Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 13 s 12 s 2007 Al Qaida siembra de cadáveres Argel INTERNACIONAL 35 Al Qaida burló la seguridad con un kamikaze de 64 años en un camión El otro terrorista de Argel, de 30 años, también era un maquis de la montaña LUIS DE VEGA ENVIADO ESPECIAL ARGEL. Los dos kamikazes de Al Qaida que hicieron estallar sus vehículos bomba el martes en Argel eran maquis salidos de las montañas, donde habitualmente se enfrentan los terroristas a las Fuerzas de Seguridad. Rabah Bechal logró, gracias a sus 64 años, pasar inadvertido los controles policiales que salpican las principales calles de la ciudad, al volante de un camión cisterna forrado de explosivos, según datos de las Fuerzas de Seguridad y de personas que lo conocían contactados por el diario Liberté Así llegó ante los edificios de Naciones Unidas en el barrio de Hydra, donde se produjeron los daños más importantes. Bechal, originario de la localidad de Reghaia, una treintena de kilómetros al este de la capital, permanecía con los maquis desde 1996 sin cumplir el rol de combatiente. Debía dedicarse a tareas logísticas. No era alguien importante explican en la redacción este periódico bien conectado en asuntos de terrorismo. Luna Roja y agentes de Policía se arremolinan en la tarde del miércoles en la estrecha calle del barrio de Hydra, donde todavía quedan muchas toneladas de cascotes por remover de las oficinas de la ONU. La lluvia cesa poco antes de las cinco de la tarde, y en minutos el polvo se vuelve a adueñar de la escena. Algunos de los miembros de los equipos de rescate vuelven a colocarse sus mascarillas. Los que están más cerca de la pala desaparecen entre la penumbra de la tarde y la nube blanca que tiñe los uniformes oscuros, las fachadas, el asfalto y lo que cuesta reconocer como la carrocería de algunos vehículos retorcidos. Las paredes están salpicadas por miles de perdigonazos de la metralla. Con la llegada de la noche se enciende una torre de focos y todos continúan como autómatas las tareas de búsqueda. A una treintena de metros varias decenas de curiosos y vecinos del barrio observan el ir y venir de la gente entre las vallas que cortan el paso. Vamos a acabar como antes. ¿Usted lo sabe? afirma una mujer a este periodista. Como antes, como en los años noventa, cuando había muchos muertos a diario Quizás esta señora lo sepa bien, pero algunos de los adolescentes que la escuchan no. Y ése es el temor de una generación de argelinos que, ya perdiendo su juventud durante la guerra de la década pasada, no quiere ni pensar en que estos niños, que no saben ni siquiera lo que es un toque de queda, acaben reviviendo aquello si a Al Qaida le sale bien el órdago. Unos minutos antes que Bechal se había inmolado ante la sede del Tribunal Supremo con su coche bomba Larbi Charef, un ex delincuente de 30 años procedente de un barrio deprimido de Argel. Había estado encarcelado unos meses acusado de terrorismo entre 2005 y 2006, pero cuando quedó en libertad subió al monte, con las células del Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC) llamado ahora Al Qaida del Magreb. Tampoco él era, según las fuentes de Liberté alguien relevante. Entre ambos, sin embargo, han causado una matanza de decenas de muertos con la que han recordado que los terroristas mantienen sus intenciones de seguir golpeando la capital, su objetivo más preciado. Argel recuerda a Bagdad El editorial del diario El Watan uno de los más leídos del país, describe así en la situación que se vive tras estos dos atentados. Decenas de bomberos, miembros de la Media Un ex delincuente Imágenes de los suicidas que causaron las explosiones en Argel, tomadas de la web de Al Qaida a las otras ante la falta de noticias sobre los desaparecidos. La situación sobre el terreno es muy confusa e incierta asegura en Nueva York la portavoz de la ONU, Marie Okabe. El martes Okabe habló de once muertos entre funcionarios y contratados de la organización, frente a los nueve cuerpos identificados del miércoles, a los que hay que sumar un número desaparecidos Pero este baile de cifras va AFP Confuso e incierto Esa misma sensación tiene María Jesús Valdés, segunda de a bordo en la Oficina Comercial de España que, a sólo unos metros de la ONU, trata de reponerse de los daños sufridos por la onda expansiva. Hasta donde se desarrollan las tareas de búsqueda de víctimas sólo dejan acceder a algunas personas, casi todas mujeres, que llevan colgada del cuello sus acreditaciones de Naciones Unidas. Unas se consuelan más allá en el caso de la disputa abierta desde el martes entre el Ministerio del Interior y algunos medios de comunicación que citan fuentes de los servicios de rescate y el Ministerio de Sanidad. Según cifras oficiales, el balance es de 31 muertos, que para El Watan son 72, y para la agencia France Presse, 67. Hemos comprobado hospital por hospital y muerto por muerto asegura Mounir Boudjema, jefe de la redacción de Liberté otro importante diario, que cita los datos oficiales y los de la agencia francesa, pero está convencido de que al Gobierno no le interesa ahora disminuir el número de muertos. La mayoría de los diarios se han aferrado a los datos oficiales. ABC. es Vídeo sobre las labores de desescombro en la sede de la ONU en Argel, en abc. es internacional