Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo MARTES 11- -12- -2007 ABC La huella indeleble del desarrollo El tsunami dejó su marca desoladora y profunda en Sumatra, como también la deja la fiebre por los biocombustibles, que está reemplazando los cultivos tradicionales por palmeras para la obtención de aceite POR ARACELI ACOSTA ENVIADA ESPECIAL MEDAN (SUMATRA) El tsunami que asoló el sureste asiático en diciembre de 2004 ha dejado su huella profunda en Sumatra. La cartografía costera de muchas de las islas que conforman Indonesia cambió para siempre, pero tres años después los efectos de ese tremendo maremoto se siguen dejando sentir en zonas del interior, como el parque nacional de Gunung Leuser, en el tercio norte de Sumatra. En el momento de la catástrofe muchos animales se salvaron por, según los investigadores, ese sexto sentido que tienen para detectar el peligro. Lo que no vivieron entonces regresa hoy en forma de presiones sobre su hábitat como consecuencia del desplazamiento hacia el interior de las personas que perdieron sus hogares bajo el agua, o bien por la tala masiva de árboles para reconstruir las áreas devastadas. Pero además, explica Arantza Acha, técnico en Ciencias Ambientales de la Unesco en Yakarta, el tsunami destapó los verdaderos problemas de este parque nacional, que se extiende por más de un millón de hectáreas, una superficie que dobla la extensión de todos los parques nacionales españoles juntos, por lo que su gestión y el control de sus fronteras se hace muy difícil. Y el principal, la tala indiscriminada, es nuestro inoportuno anfitrión en el camino hacia este santuario de bosques húmedos, la jungla, donde aún viven cuatro estandartes de la fauna indonesia y mundial: el orangután, el tigre, el elefante y el rinoceronte. Todos ellos son especies endémicas de la isla. Gunung Leuser es su último refugio sobre la Tierra. A cada lado de la agujerea- La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, da un vaso de agua a un orangután en el Parque Nacional de Gunung Leuser, en Sumatra EFE La delegación española, compuesta por 40 personas, compensará sus emisiones en la Cumbre del Clima Por primera, una delegación española en viaje internacional compensará las emisiones generadas en su traslado en avión. Así lo anunció ayer la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, precisamente en una escala en el aeropuerto de Yakarta antes de proseguir viaje a Bali. La delegación española está compuesta por 40 personas y su traslado hasta aquí supone la emisión de 280,8 toneladas de CO 2 según los cálculos realizados por CeroCO 2 Iniciativa para el Cuidado del Clima, gestionado conjuntamente por la Fundación Natura y la Fundación Ecología y Desarrollo. A un precio de 10 euros por tonelada de dióxido de carbono, los poco más de 2.800 euros irán a parar a un proyecto de rehabilitación y ampliación de una central minihidráulica de Sumatra. No es que sea una cantidad alta, pero es una forma de concienciar sobre la contaminación que conllevan nuestras acciones Un millón de hectáreas aseguró Narbona. Es una cantidad modesta en dinero, pero las emisiones de la delegación ascienden a 6 toneladas por persona, cuando la media europea es de cerca de 10 toneladas al año. Por eso, Narbona explicó que se plantea incluir estas compensaciones en los viajes de los altos cargos a partir de un cierto número de kilómetros. Una iniciativa que podría incluirse en el Plan de Compras Verdes que está elaborando Medio Ambiente, aunque aún no está definido. Las emisiones que generen todos los asistentes a la Cumbre se compensan con un programa de reforestación del Gobierno indonesio. da carretera que nos lleva desde Medan, capital de la isla, hasta esta reserva, las plantaciones de palmeras, que se extienden durante muchos kilómetros intercaladas por otras de caucho, que también están en auge, nos dan la pista de lo que aquí ha ocurrido. Algunas son de la época colonial, pero las más son recientes debido a la fiebre por los biocombustibles. De una explotación local para obtener aceite de palma, que La UE prepara una directiva que fijará la exigencia de un certificado de origen de los biocarburantes De la tala ilegal para obtener madera, se ha pasado en Sumatra a la tala ilegal por aceite se refinaba y utilizaba como alimento, se ha pasado a plantaciones a gran escala para exportar el aceite a China, en su mayoría, y otros países asiáticos, pero también a Europa. Es decir, de la tala ilegal para obtener madera como la teca se ha pasado a otra, también ilegal, pero bajo el marchamo de conseguir combustibles menos contaminantes. Sin embargo, los beneficios a obtener en cuanto a menos emisiones a la atmósfera no compensan la pérdida de estos valiosos bosques, que son capaces de absorber mucho más CO 2 del que los biocombustibles son capaces de evitar, todo ello sin contar con los contaminantes puestos en circulación en las talas. Por tanto, a los biocombustibles habría que quitarles ese prefijo ecológico dice tajante la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, quien visitó el parque nacional de Gu- ¿Biocombustibles ecológicos?