Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍA www. abc. es economia VIERNES 14- -12- -2007 ABC La desconfianza se apodera de las Bolsas, que responden con desplomes al BCE y la Fed El Ibex pierde un 2,27 y se mantiene a duras penas en 15.500 puntos tras sufrir la mayor caída desde el mes de septiembre MIGUEL LARRAÑAGA MADRID. El miedo ha vuelto a adueñarse de las Bolsas. Si en la víspera la intervención concertada del BCE y la Fed pareció llevar la calma a los mercados, la lectura ha cambiado radicalmente en sólo veinticuatro horas y las dudas sobre el alcance e intensidad de la crisis han pasado a primer plano. Una vez conocidas las cuentas de resultados de los bancos directamente implicados, el mercado pareció descartar que el subprime se fuera a llevar por delante a alguna entidad relevante. El riesgo pareció acotado al Northern Rock británico y un par de bancos regionales alemanes, pero los grandes podrían salir adelante sin problemas. Sin embargo, ahora la situación es valorada de forma distinta. El subprime más que afectar a las cuentas de las entidades, ha paralizado los mercados financieros mayoristas. El interbancario europeo no es ni sombra de lo que era y no hay forma de colocar una emisión desde el mes de agosto. De hecho, las inmobiliarias españolas confirman que ninguna entidad ha conseguido titulizar una sola hipoteca desde el pasado mes de agosto. No sólo en España, sino en toda Europa. Es una consecuencia práctica de la paralización de los mercados mayoristas. Las entidades no encuentran facilidades para financiar las hipotecas que conceden. Pero no sólo son las hipotecas. Las operaciones corporativas son a día de hoy misión imposible. A nadie se le ocurriría en este momento una operación a gran escala pendiente de ser financiada con apelación al mercado. En definitiva, el aceite que engrasa la economía escasea y el motor corre grave riesgo de rotura. Y la situación se agrava por cuestiones como el rebrote inflacionista, la fortaleza del euro o la escalada del precio del petróleo. Así lo han visto ayer los inversores y las ventas arreciaron en las Bolsas. A primera hora fue Tokio la que dio la voz de alarma con una caída del 2,48 y desde el comienzo de la jornada, los parqués europeos no hicieron otra cosa que caer con fuerza completando una de las peores sesiones del año y, en el caso del Ibex, la mayor caída desde el mes de septiembre. Primero se perforó a la baja la barrera de los 15.600 puntos y tras un periodo en el que pareció encontrar en este nivel una cierta resistencia, al final de la sesión volvieron a arreciar las ventas, hasta llevar al selectivo hasta los 15.499 puntos. Una caída del 2,27 y la sensación de que la desconfianza se ha adueñado de la operativa. Los inversores se cebaron con los de siempre. Constructoras e inmobiliarias aparecen destacados en la clasificación de los valores más bajistas, en la que se intercalan títulos que habían experimentado fuertes revalorizaciones en los últimos tiempos, como Gamesa o Inditex. Complementariamente, los bancos también fueron objetivo preferente de la oleada de ventas y Telefónica se vio arrastrada por la caída general. Fuentes del mercado subrayaron que, además de la incertidumbre, hay que tener en cuenta que los inversores no quieren arriesgar las ganancias obtenidas en un año difícil y al menor signo de alarma deshacen sus posiciones a la espera de mejores coyunturas No fueron mucho mejor las cosas en el resto de mercados europeos y el principal índice del mercado británico, el habitualmente estable Financial Times 100 retrocedió un 2,98 mientras el CAC parisino bajaba un 2,65 El Dax de Fráncfort resistió algo mejor y limitó la caída al 1,83 Por su parte, la Bolsa neoyorkina pareció comportarse LAS BOLSAS EN EL ÚLTIMO MES Ibex 35 15.870 15.780 15.690 15.600 15.510 15.420 15.330 15.315,60 Mínimo Nov. Dic. 15.890,500 Máximo Eurostoxx 50 4.470 4.420 4.370 4.320 4.270 4.220 4.170 4.195,580 Mínimo 4.469,470 Máximo Nov. Dic. FTSE 100 6.560 6.480 6.400 6.320 6.240 6.160 6.080 6.070,900 Mínimo Nov. Dic. 6.565,400 Máximo Dax 8.070 7.980 7.890 7.800 7.710 7.620 7.530 7.511,970 Mínimo Nov. Dic. 8.076,120 Máximo No arriesgar las ganancias Paralización del mercado La intervención concertada añade dudas a los inversores sobre la gravedad de la situación de forma algo más estable, y aunque estuvo orientada en todo momento hacia las pérdidas, finalmente, se dio la vuelta y terminó con un ligero alza del 0,33 añadiendo si cabe más incertidumbre. Analistas consultados por ABC subrayaron que la situación es de tensión porque en realidad el mercado se enfrenta al- ABC go inédito como es la práctica paralización del mercado financiero mayorista. Crisis económicas y bursátiles hemos afrontado muchas y de muchos tipos, pero no hay referencias para una situación de este tipo Toda la información de mercados en http: abc. hoyinversion. com Fernando Fernández MIEDO A UNA RECESIÓN L a extraordinaria actuación de los cinco principales bancos centrales del mundo no ha producido los resultados esperados. Lejos de calmar los ánimos ha provocado una caída generalizada en las Bolsas. Era una posibilidad no deseada pero no descartable, porque los banqueros centrales han demostrado nerviosismo y evidenciado el miedo a una crisis sistémica que se lleve por delante el crecimiento de los países industrializados. No es tanto el miedo a que haya alguna institución en dificultades, lo que no tendría por qué ser dramático ni sorprendente, pues ésta sería la primera gran crisis financiera que no se lleva por delante a un país o un gran banco. Sino que esto va para largo y en ese nuevo escenario las previsiones de crecimiento de beneficios empresariales ya no son realistas. Me temo que a los mercados financieros les pasó ayer como al presupuesto español, que de un día para otro el 3,3 resultaba simplemente increíble. Los mercados andaban laterales, sin tendencia, aburridos y oportunistas. Esperaban un evento, un acontecimiento inesperado que les confirmase la dirección de los vientos. Y ese acontecimiento puede haber sido la intervención de los banqueros centrales. Porque los inversores ha leído que existe riesgo sistémico y que las autoridades no saben muy bien qué hacer para atajarlo, salvo inyectar dinero a mansalva para asegurar que se cumplen los contratos. Y eso sí que provoca inseguridad. Sobre todo a la hora de cerrar balances, cuando los auditores se acuerdan de Arthur Andersen y las nuevas normas contables obligan a hacer mark to market. No sé si habrá pinchado la burbuja del crédito fácil y si su explosión tendrá efectos duraderos o transitorios, pero esto tiene mala pin- ta. Porque ya se habla abiertamente de recesión en Estados Unidos. Y porque la inflación que se creía olvidada cabalga con fuerza de la mano no solo del petróleo sino de los alimentos, era cuestión de tiempo que los chinos quisieran mejorar su dieta, y también de las inyecciones de liquidez extraordinarias. Se olvida con demasiada frecuencia que los banqueros centrales se lo piensan dos veces no sólo para fastidiar y purgar algunos excesos evitando el llamado riesgo moral, sino porque decisiones como la de ayer generan inflación a medio plazo. El fantasma del estancamiento con inflación pudo reaparecer en los mercados de activos. Y su sombra es más poderosa que la de Santa Claus, aunque sea Navidad.