Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos VIERNES 14- -12- -2007 ABC Gallardón logra un pacto para el eje Prado- Recoletos al margen de la baronesa El ministro de Cultura exigió que se reunieran sólo los técnicos, factor clave para llegar a un acuerdo JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Parecía imposible, pero el Ayuntamiento y la baronesa Thyssen estarán de acuerdo sobre la versión definitiva del plan de reforma del eje Prado- Recoletos a su paso por el Museo Thyssen. La noticia de un acuerdo entre técnicos de ambas partes sorprendía en la mañana de ayer, cuando el ministro de Cultura, César Antonio Molina, lo anunciaba en el Foro de Nueva Economía. Poco después, era el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, quien en su comparecencia pública confirmaba el arreglo y explicaba los detalles del mismo. El último en pronunciarse fue el Museo que, en un comunicado, confirmó los detalles de la solución adoptada a su petición. El Museo Thyssen tendrá frente a su puerta una acera de 7 metros. Junto a ella, pasará el carril bus sentido Atocha y dos carriles más de tráfico privado también sentido sur. Después viene la zona peatonal en lugar de los dos carriles de subida (lo que la baronesa llamó autopista y que le hizo plantarse y amenazar con llevarse el museo a otro lugar de Madrid) Esos carriles de subida irán por la vera del Hotel Ritz y la Bolsa. Cerca de ellos la vía del autobús sentido Cibeles. La pregunta que todos se hacen es: ¿Ha sido el Ayuntamiento quien ha rectificado su proyecto o el Thyssen quien ha tenido que retomar la senda del diálogo tras un año de silencio que le puso en un camino sin salida? Para valorarlo, conviene adentrarse en los detalles de esta ardua negociación. Después de la amarga polémica por las amenazas de la baronesa, la ciudad veía peligrar uno de sus proyectos fundamentales y desde el Ministerio de Cultura se contemplaba con preocupación la posibilidad de que la milla de oro del arte, verdadera joya de la imagen de Madrid y de España en el mundo, viviera un grave desequilibrio que a nadie podría favorecer. Desde el Ayuntamiento, además, se veía en peligro la reforma, una de las grandes bazas electorales del PP. Así queda el proyecto César Antonio Molina, que consiguió reunir a las partes, con la baronesa y Francesca, la hija del Barón, en octubre pasado Baronesa Carmen Thyssen- Bornemisza Vicepresidenta César Antonio Molina Presidente S. A. R. la Infanta Doña Pilar de Borbón Patrona Dolores Carrión Patrona José Jiménez Carlos Ocaña Sir Norman Patrono Pérez de Tudela Rosenthal Patrono Patrono Francesca de Habsburg Patrona Miguel Blesa de la Parra Patrono ÁNGEL DE ANTONIO PATRONATO DE LA FUNDACIÓN COLECCIÓN THYSSEN- BORNEMISZA ABC Luis ÁlvarezOssorio Álvarez Secretario Guillermo Solana Conservador Jefe Carlos F. de Henestrosa y Argüelles Director Gerente Víctor Pérez Escolano Patrono Miguel Satrústegui Gil- Delgado Patrono Tomás Llorens Serra Patrono emisario. El Thyssen presentó un equipo capitaneado por Carlos Fernandez Henestrosa y Guillermo Solana, (director gerente y conservador jefe del museo, respectivamente) al que se sumó un conjunto de urbanistas, ingenieros, algunos de los cuales ya habían participado en la última negociación, la de septiembre de 2006. En el otro campo, el equipo redactor del proyecto, capitaneado por el arquitecto Juan Miguel Hernández León acompañado también por varios expertos en ingeniería y urbanismo que han colaborado en el plan. La reunión tuvo lugar el pasado 5 de diciembre en un ambiente cordial no ajeno a la tensión. Para empezar, el equipo redactor solicitó al Thyssen que, como ya habían puesto sobre la mesa varias versiones del plan con el resultado que todos conocían, era necesario que el museo fuera en esta ocasión quien A solicitud del museo Radicalmente enfrentadas como estaban las posiciones, el ministro de Cultura mostró su capacidad negociadora al convocar una reunión entre las partes. Pero insistió a todos tajantemente en un extremo, para evitar que la situación se en- El Thyssen acepta ahora la alternativa presentada a sus expertos ya en 2006 venenase: a esa cita sólo podrían asistir personalidades cuyas aportaciones y discusiones fueran del ámbito técnico. Ni la baronesa ni los políticos podrían estar presentes. De hecho, el propio Ministerio envió a uno de sus arquitectos como