Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL JUEVES 13 s 12 s 2007 ABC Alfonso Rojo Moscú ordena el cierre de las sedes regionales del British Council en Rusia La medida coloca las relaciones con Londres en el peor momento desde la guerra fría RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Parece como si ante la proximidad de las elecciones presidenciales los dirigentes rusos compitieran entre si para ver quién muestra mayor fobia hacia Occidente, tal vez con el objetivo de ganarse el favor del próximo equipo que acceda al Kremlin o, al contrario, con la intención de ponérselo difícil al futuro jefe del Estado. El mismo día en el que ha entrado en vigor la suspensión del Tratado de Fuerzas Convencionales en Europa (FACE) Rusia ha ordenado el cierre de las sedes regionales del British Council, una institución dedicada a promover la cultura británica en el mundo. La medida se hará efectiva nada más comenzar el nuevo año y sitúa las relaciones entre Moscú y Londres en su peor momento desde el final de la guerra fría El desencadenante de esta preocupante escalada de confrontación fue el asesinato del ex agente secreto ruso, Alexánder Litvinenko, en noviembre del año pasado. Litvinenko murió en Londres debido a una dosis de Polonio- 210, altamente radiactivo, que le fue suministrada en una taza de té. El sospechoso de aquel crimen, el también ex agente de los servicios de inteligencia rusos, Andréi Lugovói, acaba de ser elegido diputado del Parlamento ruso. Debido a la falta de una base legal que regule la actividad del British Council en la Federación Rusa, la parte británica EL FIASCO DE KOSOVO o es un error. Se trata de la mayor cagada perpetrada en las últimas décadas, por los opulentos y adormecidos países de la UE. Y la vamos a realizar al alimón. Es sólo cuestión de meses, porque EE. UU. ha dado ya su bendición a la segregación de la provincia serbia de Kosovo y los europeos hemos subido al carro. No voy a apelar a la Historia, ni a recordar que Kosovo es la cuna de la nación serbia, o el escenario de su más trágica y gloriosa batalla frente a los turcos. O que los serbios, a diferencia de otros, plantaron cara a los nazis y eran clara mayoría en la provincia hace sólo 50 años. En política, todo es reversible y nada es inmutable. Incluso es posible que en el corazón de Europa nazca un nuevo estado. Lo que no quiere decir, que eso sea bueno. Es evidente y desde hace mucho, que los kosovares de origen albanés y de origen serbio son incapaces de convivir en paz. Los cambios demográficos, las rencillas pasadas, los errores de Milósevic y el fanatismo convirtieron la provincia en un polvorín. Hizo bien EE. UU. cuando arrastró a los europeos a una guerra contra Serbia y se pueden disculpar las mentiras y manipulaciones que urdió la Casa Blanca. Pero el momento es distinto. Si se trata de proteger minorías amenazadas, a quien habrá que cuidar es a los serbios de Mitrovica y de las comarcas del nordeste, que tendrán que emprender el camino del exilio y hacerse refugiados, como ya lo han hecho los que residían en Pec, Pristina o Sarajevo. La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, afirma ufana que el caso de Kosovo demuestra que es posible hallar una solución por vías políticas, utilizando el diálogo y con la UE como testigo Y el ministro Moratinos replica que no hay ningún elemento en el caso de Kosovo que se pueda comparar con las reivindicaciones soberanistas que algunos hacen en España Todo muy bien, pero en lugar de prestar oídos a las sombrías advertencias que nos hace Rusia, nuestro Gobierno se suma a la gran cagada. N Vladímir Putin en una conferencia que ofreció en la Cámara de Comercio de Moscú ha sido informada de la suspensión, a partir del 1 de enero de 2008, del funcionamiento de sus sedes regionales en Rusia declaró ayer Mijaíl Kaminin, portavoz del Ministerio de Exteriores ruso. Según sus palabras, el organismo británico cometió infracciones de la legislación financiera y tributaria además de violar otras normativas Kaminin se refirió a la utilización de las oficinas de los consulados del Reino Unido en Rusia, lo que según él incumple la Convención de Viena. El diplomático precisó que la prohibición no afectará a la sede central del British Council en Moscú y se mantendrá mientras no se concluya un acuerdo bilateral al respecto. Desde Londres, el Foreign Office negó que el British Council hubiera infringido de ninguna manera la legalidad rusa o internacional. La institución británica inició su andadura en Rusia a tenor de un acuerdo cultural de 1994. Tras la apertura de la sede de Moscú se pusieron después en funcionamiento otros 14 centros a través de todo el país. La Inspección de Hacienda rusa ordenó hace REUTERS Un crimen oscuro Rechazo británico tres años un registro en los locales moscovitas del British Council. El acoso se intensificó tras la crisis diplomática de julio, cuando Londres expulsó a cuatro miembros de la Embajada rusa en el Reino Unido en represalia por la negativa de la Fiscalía General rusa a extraditar a Lugovói, a quien la Justicia británica considera autor material de la muerte de Litvinenko. Moscú deportó a otros cuatro diplomáticos británicos, suspendió la tramitación de visados a funcionarios del Reino Unido y congeló la cooperación antiterrorista. La Haya condena a 33 años al ex general que dirigió el asedio a Sarajevo SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. El Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia condenó ayer a 33 años de cárcel al ex general serbobosnio Dragomir Milósevic, por su responsabilidad en el feroz asedio de Sarajevo por parte de las tropas serbias (1992- 1995) El tribunal lo reconoció culpable de terror, crímenes de guerra, homicidio y crímenes contra la humanidad Milósevic, que se entregó voluntariamente al TPI en 2004, fue desde agosto de 1994 hasta el final de la guerra, en noviembre de 1995, comandante del cuerpo del Ejército serbobosnio de Sarajevo- Romanija, responsable del asedio de la capital bosnia (1992- 95) que causó 12.000 muertos, 1.500 niños. Por ello y si se tiene en cuenta la brutalidad del mando y de las tropas serbias, 33 años de cárcel es una pena benévola. El juez Patrick Robinson dijo que las pruebas demuestran la terrible historia del asedio y bombardeos que se intensificaron bajo el mando de Milósevic. Entre los crímenes que se le imputaron, se incluye el bombardeo al mercado Markale de Sarajevo el 28 de agosto de 1995, en el que murieron 43 civiles. Milósevic dijo no sentirse responsable porque para el mando serbio, Sarajevo era un objetivo militar. Su antecesor en el cargo, Stanislav Galic, fue condenado a 20 años de cárcel en 2003, sentencia revocada en 2006 tras la apelación de la Fiscalía y aumentada a cadena perpetua. A Milósevic le puede esperar la misma suerte. Dragomir Milósevic REUTERS