Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA La ofensiva etarra s Compromiso de Francia JUEVES 13 s 12 s 2007 ABC Don Juan Carlos bromea con Nicolas Sarkozy a su llegada al Palacio del Elíseo después de pasar revista a un destacamento de la Guardia Republicana REUTERS Sarkozy se compromete ante el Rey a luchar con total determinación contra ETA El presidente francés quiere contar con Don Juan Carlos como aliado para sus proyectos internacionales JUAN PEDRO QUIÑONERO A. MARTÍNEZ- FORNÉS PARÍS MADRID. El Rey celebró ayer una comida con Nicolas Sarkozy en el Palacio del Elíseo en la que abordaron de manera informal todos los grandes problemas de la actualidad internacional, cuya gravedad confiere a este encuentro, previsto desde el mes de mayo pasado, una relevancia particular. Don Juan Carlos y Sarkozy se conocen y aprecian desde hace años. Y han tenido encuentros oficiales y oficiosos, confirmándose siempre una cierta complicidad y amistosa química personal. A esa simpatía común y a la enorme comprensión que encuentran el uno en el otro, según fuentes diplomáticas, hay que sumar la confianza mutua y la proximidad en los puntos de vista y el análisis del panorama político internacional. El encuentro- -solos, el Rey y Sarkozi- -y la comida- -ya con ministros- -de ayer correspondía a la invitación que le hizo Don Juan Carlos al presidente francés el 31 de mayo pasado, cuando apenas llevaba quince días en la Jefatura de Estado de Francia. Tras aquella cena en el Palacio de La Zarzuela, ambas partes desearon dar a la comida de ayer la dimensión diplomática expresa de un encuentro uno más tres El Rey estaba acompañado de Miguel Ángel Moratinos, ministro de Asuntos Exteriores; Alberto Aza, jefe de la Casa del Rey, y Francisco Villar, embajador de España en Francia. Por su parte, a Nicolas Sarkozy le acompañaban Bernard Kouchner, ministro de Asuntos Exteriores; Michèle Alliot- Marie, ministra de la Defensa, y Bruno Delaye, embajador de Francia en España. Las circunstancias y la actualidad bilateral e internacional daban al encuentro amistoso, previsto originalmente, una dimensión muy particular. Doce días después del primer atentado de ETA en Francia- -en el que asesinaron a dos guardias civiles- -y la consiguiente detención de dos terroristas, Don Juan Carlos agradeció profundamente a Sarkozy la cooperación policial y judicial contra ETA. Y el presidente francés reiteró su determinación absoluta a combatir mano a mano las amenazas terroristas y criminales y garantizó su colaboración con España en todo momento A lo largo de la comida y durante un breve diálogo privado entre el Rey y el presidente francés se evocaron en detalle todos los grandes temas de una actualidad candente: intercambio de opiniones sobre los diálogos sostenidos la víspera con el presidente de Argelia, Abdelaziz Buteflika, tras los atentados de Argel; los temas de trabajo de la próxima cumbre hispano- francesa de primeros de enero, la firma del nuevo Tratado europeo, las relaciones europeas y mediterráneas. España y Francia sostienen ante ese abanico de cuestiones internacionales posiciones bastante coincidentes, con matices sensibles, como es el caso del proyecto francés de Unión Mediterránea, cuando todavía está vigente un Proceso de Barcelona que Madrid sostiene con mucho más vigor y convencimiento que París. En ese marco diplomático multilateral, con alianzas a geometría variable, Nicolas Sarkozy espera encontrar en España un aliado significativo, cuando Alemania ha confirmado sus reservas de fondo, recordando que el Proceso de Barcelona continúa vigente. Ambos también mostraron la disposición de los dos países a hacer contribuciones sustanciales a la Autoridad Nacional Palestina ante la Conferencia de Donantes que se celebrará en la capital francesa el 17 de diciembre. Históricamente, entre los presidentes de Francia sólo Valery Giscard d Estaing deseó tener un diálogo personal con el Rey de España, provocando la cólera de Adolfo Suárez, que por entonces contaba entre sus más íntimos asesores a Alberto Aza, precisamente. El fallecido François Mitterrand selló con España un nuevo modelo de relaciones de Estado, que comenzaron con una visita de Sus Majestades los Reyes. Y Jacques Chirac confirmó esa evolución histórica de las relaciones hispano- francesas. Celebrando con el Rey una Cooperación contra ETA Posiciones coincidentes