Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MARTES 11 s 12 s 2007 ABC Felipe González, firme candidato a presidir el Comité de Sabios de la UE El nuevo grupo reflexionará sobre el futuro de la Unión y posibles adhesiones F. DE ANDRÉS G. SANZ MADRID. El nombre del ex presidente del Gobierno español Felipe González es el que suena con más fuerza para presidir el Comité de Sabios de la Unión Europea, el organismo de nueva creación que estudiará y presentará en el plazo de dos años propuestas sobre la estructura futura y nuevas fronteras de la UE. Fuentes del Gobierno español consultadas por ABC no desmintieron que José Luis Rodríguez Zapatero está interesado en promover la candidatura de González para presidir ese organo comunitario. Según la idea original de Nicolas Sarkozy, asumida por la presidencia semestral portuguesa de la Unión, el Comité estará integrado por entre diez y doce personalidades europeas sin representación gubernamental o comunitaria. Su objetivo- -según la lista inicial elaborada por Lisboa- -consistirá en llevar a cabo una reflexión sobre el reforzamiento y modernización del modelo europeo, que aúna éxito económico y responsabilidad social, el desarrollo durable, la seguridad internacional, la inmigración, la energía, la lucha contra el cambio climático y la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado El Comité de Sabios no abordará, en cambio, las cuestiones institucionales ni las políticas actuales de la Unión Europea ni tampoco el futuro marco presupuestario a partir del 2014, según la propuesta portuguesa, que debe ser aprobada en la cumbre de Bruselas este próximo fin de semana. La querella institucional en torno al peso político de cada Estado miembro fue resuelta recientemente con la aprobación de una reforma minimalista de los actuales tratados comunitarios, y ninguna de las grandes capitales desea que los Sabios abran de nuevo el melón de la discordia. Sí podrán, en cambio, discutir a sus anchas sobre las futuras adhesiones de nuevos Estados, y sobre las fronteras geográficas de la Unión. En este marco la cuestión reina es Sarkozy exige resultados a Gadafi en materia de libertad La polémica visita permitirá la firma de contratos millonarios JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, pidió ayer al líder libio, Muamar Gadafi, progresos concretos en materia de libertades y derechos humanos, a la vez que espera conseguir de Libia la firma de contratos comerciales y militares por un montante de unos 10.000 millones de euros, incluido un reactor nuclear para una planta desaladora. Éste será el colofón de una visita de cinco días de duración que ha suscitado críticas muy duras al presidente y tensiones dentro del Gobierno. Horas antes que Gadafi llegase a París, Rama Yade, secretaria de Estado para los Derechos Humanos, declaraba: Francia no puede ser una alfombra donde cualquier tirano puede limpiarse las manchas de sangre de sus crímenes Por su parte, Bernard Kouchner, ministro de Asuntos Exteriores, apoyó inmediatamente la declaración de Rama Yade, recordando que no estaría en la cena oficial en el Elíseo como consecuencia de un afortunado azar que lo obligaba a pasar la jornada de ayer en Bruselas. Sarkozy convocó inmediatamente a Rama Yade, que salió del Elíseo matizando muy mucho sus opiniones personales, y afirmando que había sido malinterpretada A continuación, lamentó la coincidencia de la visita de Gadafi con la jornada internacional de los Derechos Humanos que se celebró ayer, pero aceptando el principio de la visita oficial. Con la excepción del diario parisino, Le Figaro toda la prensa recibió a Gadafi con el fuego graneado del recuerdo minucioso de los antecedentes terroristas del personaje. Y la oposición centrista y socialista, por su parte, puso el grito en el cielo, rasgándose las vestiduras políticas. Tras un primer encuentro de trabajo con el líder libio, Sarkozy asumió y explicó las razones de su invitación a Gadafi: Francia recibe a un líder político que ha renunciado al terrorismo. Francia recibe a un líder que ha renunciado a la construcción de armas nucleares. Francia recibe a un líder que ha aceptado la supervisión internacional de la destrucción de todas sus armas de destrucción masiva. Y yo le he in- KAKO RANGEL El ex presidente del Gobierno, Felipe González La cuestión reina Turquía. Los Sabios podrán exponer sus conclusiones sobre la idoneidad de la candidatura turca- -que se convertiría en el primer Estado musulmán de la UE y el más poblado- aunque la decisión política final deberá surgir del consenso de los gobiernos comunitarios. En este sentido, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha manifestado siempre su oposición a la entrada de Turquía al expresar su preferencia por un acuerdo de asociación reforzado. Las tesis francesas sobre Turquía ganaron una batalla ayer en el Consejo de Ministros de Exteriores celebrado en Bruselas. Los ministros reemplazaron en un documento el término adhesión por el de relaciones intergubernamentales al referirse a las actuales negociaciones con Ankara. La idea de crear el Comité de Sabios fue lanzada por Sarkozy y asumida por la canciller alemana, Angela Merkel, durante un encuentro bilateral celebrado en Alemania después del verano, cuando aún reinaba el desconcierto en torno al modelo institucional tras las últimas ampliaciones. Gadafi paseaba ayer en los jardines donde ha instalado su jaima sistido personalmente en que debe progresar en materia de derechos del hombre Más allá de tales cuestiones de principio, los portavoces oficiosos de Sarkozy avanzan otras razones de fondo. Washington ya aceptó el principio de la reintroducción de Muamar Gadafi en la escena diplomática internacional hace tres años. Romano Prodi recibió al líder libio cuando era presidente de la Comisión Europea. Ahora, mirando hacia el futuro, Francia espera contar con alguna forma de apoyo libio al proyecto presidencial de Unión Mediterránea. La visita oficial de Gadafi debe prolongarse cuatro días. En la agenda están previstos numerosos encuentros políticos, con empresarios, diputados conservadores y una visita a la sede de la Unesco. Durante una cena oficial, en el Elíseo, Sarkozy y el líder libio intercambiaron un brindis de Estado de evidente alcance diplomático internacional. Sarkozy espera consolidar sus posiciones de influencia en to- AFP Pasado terrorista do el Mediterráneo occidental. Gadafi espera, a su vez, que París le abra las puertas de Washington, colaborando con Francia quizá, en algunos puntos sensibles del continente africano, como el Chad o Darfur, donde la diplomacia gala se ha implicado de manera considerable últimamente. La controversia del viaje de Gadafi ha permitido reinstalar en el corazón del debate público nacional el problema de las vidriosas relaciones entre diplomacia y derechos del hombre. Las reacciones de Rama Yade y de Bernard Kouchner, al frente de la diplomacia nacional aunque bajo la tutela del presidente Sarkozy, anuncian tensiones imprevisibles entre los partidarios del realismo encabezados por el presidente y con apoyo expreso de antiguos ministros socialistas de asuntos exteriores, como Hubert Védrine y Roland Dumas, y defensores de una vía más activa en materia de derechos humanos. Diplomacia realista Los expertos podrán discutir sobre la idoneidad de Turquía, aunque la decisión final será política