Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14 s 12 s 2007 INTERNACIONAL 39 Al Qaida pone en solfa el proyecto de reconciliación de Buteflika Polémica sobre la política antiterrorista del presidente al saberse que un kamikaze era uno de los 2.500 presos liberados LUIS DE VEGA ENVIADO ESPECIAL ARGEL. El primero de los dos kamikazes que hicieron estallar sus vehículos con bombas el martes ante la sede del Tribunal Supremo y las oficinas de Naciones Unidas en Argel, había salido el año pasado de la cárcel, donde había pasado unos meses acusado por terrorismo. Fue puesto en libertad gracias a la política de reconciliación nacional del presidente Abdelaziz Buteflika, que ha sacado a la calle a más de 2.500 presos. Larbi Charef, como se llamaba ese suicida, no es el único que, tras beneficiarse de esa amnistía, regresó a las filas de Al Qaida. Otros ya han vuelto a ser detenidos y puestos de nuevo ante la Justicia. La política de reconciliación seguirá y hay que empujarla asegura a ABC el politólogo especializado en el mundo árabe Henri Clement Moore, de la Universidad de Texas (Estados Unidos) No es la primera vez que hay atentados horribles como éstos No todos van por ahí poniendo bombas añade refiriéndose al diálogo de las autoridades con algunos terroristas dispuestos a colaborar. Pero, frente a ese empuje que considera necesario el profesor estadounidense, Fatima Halaïmia, coordinadora dentro de la Organización Nacional de Víctimas del Terrorismo (ONVTAD) levanta su voz airada. Muchas familias nos hemos quedado fuera de esa política de reconciliación y nuestros procesos permanecen olvidados por la Justicia Buteflika ha hecho de la Carta por la Paz y la Reconciliación Nacional, aprobada en referéndum en septiembre de 2005, uno de los pilares de su política. De esta forma quiere cerrar definitivamente los negrísimos años que han mantenido sumido al país en una guerra casi ininterrumpida desde principios de la década de los noventa. Pero, como reclama Halaïmia, no se puede dar carpetazo a los más de 150.000 muertos así como así. eso, hay que readaptar el discurso y, quién sabe, lo mismo con quien tiene que negociar Buteflika es con Bin Laden o con (su segundo) Al Zawahiri propone. A pesar de todo, el Gobierno trata estos días de cerrar filas en torno al proyecto del jefe del Estado, aunque el propio ministro del Interior, Nuredine Yazid Zerhouni, haya reconocido que el Tribunal Supremo era un objetivo buscado por los terroristas desde hace meses y no han sido capaces de evitar los ataques. Al Qaida ha demostrado de esta forma que está más fuerte de lo que las autoridades han hecho pensar. La del martes es la segunda vez en ocho meses que los yihadistas ponen en entredicho la seguridad de la capital. Sin esa seguridad Buteflika no podrá redondear sus deseos de dar un empuje a las infraestructuras del país, cuyo desarrollo depende de manera directa de una colaboración internacional que puede fácilmente echarse atrás si, como muchos argelinos temen, los grandes atentados continúan. Esto, sin embargo, no es posible que nos lleve otra vez a la situación de los años noventa asegura Ihsan El Kadi. Hoy en Argelia la vida es más normal que entonces Esta política de reconciliación es válida para la guerrilla que sembró el terror en los años noventa, pero no para la nueva gente reclutada por los salafistas los que están atentando ahora, explica el analista político Ihsan El Kadi. Frente a los elementos del Grupo Islámico Armado (GIA) que luchó por recuperar el poder cuando el Ejército no les permitió gobernar en 1991 y para que liberaran a presos de las cárceles, esta nueva hornada de terroristas piensa más en Al Qaida, en Irak y en la cruzada contra Occidente Por Inútil con los salafistas El Polisario insiste en una posible vuelta a las armas ante su XII Congreso L. DE VEGA ARGEL. Lucha generalizada para imponer la soberanía y la independencia total Con este lema se abre hoy el XII Congreso del Frente Polisario en Tifariti (Sahara Occidental) Para ganar la paz hay que estar listos para hacer la guerra ha declarado Mohamed Beissat, responsable del Polisario en Argel, en declaraciones a Reuters. Salah Khatri, un saharaui asentado en Francia, es de las pocas voces que reclama, desde distintos foros de internet, una mayor democratización de del Polisario, incapaz de resolver los problemas e inmóvil desde hace dos décadas. El 7 de enero Rabat y los saharauis volverán a verse las caras por tercera vez desde mayo en Manhasset (EE. UU. No hay sin embargo avances. Marruecos trata de imponer su plan de autonomía y el Polisario se niega a debatirlo porque niega una posible independencia. Marruecos además ha protestado ante la ONU por la celebración del Congreso en Tifariti, situada en lo que el Polisario conoce como territorios liberados es decir, la parte del Sahara que no ocupa el reino alauí aunque lo reclama.