Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES Liga de Campeones s Sexta jornada JUEVES 13 s 12 s 2007 ABC Kanouté, en el nombre de Alá Creyente islámico, hacedor de milagros con los pobres, la última acción del delantero ha sido adquirir una mezquita de Sevilla por 510.860 euros para que musulmanes sin recursos no pierdan su sede POR TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN En su país es un dios solidario. Un Alá de los pobres. Frederik Kanouté construye en la localidad de N gabacoro Droit el Pueblo de los Niños un proyecto para alimentar y educar a chavales abandonados, en el que ha invertido cerca de un millón de euros. Un icono popular que ahora se ha potenciado entre los musulmanes residentes en España. El delantero del Sevilla ha comprado los locales donde se encuentra la Mezquita de la Plaza Ponce de León, en la capital andaluza, con el fin de evitar su desaparición. Devoto musulmán, estricto con el Ramadán y la disciplina de su religión, Kanouté ha demostrado una vez más que sus rezos no son de boquilla. Ha pagado 510.860 euros para que muchos creyentes de Argelia, Senegal y otros países no se queden sin mezquita. Amado su apellido traducido en lengua Kansongué, se convirtió tardíamente al islamismo. Encontró a Alá a los veinte años. Busqué la igualdad de los hombres ante Dios y el Islam contesta a todas mis preguntas Sus ideas las transforma en hechos. La Comunidad Islámica en España no tenía recursos para continuar en esos locales de la capital hispalense y llamó a su puerta en busca de una última oportunidad. Frederik respondió como esperaban. Si no es por Kanouté, no tendríamos templo Goleador del Sevilla desde el año 2005, es uno de los muchos futbolistas musulmanes de la Liga española y uno de los pioneros en compaginar Ramadán y competición en nuestro fútbol. Su forma de trabajar para cumplir el ayuno religioso sin descender de rendimiento ha sido la referencia para los otros tres creyentes islámicos incorporados este verano a la entidad: Koné, Keita y Boulahrouz. Los cuatro fueron exi- Musulmanes en la Liga Keita (Sevilla) Originario de Malí, ha seguido a rajatabla el Ramadán en su equipo. Koné (Sevilla) Nacido en Costa de Marfil. Todos se levantaban a las cinco de la mañana para comer antes de los entrenamientos. Kanouté (Sevilla) También originario de Malí. El líder de esta disciplina religiosa musulmana en el equipo hispalense. Boulahrouz (Sevilla) De origen marroquí. Touré (Barcelona) Nacido en Costa de Marfil, nada más llegar a España advirtió: Soy musulmán, como Abidal Abidal (Barcelona) Originario de Martinica. Kekounam (Osasuna) El iraní manifestó a ABC en una entrevista que nunca jugaré contra un club israelí Diarra (Real Madrid) Nacido en Malí. Se justificó su flojo rendimiento por cumplir escrupulosamente el Ramadán. Moha (Español) Marroquí. Fachada de la Mezquita de la Plaza Ponce de León, ahora propiedad de Kanouté ROCIO RUZ Luis Fabiano rescata a un Sevilla adormecido Entró en la segunda parte para cerrar el primer puesto en el grupo y evitar a los cocos en el sorteo de octavos JULIÁN ÁVILA Cumplió el Sevilla en una segunda parte seria y resolutiva. Ganó al Slavia con más apuros de los previstos, se aseguró el primer puesto del grupo y evitará a los cocos europeos en el sorteo del próximo día 21. Los andaluces sólo fueron superiores a su rival cuando su entrenador decidió poner en el campo a los mejores. La entrada de Luis Fabiano fue determinante para resolver un partido espeso y trabado. La parte más descafeinada de la Liga de Campeones se corrobora en partidos como el de anoche. El Sevilla estaba clasificado para la ronda de octavos y su aliciente