Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 14- -12- -2007 Chávez intentó financiar ilegalmente la campaña electoral de Cristina Fernández 35 La candidatura de González se encalla E. S. CORRESPONSAL BRUSELAS. La candidatura de Felipe González a la Presidencia del Comité de Sabios que debe diseñar el futuro de Europa parece haber encallado. Según fuentes del Partido Popular Europeo, no menos de media docena de delegados de los países miembros se han manifestado en contra de González, al que consideran poco contemporáneo en alusión a que hace ya doce años que no ejerce responsabilidades políticas. Además, los populares han analizado que la emergencia de esta candidatura podría ser interpretada en relación con la proximidad de las elecciones generales en España. La candidatura de González fue mencionada por primera vez en el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores del pasado lunes y es el primer nombre que surge para hacerse cargo de este comité. Fuentes parlamentarias indicaron también que, incluso en el seno socialista, no había sido bien vito que se propusiera un candidato sin haber consultado antes con los diputados. Un camino lleno de obstáculos Gran Bretaña es ahora la gran incógnita para saber si el nuevo Tratado reformado llegará a entrar en vigor, pero no faltan otros Estados miembros que podrían dar sorpresas en el proceso de ratificación POR ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. Cuando se negociaba en Roma en 1956 el Tratado que fundó lo que hoy es la Unión Europea, el delegado británico que había asistido a todas las deliberaciones envió una nota que ha pasado a la historia por su poca perspicacia: Si llegan a un acuerdo- -decía en suma- el Tratado no se firmará. Y si se firma, no será ratificado. Y si es ratificado, no entrará en vigor, y si entrase en vigor, será un fracaso Aunque Gran Bretaña es miembro ahora de esa Unión Europea, parece que aquel telegrama sigue estando grabado en la mente de los políticos británicos, decididos a no dejarse nunca disolver en la masa del continente. El gesto de Gordon Brown ha sido, en efecto, la señal que marca en estos momentos el mayor peligro para el Tratado de Lisboa, firmado con gran pompa, pero cuyo destino vuelve a estar en el proceso de ratificaciones. En el caso del Tratado Constitucional, el pinchazo se produjo en Francia y Holanda, dos de los países fundadores, pero todo el mundo sabía que el auténtico escollo estaría en el Reino Unido, donde el entonces primer ministro Tony Blair había prome- Sarkozy y Rodríguez Zapatero se abrazan antes de la firma del Tratado de Lisboa tido convocar un referéndum como medio para presionar a sus socios en Bruselas. Hoy Francia ha descartado ya una ratificación fuera del Parlamento. Dinamarca, que es un país que en estas cosas a veces parece más británico que continental, acaba de anunciar que tampoco hará referéndum. Portugal no lo ha decidido, porque el Gobierno de José Sócrates pasa por momentos de poca popularidad en política interna, aunque sería muy extraño que los portugueses arruinasen un tratado que lleva el nombre de Lisboa. En Irlanda ya han rechazado otros tratados (el de Niza, por ejemplo) pero también saben lo que es votar una segunda vez para enmendarlo. Polonia, sin embargo, ha cambiado de bando con la caída del Gobierno Kaczynski y ha vuelto a las filas de los europeístas, así que no es de esperar tampoco reticencias por parte de un país que ha tomado el relevo de España como el más beneficiado por las inversiones europeas. En cuanto a Bélgica, sometida a una crisis política sin precedentes- -más de seis meses sin Gobierno- -el primer ministro en funciones, Guy Verhofstadt, estaba encantado de firmar como encargado en funciones, ya que los parlamentos que tienen que ratificarlo ¡siete! sí están constituidos y funcionan con normalidad, si lo REUTERS lugar la comida oficial. En una de sus salas unió su firma a la del resto de los jefes de Estado y Gobierno, en presencia de José Sócrates, José Manuel Durão Barroso y Hans- Gert Pöttering, presidente del Parlamento Europeo. Cuando llegó, muchos de los participantes, como la canciller alemana Angela Merkel, ya habían abandonado el local. ABC. es Vídeo de la firma del Tratado Europeo en Lisboa en abc. es internacional Francia ha descartado una ratificación fuera del Parlamento para evitar una repetición de la última crisis que está pasando en Bélgica se puede considerar normalidad. Queda algún rescoldo de veleidades antifederalistas en Eslovaquia o en algún rincón de la República Checa, pero es poco probable que se pudieran encarar con un vecino tan poderoso como Alemania, cuya canciller, Angela Merkel, ha puesto toda su influencia en la sartén en la que se ha cocinado este nuevo Tratado de reforma. El caso británico, sin embargo, va a darle fuertes dolores de cabeza a Brown y de paso a los demás europeos. Es poco probable que este gesto de descortesía en Lisboa haya aplacado a todos los euroescépticos que hacen campaña por que haya un referéndum en el Reino Unido. Y si consigue evitar la consulta como ha dicho, no está claro que todos los diputados laboristas le sigan, porque la oposición ya prepara su negativa.