Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
50 MADRID LUNES 10 s 12 s 2007 ABC La Puerta de Alcalá y sus alrededores, la noche del sábado, bajo el alumbrado navideño Turistas en busca de luz Cuando cayó la noche, los miles de visitantes que recalaron en Madrid este fin de semana dejaron a un lado las compras para mirar al cielo iluminado por el alumbrado navideño de la capital. Más tarde, la cita se trasladó a los locales de copas y discotecas POR LETICIA TOSCANO FOTOS: IGNACIO GIL MADRID. Llegados de diferentes puntos de España, miles de turistas eligieron Madrid como destino en el que pasar unos días libres con motivo del puente de la Constitución. El jueves, primera jornada festiva, ya se notó el incremento de personas en las calles, pero no fue hasta el sábado cuando los viajeros tomaron definitivamente el centro de la ciudad. Si por la mañana la principal atracción la ejercía el mercadillo de la plaza Mayor, al caer la noche los turistas se movían por Madrid cual libélulas en busca de luces, las del alumbrado navideño. No en vano, son casi nueve millones las lámparas que decoran las calles y los monumentos más importantes de la capital. ¡Qué bonita está la Puerta de Alcalá! exclamaba el sábado un grupo de amigos gaditanos dentro del autobús que les llevaba desde su hotel al centro. Como ellos, otros turistas observaban anonadados el espectáculo: cada uno de los arcos del monumento tiene unas luces distintas y cualquiera de ellos es un buen decorado para una fotografía inolvidable de Madrid. Muy cerca, se encuentra uno de los 25 grandes abetos que decoran la ciudad. El del parque del Retiro, lo ha ideado el diseñador Francis Montesinos y ejerce una fascinación especial entre los que pasean por allí. Sin embargo, es el gran árbol de Navidad de la Puerta del Sol el que concentra la mayoría de los flashes. No es que sea muy bonito, pero lo he visto tantas veces por la tele que me hace ilusión hacerle una foto le comentaba una joven a su pareja, que posaba escéptico junto al abeto. El frío, que fue intenso en la noche del sábado, no impidió realizar el recorrido de rigor en busca de las iluminaciones más originales. Entre ellas, las palabras evocadoras que cuelgan en la calle Velázquez, obra del diseñador Juan Duyos, o los puntos azules y amarillos de la calle de Alcalá, idea de Roberto Turégano. Después del paseo lumino- La calle de Alcalá, iluminada con franjas de puntos luminosos azules, atrajo la atención de los turistas amplia oferta gastronómica de la capital para acudir a restaurantes exóticos, como mexicanos, libaneses, tailandeses... poco habituales en otras ciudades españolas. Y cuando las luces se apagaron, a eso de las 22.00, fue el turno para los realmente noctámbulos, para los que quisieron disfrutar de la madrugada madrileña de una forma menos bucólica y espiritual. Los bares de copas, sobre todo los de Huertas estaban el sábado hasta la bandera. También Chueca y las zonas cercanas a la Gran Vía, como Alonso Martínez y Tribunal estaban llenos, cómo cada fin de semana. La diferencia es que en lugar de ser madrileños los que ocupaban sus barras, los protagonistas eran grupos de foráneos que se dejaban querer por los relaciones públicas de los locales, ávidos por ser invitados al ya típico chupito gratis. En general, todos los locales completaron su aforo y en la puerta de algunos de los más emblemáticos había que esperar una larga cola en la puerta, incluso pasadas las cuatro de la madrugada. Es el caso de la discoteca Polana, en Chueca, un local que antaño fue un tablao flamenco fundado por Manolo Caracol y en el que actuó Lola Flores en muchas ocasiones. Pasadas la cuatro de la madrugada, había que hacer cola para entrar a algunos locales de Chueca Los restaurantes exóticos de la capital compitieron con los más tradicionales Madrid para noctámbulos Buscando originalidad so lo más buscado era un sitio donde cenar. Y para gustos, colores. Algunos optaron por los bares de tapas más tradicionales, pero otros aprovecharon la