Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA La ofensiva etarra s El debate político JUEVES 13 s 12 s 2007 ABC Zapatero reivindica a Imaz y desprecia a Urkullu en vísperas de los Presupuestos Rajoy le pregunta con ironía en el Congreso si se ha hecho nacionalista vasco J. L. LORENTE MADRID. José Luis Rodríguez Zapatero sorprendió ayer a propios y extraños al citar ante el Pleno del Congreso unas palabras del ex presidente del PNV Josu Jon Imaz para definir su ideal de la mejor convivencia democrática entre las distintas identidades que confluyen en España La sorpresa (si no la risa) en las bancadas del PP fue tal que Mariano Rajoy se olvidó por un momento del asunto de su interpelación al jefe del Ejecutivo- -relacionada con la política económica- -para preguntar a Zapatero si se ha hecho nacionalista vasco Todo comenzó con una pregunta del portavoz del PNV Jo, su Erkoreka, al jefe del Ejecutivo durante la sesión del control al Gobierno. Erkoreka quería saber cuál es el proyecto de convivencia del líder socialista para los ciudadanos del Estado español de identidad nacional distinta a la española Zapatero no negó que exista dentro de España una identidad nacional distinta a la española y, en cambio, leyó una cita de Imaz que, según sus propias palabras, suscribe plenamente Creo en una Euskadi en la que los diferentes sentimientos de pertenencia de quienes componemos la sociedad vasca convivan compartiendo un proyecto de país, cuyo futuro construyamos entre todos; creo en una Euskadi en la que la voluntad democrática de sus ciudadanos sea la base de la mutua convivencia y en la que los acuerdos amplios entre diferentes sirvan para hacer frente a los retos de futuro En definitiva- -resumió Zapatero- la mejor convivencia democrática es el respeto a la pluralidad de identidades allí donde se producen, como en Euskadi, los acuerdos amplios entre quienes no piensan y sienten la misma identidad Le he preguntado por su proyecto, no por el de Imaz, que ése ya lo conozco replicó un sorprendido Erkoreka tras acusar a Zapatero de ser demasiado ambiguo El portavoz del PNV sostuvo que, al margen de si él o el jefe del Ejecutivo siguen ocupando sus escaños tras el 9- M, su partido seguirá trasladando sus aspiraciones, que incluyen el pleno reconocimiento de Euskadi como nación Zapatero reivindicó con tanta pasión a Imaz (devorado por el PNV y sustituido por Urkullu) a una semana del pleno que debe salvar o no los Presupuestos, para lo que el concurso del PNV es vital. Zapatero no entró en el jardín que le propuso Erkoreka. Se limitó a expresar su deseo de que sigamos cada uno en los escaños que tenemos al tiempo que aclaró que había citado la frase de Imaz por dos razones: Porque comparto sus ideas y para que no se les olvide a ustedes Fue un claro guiño al sector moderado del PNV del que Imaz era máximo exponente, y una evidente falta de tacto hacia Urkullu. Rajoy no dejó pasar la oportunidad de comentar las palabras del líder socialista. Cuando le tocó el turno de interpelar al presidente, hizo un paréntesis en su intervención- -de carácter económico- -para referirse a la cita de Imaz escogida por Zapatero y mostrar su extrañeza ante tanta coincidencia de ideas. Me sorprende que piense usted como el señor Imaz. No sé si se habrá vuelto nacionalista vasco. ¡Qué lo incorporen! exclamó en medio de las risas de las bancadas de su grupo. Rajoy también se refirió al anuncio de Zapatero de que estudiará la petición del BNG para facilitar la emisión en Galicia de la señal de las televisiones portuguesas. En este punto, recordó al jefe del Ejecutivo que su primera obligación es garantizar que los niños gallegos puedan estudiar en castellano A Zapatero no le gustó el comentario y le espetó: Es llamativo que un presidente del Gobierno de España de León tenga una posición más favorable a lo que es el gallego que un líder de la oposición que es de Galicia Señor Zapatero- -replicó el líder del PP- me sorprende que un presidente del Gobierno de León esté más preocupado por el portugués que por que se pueda estudiar el español en toda España De la Vega se dirige a la bancada del PP durante el tenso pleno de ayer JULIÁN DE DOMIINGO EL PESO DEL HUMO NEGRO En el penúltimo pleno de la legislatura, Zapatero y sus vicepresidentes se mostraron especialmente espesos frente una oposición crecida de ánimo pero sin listas en una Cámara que, después de más de un año sin proyectos legislativos de fuste, pide la disolución a golpe de discursos vacíos y torpezas oratorias. Zapatero quiso tener un detalle con los portavoces de sus mejores aliados de este otoño de despedida y cierre, PNV y BNG, y se hizo un flaco favor al meterse en el conflicto interno de los nacionalistas vascos con la cita de Imaz sobre la convivencia de identidades Josu Erkoreka, portavoz revelación, devolvió la ocurrencia con muy mala idea al recordar a Zapatero que igual no se sienta en el banco azul en la próxima legislatura. Como, además, el presidente del Gobierno se mostró muy comprensivo con el interés de los nacionalistas gallegos en que el idioma portugués se escuche en esa comunidad, Rajoy pudo después recordarle que más le valía como jefe del Ejecutivo de España ocuparse en garantizar la enseñanza del español en todo el territorio nacional. Confirmar la intimidad y comprensión con los nacionalistas y favorecer el lucimiento de la oposición no es el mejor epílogo de la legislatura para los intereses de los socialistas. La frialdad de los diputados del PSOE, pese al brío que le puso De la Vega en sus respuestas, contrastó con la pasión manifestada desde los escaños del Grupo Popular. Entre que están ahora convencidos de que la victoria en las próximas elecciones es posible y que los jefes les tienen en ayuno de noticias sobre su futuro en las listas, los parlamentarios del PP viven en vilo y muy animosos las últimas sesiones en la Cámara. Hasta Mariano Rajoy, modelo de mesura, parece contagiado. Ayer remató todos los balones en los dos minutos y medio de su turno de intervención: salió en defensa del español, remachó la promesa electoral de subir las pensiones mínimas y se mofó del lío que tiene el Gobierno con las previsiones de crecimiento económico. Un trasteo brillante antes de la hora de la verdad de la campaña electoral. Identidad nacional Ángel Collado La vicepresidenta del Ejecutivo, María Teresa Fernández de la Vega, habla del peso del humo negro y sostiene, sin ningún rubor, que la invasión de anuncios marca Gobierno de España no es propaganda, es información su jefe Zapatero lee como cita de autoridad a un ex presidente de un partido, pero no del PSOE, del PNV Jon Jo, su Imaz. Además, el vicepresidente económico, Pedro Solbes, abandona su escaño sin haber terminado de contestar las preguntas que tiene en el orden del día y le tienen que llamar la atención para que no se vaya. Las equivocaciones, los despistes o la falta de reflejos de los miembros del Gobierno, con su presidente a la cabeza, en el penúltimo pleno de la legislatura llamaron la atención