Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional JUEVES 13- -12- -2007 ABC Soldados libaneses contemplan varios coches en llamas, nada más producirse el atentado contra el general François Al Hajj, candidato a jefe de las Fuerzas Armadas REUTERS Un atentado en Beirut acaba con la vida del general cristiano que iba a dirigir el Ejército Los 35 kilos de explosivos volatilizaron el coche y lanzaron el cuerpo a cien metros s Murió también su guardaespaldas LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. Cuando las fuerzas irreconciliables del laberinto político libanés parecían ponerse por fin de acuerdo para nombrar presidente a un militar, la mano negra que activa los coches bomba en Beirut se ponía ayer en marcha de nuevo para matar, por vez primera, a un uniformado. Un BMW cargado con 35 kilos de explosivos segaba a las siete de la mañana la vida del general de brigada cristiano François Al Hajj, llamado a ser el próximo comandante en jefe del Ejército, en una clara demostración de fuerza y de amenaza contra esa institución. La única neutral, respetada y capaz de mantener la unidad y la tambaleante estabilidad del país, más allá de partidismos cainitas e injerencias extranjeras. La deflagración también mató al escolta y chófer del vehículo- -podía haber varios muertos más y diez heridos, sin confirmar- un GMC que quedó reducido a un ovillo de hierros retorcidos tras saltar a un centenar de metros del lugar donde reventó. La calculada explosión golpeaba de lleno en el corazón de las Fuerzas Armadas libanesas, llevándose por delante a un oficial considerado un héroe. Al Hajj había sido el hombre que mandó el histórico despliegue del Ejército libanés al sur del Litani tras la guerra de 2006 entre Israel e Hizbolá, y también quien dirigió la exitosa operación contra los yihadistas de Fatah al Islam en el campo de refugiados de Nahr al Bared la pasada primavera. En atención a ese perfil, no faltaron ayer las voces que sugirieron que aquella batalla podría estar en el origen del asesinato del militar, devenido en objetivo de las venganzas de Al Qaida. Sin ir más lejos, el influyente patriarca cristiano maronita, Nsralá Sfeir, se preguntó si son las victorias (militares) del general Hajj las que están detrás de su muerte Pero, ante todo, en las últimas semanas la figura del general había cobrado relevancia pública como símbolo de futuro, en la medida en que su nombre aparecía como favorito a convertirse en el jefe del Ejército si su actual titular, Michel Suleiman, llegaba a ser elegido presidente. En este contexto, su asesinato representaba ayer un terremoto en medio de las convulsas negociaciones, envenenadas desde hace días, entre el bloque pro occidental que sostiene al Gobierno y la oposición pro siria encabezada por Hizbolá para sentar un candidato de consenso en el sillón presidencial, vacío desde que el 24 de noviembre expiró el mandato de Emile Lahoud. Y tras ocho intentos fallidos de abrir la sesión parlamentaria prevista a tal efecto, la última de ellas señalada precisamente para ayer, pero que ya había sido pospuesta hasta el 17 de diciembre. Éste es uno de esa serie de crímenes que tienen como blanco las instituciones libanesas y sus líderes- -advertía el primer ministro, Fuad Siniora- y ahora hacen blanco en el mando militar en un intento por frustrar la elección presidencial. El mensaje está claro, y la respuesta será más determinación. La existencia del Líbano está en el punto de mira, pero el Líbano sigue aquí Desde la mayoría parlamentaria contraria a Damasco, el ministro de Telecomunicaciones, Marwan Hamade, sostenía que la nominación de Suleiman como presidente y nuestro apoyo hacia él es la razón por la que han apuntado al Ejército como objetivo de este acto criminal al tiempo que acusó abiertamente de la masacre al eje Siria- Irán Los enemi- Operaciones exitosas