Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 MADRID MIÉRCOLES 12 s 12 s 2007 ABC Alicia Moreno, Tato Cabal y Monti posaron ayer con todo el elenco de artistas que dan vida desde hoy, en el Teatro Circo Price, al espectáculo Sueños Bienvenidos al Jardín del Asombro Malabaristas, arlequines, muñecas de porcelana y payasos convertirán la pista del Price en un mundo a medio camino entre la realidad y la ilusión. El circo recibe a la Navidad con el espectáculo Sueños POR MABEL AMADO FOTOS: SIGEFREDO MADRID. El 5 de diciembre de 1880, William Parish presentaba el primer espectáculo del entonces recién estrenado Circo Teatro de Price en la plaza del Rey. Hoy, casi 130 años después, el nuevo edificio de la Ronda de Atocha se dispone a celebrar su segunda Navidad con el público madrileño. Tras muchos avatares, y ya como Teatro Circo Price en honor al caballista inglés de los Price Brothers la institución aspira a convertirse en referente de la vida social y cultural de la ciudad. Y es que, en sus dos primeros años, ha acogido el estreno de 8 espectáculos circenses, a 300 artistas de todo el mundo, 300 representaciones y a más de 150.000 espectadores. Para incrementar estos números, el Price acude a la llamada de la Navidad con su propuesta más ilusionante: Sueños La delegada de Las Artes, Alicia Moreno, junto a los responsables del Teatro Circo Price, Tato Cabal y Joan Montanyés Monti presentó ayer este espectáculo que permanecerá en cartel desde hoy y hasta el próximo 20 de enero. Para la aventura de la Navidad, como recalcó ayer Cabal, sólo será necesario traspasar las puertas del Jardín del Asombro un mágico lugar donde los sueños se hacen realidad. Allí, los perros asisten a clase, los arlequines hacen malabares, las muñecas de porcelana cobran vida, las flores saben tocar extraños instrumentos... Y, aunque no pararemos de coleccionar sueños, afortunadamente no encontraremos ninguna pesadilla. Dirigido por el propio Monti el espectáculo Sueños invitará al público a entrar en un mundo onírico. Está pensado para toda la familia y para vivir la Navidad, unas fechas muy especiales, llenas de encuentros afirma el director artístico. Por ello, el montaje recupera la filosofía del antiguo circo- -ideado para todos los públicos- pero dando un paso hacia adelante, huyendo de la fórmula de presentador y sucesivos números circenses Así, el peso del espectáculo recae en cada artista y cada personaje del Jardín del Asombro el lugar en el que habitan los sueños y en el que se introduce al público. Están inspirados, por tanto, en los payasos victoria- Un mundo onírico Los malabares no tienen secretos para Dimitry, Victor, Anatoly y Elina Teslenko Antes del espectáculo el público puede recorrer dos exposiciones sobre el circo