Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 11 de Diciembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.599. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. COSAS MíAS Edurne Uriarte LOS CHICOS LISTOS NO LEEN os profesores no pueden hacer milagros. Ni siquiera los padres, a los que ha culpado Zapatero de los desastrosos resultados educativos de los niños españoles, sobre todo en lectura. El problema es que los niños tienen fuentes de información alternativas a los padres y profesores. Ven la tele y navegan en internet. Y las cuentas no les cuadran. Las cuentas entre el mensaje de la trascendental lectura transmitido por los adultos y los modelos de éxito social mostrados por sus fuentes de información. Esta semana han conocido, por ejemplo, que Natascha Kampusch, aquella joven secuestrada durante ocho años, ha sido contratada para presentar un programa de televisión. No se ha sabido que tuviera una biblioteca en su reclusión, ni siquiera que haya aprendido a leer. Tampoco se sabe con exactitud de Linsay Lohan, un ídolo juvenil cuyo negocio más conocido de los últimos meses es la venta de las exclusivas de su condena a rehabilitación por conducir borracha. Los niños saben, además, que las alternativas a la lectura para hacerse rico y famoso no son necesariamente tan duras como el secuestro y la borrachera al volante. También existen los concursos de televisión, sea Gran Hermano o Supermodelo del Año. Incluso OT, que requiere cantar, pero tampoco leer. La líder mundial de la televisión basura, como ha calificado Juan Cueto a nuestra televisión, ofrece muchas opciones. Y, más que nada, modelos de conducta social. Los niños que leen, aspiran, como mucho, a ganar el premio al mejor expediente del año. Y los pobres tienen un verdadero problema para demostrar que, no obstante, son normales. L Alejandro sonríe tras confesar que ni siquiera se atreve a mencionar con la boca pequeña a J. K. Rowling ABC Alejandro y el cetro de la pluma La fantasía de un adolescente malagueño ha creado una novela con mago, malvados, elfos y monstruos incluidos. Sebastián y el cetro de la vida contiene, según su autor, un mensaje de paz TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO obre papel rojo está su nombre- -Alejandro Santaella- en letras de plata. No, no es la orla con la que el colegio distingue a un estudiante de 4 de ESO. Se trata de la portada de Sebastián y el cetro de la vida (Martínez Roca) el libro que recoge la primera parte de una historia, (sólo se distribuyó discretamente en Andalucía) y la segunda, inédita hasta ahora. Un mago que da título al relato y es descendiente de Marlot, un valiente guerrero; el malvado, de nombre Morbal, que en toda novela fantástica que se precie no puede faltar, así como su oponente, Rufara, protectora del bien, protagonizan aventuras junto a elfos y dragones, en un país imaginario al que su creador ha decidido llamar Enterra. A pesar de pertenecer a una generación que echa horas extra en el móvil, la play y el ordenador, Alejandro vivía horas de aburrimiento de modo que para llenarlas decidió, con 11 años, ponerse a escribir una historia que le divirtiera. Condición imprescindible: estar ligada al mundo fantástico, no en vano el autor es rendido admirador de Tolkien. Calla el nombre de J. K. Rowling, creadora de Harry Potter, aunque si se le comenta que gracias al ya no tan pequeño mago, es multimillonaria se ríe porque el dinero no estorba. Sin embargo, convencido y serio, afirma que lo que de verdad le importa es que lo lean mucho para que se conozca un mundo nuevo. Cierto que existen otros, pero tiene claro que el suyo tiene un toque personal: Cada persona es un mundo, pero mi mundo es una persona Dintigue entre el ying (el bien) y el yang (el mal) y aunque no se detiene ante buenos y malos está seguro de que no hay mal sin bien, a lo que añade que la bondad de uno se mide en la maldad del otro. Esta convicción procede del tiempo que dedica a documentarse. Al margen de esta tarea quiere dejar claro que su mensaje es de paz. ¿Va para filósofo? Qué va. A pesar de que saca buenas notas en Letras, se aplica con esmero en el mundo de las Ciencias, siendo su asignatura favorita la Biología. Su futuro lo diseña entre la escritura y la ingeniería informática. Ésta le entusiasma en grado sumo, aunque su afán por los cuentos empezó cuando su padre se los leía. Él es ahora el confidente que evalúa su galopante imaginación. Cuando empezó el camino en el que ahora está, sus progenitores se preocuparon por el tiempo que pasaba ante el ordenador. La sorpresa les llegó cuando les aseguró que estaba escribiendo un libro. Nacido en Marbella (Málaga) en 1992, respira hondo y refuerza su acento andaluz cuando dice que menos mal que la Malaya se acabó Pero de política no habla. Cree que es pronto para pensar en ella y tener que votar. S