Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10- -12- -2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 71 EPA Estados Unidos destapando la brutal conquista de Nanjing. Al acabar la Segunda Guerra Mundial, el comandante al mando de la operación, Matsui Iwane, y otros oficiales como el teniente Gunkichi Tanaka, que mató a 300 personas con su catana y bayoneta, fueron ajusticiados. Junto a otros criminales de guerra, 14 de ellos de clase A, son venerados en el santuario sintoísta de Yasukuni, donde se honra el alma de los 2,5 millones de caídos en actos de servicio desde la Restauración Meiji (1866- 69) hasta la Segunda Guerra Mundial. Un templo que se ha convertido en un símbolo de la derecha nipona más nacionalista y al que solía peregrinar el antiguo primer ministro, Junichiro Koizumi, para escarnio de sus vecinos chinos y coreanos. Mientras los militares japoneses eran juzgados al concluir la contienda, John Rabe volvió a Alemania para ser interrogado primero por la Gestapo y, luego, por las tropas rusas tras la caída de Berlín. Olvidado, pasó sus últimos días arruinado hasta que un grupo de supervivientes de Nanjing, al conocer su penosa situación, hicieron una colecta como muestra de agradecimiento por haber figurado en la lista del Schindler de China. El Kaiser y la viruela Los escritores italianos Francesco Sorti y Rita Monaldi retoman su exitosa serie ambientada en el Barroco con Veritas novela que sigue de cerca los pasos del abate Atto Melani y cuestiona que el Emperador José I de Austria muriese de viruela POR DAVID MORÁN E. ESPECIAL VIENA. El frío polar que cae sobre Viena no altera el ánimo de Rita Monaldi y Francesco Sorti, aventureros de la historia novelada que, instalados aquí desde que la edición y secuestro de Imprimatur les impulsó a abandonar su Italia natal, han ideado un minucioso tour imperial para seguir las huellas de Veritas (Roca) tercera novela de una serie de siete ambientada en el Barroco. Sin desviarse ni un milímetro del rigor histórico y con el foco de atención centrado en la Viena de 1711, Monaldi y Sorti guían los pasos del protagonista y el ya célebre abate Atto Melani por la cripta imperial en la que descansa el sarcófago de José I, el Prater, los heuringers de las afueras de la ciudad, la fastuosa biblioteca imperial y El Lugar Sin Nombre, escenarios naturales que, unidos a una minuciosa documentación, permiten a los italianos darle un nuevo revolcón a las crónicas históricas oficiales. Cuando empezamos a escribir no teníamos ni idea de lo que íbamos a descubrir, aunque no puede ser casualidad que hayamos cogido tres acontecimientos históricos y en los tres haya habido cosas que no son del todo verdad explica Sorti en relación a una novela que desvela que el Emperador José I de Austria no murió de viruela. No hubo ninguna epidemia de viruela en la época, seguramente no murió como nos han contado sostiene. Este nuevo descubrimiento es el mecanismo que acciona la trama de una novela en la que se entrelazan las rencillas entre los imperios austríaco y otomano y el final de la Guerra de Sucesión española, contienda que los autores sitúan en el ojo del huracán de la historia. Siempre se habla de la I y la II Guerra Mundial, pero la verdadera primera guerra mundial fue la de Sucesión española, ya que fue la primera que implicó a todas las grandes potencias europeas aseguran. A todo esto hay que sumar la fascinación que ambos sienten por Atto Melani, quien resume a la perfección su condición de matrimonio literario. Su vida cubre el apogeo del barroco, y su condición de consejero y espía nos permite hablar de estos años de una manera muy precisa. Además era un castrato, mitad hombre y mitad mujer, y eso es exactamente lo que somos nosotros A la espera de que Imprimatur se convierta en película de la mano de Stephen Frears, y con un reparto encabezado por Tim Roth y Ben Kingsley, Monaldi y Sorti cierran con Veritas una primera trilogía, y se disponen a afrontar una nueva tanda de cuatro títulos. Mysterim Unicum y dos títulos que guardan bajo llave.