Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA La trama de los abortos ilegales en España MIÉRCOLES 12 s 12 s 2007 ABC La clínica abortiva de Morín en Madrid tiraba los restos de los fetos a la basura El Seprona de la Guardia Civil detectó la misma infracción en otros dos centros de la capital a principios de este año CRUZ MORCILLO DOMINGO PÉREZ MADRID. Tras el cierre cautelar impuesto el lunes por la inspección de Sanidad, la Comunidad de Madrid decidió ayer interponer una denuncia en los Juzgados de la Plaza de Castilla contra la clínica CB Medical Ginedemex, la filial madrileña del doctor Carlos Morín, que se encuentra en prisión por practicar abortos ilegales en Barcelona. El consejero de Sanidad, Juan José Güemes, quiso desvincular lo ocurrido en la capital con la investigación sobre abortos ilegales de Barcelona y subrayó que esta actuación pone de manifiesto que los servicios de inspección sanitaria funcionan En cualquier caso, CB Medical llevaba tiempo en el punto de mira de las autoridades sanitarias. Una investigación de la Guardia Civil, realizada a comienzos de este año, desveló graves irregularidades en al menos tres clínicas abortivas madrileñas, entre ellas la filial de Morín ahora cerrada. Según ha podido saber ABC, el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid inició a finales del 2006 y comienzos del 2007 una exhaustiva investigación en las siete clínicas abortivas privadas madrileñas: El Bosque, Isadora, Dátor, Mayrit, Callao, Pacífico y CB Medical Ginemedex. De las siete, en tres de ellas- -Medical, Isadora y una tercera que no ha trascendido- -la Guardia Civil había descubierto que los restos de los fetos eran arrojados directamente a la basura en lugar de recibir el tratamiento que marca la ley. En sus investigaciones, el Seprona detectó al menos tres infracciones muy graves. Comprobó que en las clínicas se incumplía la ley de gestión de residuos biosanitarios, que obliga a separar los materiales clínicos de los restos humanos procedentes de abortos. También se violaba la normativa de sanidad mortuoria, que exige la cremación o enterramiento de los restos humanos. Y la tercera infracción que se detectó, aunque no en las tres clínicas, consistiría en el hecho de que también se encontraron en la basura documentos confidenciales de pacientes, cuando la normativa obliga a que sean destruidos. Como ya quedó claro en los registros efectuados en las clínicas barcelonesas de Morín, todo vale para aumentar los beneficios. Todos estos hechos fueron comunicados a la Comunidad de Madrid y a las autoridades judiciales y vendrían a sumarse a los denunciados por la reciente inspección. En la denuncia, presentada ayer contra CB Medical por la Comunidad, se relata que con fecha 5 de diciembre de 2007 se detectó que en diversas historias clínicas de pacientes que se sometieron a interrupción voluntaria del embarazo en el centro figura como ginecólogo y cirujano interviniente el Dr. R. T. Éste negó que esas personas fueran pacientes suyas Tampoco reconoció como suya la firma que aparece en las historias clínicas El relato continúa: Habiéndole mostrado los libros de operaciones en los que consta como cirujano para la realización de abortos de bajo riesgo, niega que haya realizado ese tipo de intervenciones a lo largo de este año en ese centro Igualmente- -prosigue el escrito- otro médico especialista en Anestesiología y Reanimación, D. R. que actuó como compareciente, reconoce que el Dr. T. no fue el que realmente intervino en los abortos Es decir- -señala- que se han podido falsear las historias clínicas y el libro de quirófano, reflejando como ginecólogo y cirujano al Dr. D. R. T, cuando no ha sido él el que ha realizado esas intervenciones ni las historias clínicas, lo cual puede ser constitutivo de delitos de falsedad documental Además, dado que el que figura como ginecólogo que realizó los abortos no es el que lo hizo, se desconoce quién los ha llevado a cabo, ni si por tanto dichos abortos se han realizado en las condiciones que establece el art. 417 bis del Código Penal pudiéndose haber producido abortos ilegales. Por otra parte, se constató que M. A. I. D. pasaba consulta de psiquiatría, tal y como consta en el contrato de trabajo que se aporta. Asimismo, se comprueba que los dictámenes psiquiátricos están firmados por M. A. I. D- -actividad que realizaba desde el 1 de enero de 2006 hasta la actualidad- -como Máster en Psiquiatría. Por tanto, ha quedado acreditado que M. A. I. D. está firmando como psiquiatra lo cual puede constituir un delito de intrusismo Igualmente, la conducta descrita podría constituir delito por vulneración del 145 del Código Penal, en relación con lo dispuesto en el art. 417 bis del Código Penal, que dispone que... si el citado dictamen no ha sido emitido por un médico de la especialidad correspondiente (un psiquiatra en el caso de riesgo psíquico) no se cumplen las condiciones nece- Fachada de la clínica CB Medical- Ginemedex, de Madrid sarias para que el aborto no sea punible Por último, se solicita de ese Juzgado que se pronuncie acerca de las medidas cautelares adoptadas o bien adopte las que en el ámbito del procedimiento penal correspondan para la garantía del mismo Y mientras se sucedían las reacciones. La portavoz de una clínica abortiva echaba en cara el silencio de las autoridades sanitarias. Nos están crucificando y ellos callados, cuando al fin y al cabo las clínicas privadas estamos, hablando claro, quitándole un marrón a la sanidad pública Y anunciaba que en cualquier momento se podía producir un plante por parte de las clínicas abortistas. Sin embargo, el cierre cautelar fue aplaudido por las asociaciones provida que insistieron en que se ha difuminado la frontera entre el aborto y el infanticidio y que en España, de hecho, se produce un fraude de ley permanente y lo que existe es el aborto libre. El aborto se ha convertido en un puro negocio mercantil La denuncia al detalle La Comunidad de Madrid presentó ayer una denuncia contra la clínica abortista CB Medical Ginemedex ABC. es La información más completa sobre el cierre de clínicas abortivas en abc. es Pero que la cierren de verdad, que sigue abierta Zurbano 41. Fachada de CB Medical. Un elegante edificio. Luz en la recepción, pero nadie a la vista. Por los cristales apenas se aprecia alguna sombra que cruza el pasillo del fondo. En la puerta ningún precinto, ninguna nota, pero tampoco pacientes. El encargado de un portal cercano asegura que todo era muy discreto. Sí se veía a bastantes mujeres suramericanas. Alguna vez a alguna que otra que salía llorando, pero poco más El cancerbero malencarado del 41 tiene orden de no decir ni pío y de que no pase nadie, que esta manaña se me ha colado uno y casi me despiden Un colega de una casa próxima le recuerda que entre la comunidad de propietarios y la clínica hay varios contenciosos abiertos- al parecer por los restos de la basura, las salidas de emergencia y el aire acondicionado aclara- aunque el titular del lugar vuelve a gruñir y no dice nada. Una vecina del 46 sí se muestra más comunicativa: Pero que la cierren ya, que ahí matan a niños ¿Qué hace abierta? ¿Por qué hay luz? Mientras habla, una mujer llama al timbre. La abren. Carrera hacia la puerta. Falsa alarma, la señora, algo mayor para abortar, se había equivocado de número.