consistía en mantener el primer puesto, mientras que el Slavia afrontaba el partido con el billete de la UEFA en el bolsillo. En la retina de los aficionados aún perduran aquellas vibrantes eliminatorias a doble partido sin cabezas de serie ni otro tipo de milongas ideadas por los nuevos mandatarios de la UEFA con el único objetivo de estirar la competición para hacer caja. Resulta casi imposible motivar a dos equipos que se juegan muy poco. Slavia Praga Sevilla 0 3 La primera parte fue un bodrio impropio de equipos que juegan en la elite europea. Sevilla y Slavia jugaron andando, sin velocidad en las acciones con el balón y muy parados en los movimientos estratégicos o de desmarque. Líder para otros jugadores gentes en vivir su religión y jugar al más alto nivel. El endocrino Antonio Escribano y los preparadores físicos Ramón Orellana y Marcos Álvarez planificaron en el Ramadán- -septiembre y octubre- -una alimentación que aumentó cuantitativamente y basaba su efectividad en un desayuno potente y madrugador que diera fuerzas para afrontar el entrenamiento matutino. Desayunaron antes de la madrugada y fueron disciplinados Igual de estrictos con su confesión han sido Diarra, Touré y Abidal. Diarra, conocido por sus rezos previos a los partidos, soportó críticas en octubre por su presunto bajón de rendimiento al aplicar a rajatabla el Ramadán. Realizó una dieta especial, con horarios similares a los del Sevilla. Touré definió este sentimiento al aterrizar en el Nou Camp: Soy musulmán, como Abidal, y tratamos de compatibilizar el fútbol con el Islam Kanouté abrió un camino. También es líder en solidaridad. Un bodrio de primera parte Slavia Praga (4- 4- 1- 1) Vaniak; Krajick, Brabe, Suchy, Hubacek; Smicer (Jablonsky, m. 46) Belaid, Tavares, Pudil (Gaucho, m. 74) Volesak (Necid, m. 54) e Ivana. Sevilla (4- 4- 2) De Sanctis; Dani Alves, Lolo, Mosquera, Dragutinovic; Jesús Navas, Renato (Maresca, m. 64) Marti, Diego Capel; Koné (Luis Fabiano, m. 58) y Kanouté (Duda, m. 70) Árbitro V. Kassai (Hungría. Mostró cartulina amarilla a Dragutinovic y Krajick. Goles 0- 1, m. 66: Luis Fabiano. 0- 2, m. 68: Kanouté. 0- 3, m. 86: Dani Alves. Pionero en compaginar Ramadán y fútbol, el sevillista invirtió un millón de euros en el Pueblo de los Niños Algo deben hacer en la cúpula de la UEFA para evitar estas situaciones soporíferas, que no contribuyen al espectáculo y que sí colapsan un calendario ya saturado. Obligan a los entrenadores a tomar decisiones absurdas, como por ejemplo llevar a Luis Fabiano, el máximo goleador del Sevilla, y dejarlo en el banquillo de entrada cuando parece más lógico todo lo contrario. Resuelve primero y da descanso después. Los locales estuvieron desastrosos y no dieron una a derechas. Concedieron más pases al contrario que a sus propios compañeros. Pese a todo se marcharon al descanso con la portería a cero, lo que viene a corroborar el flojo partido de los andaluces en ataque. De la primera parte sólo es rescatable un cabezazo de Kanouté, a un centro desde el costado izquierdo, y un disparo al palo del delantero checo Ivana, a raíz de un error de Martí. En la caseta los jugadores supieron que el Arsenal ganaba y que peligraba el primer puesto. El equipo salió con otro aire al campo y Kanouté dispuso de una triple ocasión para marcar. Se salvó el Slavia de milagro. Jiménez movió el banquillo y entró Luis Fabiano. Por entonces el Sevilla era el dueño y señor del partido. Y se impuso la lógica. El pichichi sevillista acertó en el primer balón que cazó dentro del área del Slavia. Dos minutos más tarde apareció Kanouté para unirse a la fiesta. Cerró el partido Dani Alves en una contra de libro.