Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 11 s 12 s 2007 INTERNACIONAL 37 El por qué no te callas llega hasta la precampaña presidencial de EE. UU. Los aspirantes republicanos debaten en español doblado y sin poder evitar a Chávez PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Por qué no te callas -la frase convertida en un fenómeno mediático dentro y fuera de Venezuela- -ha llegado a desembocar tras su singladura hemisférica y trasatlántica en la reñida precampaña presidencial de Estados Unidos. Durante el primer debate en español doblado para candidatos del Partido Republicano, el senador John McCain no dudó en pasarse del inglés a la lengua de Cervantes para reiterar la ya celebre expresión monárquica. Una repetición también coreada por el ex alcalde Rudy Giuliani y que refleja la muy poca gracia que el régimen de Hugo Chávez causa entre las primeras filas de la política estadounidense. En el obligado interrogatorio sobre las relaciones de Washington con el resto de Iberoamérica, el plantel de candidatos republicanos ha expresado con vehemencia su respaldo al bloqueo comercial hacia Cuba y su rechazo a los intentos de convertir a Venezuela en otra dictadura de por vida. La única voz disidente ha sido el libertario John Paul, que entre las pitadas de la audiencia congregada en la Universidad de Miami, ha insistido en que con Chávez al igual que con Fidel Castro lo mejor es la normalidad y los intercambios electorales. A su juicio, cuando interferimos es cuando creamos a los Chávez y a los Castro de este mundo Durante el debate organizado por al cadena Univisión los siete republicanos han ajustado sus respectivos mensajes a la audiencia hispana, empezando por ablandar su colectiva línea dura en materia de inmigración. Y sin querer entrar en demasiados detalles sobre qué hacer con los 10 a 12 millones de sin papeles acumulados por Estados Unidos desde la última gran amnistía de los años ochenta. Prefiriendo recalcar que los indocumentados suponen una injusticia para la inmigración legal. Todas estas filigranas retóricas y esfuerzos evasivos reflejan cómo el problema de la inmigración ilegal se ha convertido en una de las cuestiones más venenosas de este ciclo electoral que en cuestión de poco más de veinte días comenzará con los caucuses de Iowa. Con el problema electoral agregado de que los republicanos están perdiendo posiciones dentro del decisivo voto hispano de Estados Unidos, en beneficio de los demócratas. Un sondeo publicado esta semana por el respectado Pew Hispanic Center atribuye una creciente diferencia del 57 pro ciento de votantes hispanos demócratas frente a un 23 por ciento republicanos. Esta tendencia contrasta con las elecciones presidenciales del 2004, en las que el presidente Bush obtuvo un récord de más del 40 por ciento del voto hispano. Para el 2008, los votantes hispanos tendrán de nuevo un protagonismo destacado en una serie de Estados especialmente disputados como Nuevo México, Florida, Nevada o Colorado. El foro de Miami de los repu- blicanos, con un doblaje bastante chapucero al español, tenía que haberse celebrado el pasado septiembre. Pero entonces solamente el senador McCain se había declarado dispuesto a participar. Finalmente, el debate- -con otro foro igual ya celebrado por los demócratas- -ha contado con la participación de todos los conservadores salvo el congresista Tom Tancredo, candidato de segunda fila que ha centrado su campaña en la lucha contra la inmigración ilegal. Según Tancredo no tiene ningún sentido celebrar debates de este tipo en español. Inmigración