensado que tal vez algo se haya revuelto dentro de ellos mientras lo hacían, algo que incumbía al fondo de su humanidad. Y he pensado que acaso, después de sentir cómo el frío helador de la muerte se inmiscuía en su aliento, se han telefoneado y se han dicho: por fin hay una causa en la que podemos emplear nuestros esfuerzos de consuno, por fin hay una causa que nos interpela a ambos y en la que ambos podemos actuar como vanguardia de humanidad. Y he pensado que ambos podrían salir a la palestra para garantizar a cualquier mujer residente en sus respectivas demarcaciones que se haya quedado embarazada un compromiso firme de la sociedad que representan: el compromiso de que esa vida de la que son depositarias alcance su destino, el compromiso de que no habrá necesidad ni miedo que puedan cercenar ese destino. Si se decidieran a asumir ese compromiso, habrían hecho el negocio de su vida. www. juanmanueldeprada. com