Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 10 de Diciembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.598. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno NIEBLA Y LLUVIA an tenido que salvarse muchas perdices este fin de semana, envueltas en esa nube en la tierra que es la niebla. Si pudieran las perdices bendecir, la bendecirían. Cuando no acaba de levantar la niebla de la maraña y los chaparros, los que están en lo alto del cerro, se mueren de calor mientras abajo están como en otro mundo inmersos en un mar de niebla, silenciosos, ateridos, esperando a que levante. Sólo desde arriba se ve que el día de caza está perdido; y las perdices, salvadas. Es el sol el que imparte esta justicia de levantar o no la niebla. Por el norte, en cambio, ha bajado la lluvia cuando el anticiclón ha tenido a bien, por fin, retirarse, y dejar de hacer de barrera a los temporales marinos que ya echábamos de menos, y cuyo arado sobre las olas es tan necesario. Ayer por la noche abrí la ventana para oír a la lluvia de invierno que aún no había sonado corriendo como un río por cada canal de las tejas, bajando por las caídas del tejado como por un torrente, imprimiendo su huella sobre la hierba donde va a dar golpes el agua. El peso de esta agua ha tirado también las hojas al suelo, que han dejado de volar hacia el Este o hacia el Oeste, según de donde soplara el viento, aunque al final, con tanto vaivén, no se movieran de su finca como si supieran a qué lugar pertenecen. Ya no crujen de secas las hojas con los pasos de la lavandera buscando algún insecto tardío entre ellas, pero brillan por la noche con la luz de la luna gracias a la ración de agua que les ha caído del cielo. Y aunque esto resulte cursi, la luz de la luna en el agua de las hojas, es cierto. Es tan cierto como que ya están los frutales con los botones de la primavera arrugando sus ramas, porque la primavera se hace en otoño, y ahora sólo queda esperar a que, a partir de la semana que viene, empiecen a crecer los días y, en cuanto se igualen, estas yemas enjutas darán hojas tiernas, y flores, y frutos. Pero ahora todo está esperando, mientras llueve por el Norte, y envuelve la niebla la tierra áspera de las mesetas. H William B. Krissoff, en el momento de jurar para su incorporación a la Navy como médico de campaña ABC A la guerra con 61 años Después de perder a su hijo mayor en Irak, el sexagenario doctor Bill Krissoff ha logrado con ayuda de la Casa Blanca alistarse como oficial médico militar, con el empeño de ser destinado a un hospital de campaña PEDRO RODRÍGUEZ e supone que a los sesenta y un años a uno le toca pensar seriamente en la jubilación, mirarse la próstata y jugar con los nietos. Pero para el doctor Bill Krissoff, un especialista en cirugía ortopédica de California, su edad ha supuesto un cambio radical en su vida. Después de perder en diciembre de 2006 a su hijo mayor- -un teniente de los Marines- -en la guerra de Irak, el doctor Krissoff ha apurado todas las conexiones imaginables para ser admitido como oficial médico de la Navy con el empeño de ser destinado a un hospital de campaña. Para honrar la memoria de su hijo Natha, víctima de una bomba de cuneta en la zona de Faluya, el doctor Krissoff se ha topado sobre todo con el problema de su avanzada edad. Las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, incluso en cuanto a número de reservistas, no tienen interés por reclutar a sexagenarios, aunque tras el 11- S se hayan rebajado algunos requisitos de selección. No importaba que el médico pudiera presumir de estar en excelente forma física después de toda una vida practicando deporte y actividades al aire libre. Finalmente, su oportunidad se presentó a finales de agosto, cuando el doctor Krissoff y su mujer, Christine, fueron invitados, junto con otros familiares de caídos en combate, a reunirse con el presidente Bush tras un discurso ante la convención de la Legión Americana en Reno (Nevada) Al término del emotivo encuentro, Bush preguntó si podía hacer algo por ellos. Y el médico aprovechó para explicar su deseo, mientras un atento Karl Rove tomaba notas. En cuestión de tres días, gracias al empujón de la Casa Blanca y una dispensa especial del Pentágono, la solicitud del doctor Krissoff empezó a prosperar. Y el pasado 17 de noviembre, el médico obtuvo su nombramiento de oficial médico en las reservas de la Navy los que se encargan de atender a soldados como su añorado hijo Nathan o su otro hijo, Austin, también un oficial de los Marines. S Tras el debido entrenamiento en medicina militar, el doctor espera cumplir con su objetivo de ser destinado a un hospital de campaña en Irak. Y con la falta de personal especializado, sus ambiciones se pueden convertir en realidad. El hombre ha explicado que la pérdida de un hijo de veinticinco años pone cierta perspectiva sobre las cosas pero sin dejar de restar importancia a su decisión, pues recalca que su interés no es tratar de cambiar el mundo, sólo ayudar Entrenamiento obligado