Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 10 s 12 s 2007 ESPAÑA 17 La voluntad impostora Si fracasa en las elecciones de marzo, el PSOE puede volver a ser el partido socialdemócrata nacional con el que recomponer unas bases de convivencia que nunca debieron quedar a merced de gentes como Rodríguez Zapatero y sus pepiños dros de mando responsables con una visión general de los intereses de España. No habrá que preguntarles por qué han tolerado en silencio- -o con críticas de intimidad o catacumba- -una demencial legislatura en la que se ha causado tan inmenso daño- -tanto tan gratuito- -a las instituciones, a la cohesión nacional, al tejido social, a la convivencia, a la igualdad entre ciudadanos y a la libertad de muchos compatriotas en amplias zonas del territorio nacional. El disfrute del poder inesperado y el miedo a perderlo explican muchas actitudes. La ponzoña lanzada sistemáticamente por la secta contra todo disidente o mero discrepante y su implacable disposición a utilizar su poder en la intimidación de propios y ajenos también ayudan a entenderlo. Quienes en la primavera del 2004 se lanzaron a provocar y humillar a media España, a despreciar sus valores, inquietudes, creencias, prestigios y dignidades ahora llaman a sus peores insultadores profesionales a abordar solo asuntos que no dividan Cabría preguntarles que cuántos de estos asuntos han sobrevivido a sus casi cuatro años de intentos de destruir a la oposición democrática y expulsarla del nuevo régimen, ave fénix de la república inmaculada del abuelo, con que soñaba especialmente el gran arquitecto del universo armónico. Y aun sueña. Está claro que a este presidente sólo le salen bien las cosas que no dependen de su labor, gestión o pensamiento. Z piensa mucho, según confiesa a su muy agradecido hagiógrafo Suso del Toro en un libro demoledor para el personaje como lo han sido otros escritos por sus amigos. La impostura del personaje resulta incontrolable hasta para el halagador más entusiasta. Hace días me encontré al simpático Suso en la calle Alcalá. Comentando nuestras no pequeñas discrepancias sobre Zapatero, me dijo que él contaba con la ventaja de manejar mucha materia prima Es una pena que la inmensa mayoría de los indecisos en estas elecciones no lean el jugo de semejante materia prima. Me atrevo a aventurar que, si así fuera, no habría error de Mariano Rajoy y sus especialistas en ello, que impidiera la mayoría absoluta del Partido Popular. Eso sí, también me atrevo a aventurar que, de ganar Zapatero, el libro de Suso puede acabar siendo asignatura de nuestros hijos y nietos. Va a ser interesante comprobar como nos van a transmitir la tranquilidad en lo económico aquellos que han tenido que quitar postulados propios del PSOE del presu- Hermann En lo económico, tranquilidad. En lo social, seguridad. En lo político, serenidad. En general, asuntos que no dividan Así sintetiza la estrategia electoral de la organización Z- -antes Partido Socialista Obrero Español- -uno de los periodistas áulicos en un diario amigo. Pintan bastos en los sondeos y si no se endereza la cosa el pobre Pepiño Blanco podría verse obligado a salir al mercado internacional del trabajo y quizás disputarle a Rodrigo Rato su puesto en Lazard o rivalizar con él desde Goldmann and Sachs o la Banca Oppenheim. Algo parece ya perfilarse claramente- -quizás la mejor noticia para la salubridad política nacional- -y es que una ya muy posible derrota de Zapatero en las urnas desencadene una catarsis entre los socialistas que haga desaparecer a toda la secta Z en semanas y surgir o resurgir cua- Materia prima José Blanco AFP A este presidente del Gobierno sólo le salen bien las cosas que no dependen de su labor, gestión o pensamiento puesto para financiar extorsiones de sus aliados. Éstos que acaban de gastarse cerca de 70 millones de euros del erario público y una grave concesión para la creación de un Banco Institucional Vasco para evitar que una votación sin mayores consecuencias en el Congreso reprobara a una ministra que a la que la población hace tiempo no reprueba sino desprecia. Mientras cae el poder adquisitivo de todos, el timonel nos cuenta que nos envidian las grandes potencias. ¿Y de ETA qué decir? La legitimación política de su terror está consumada como la radicalización de todas las fuerzas enemigas de la Constitución. Cierto que ahora la organización Z sabe que le conviene utilizar la retórica y la política que tantos insultos le ha granjeado al PP. Pero su política es la que quiso aplicar cuando se veía fuerte. Volverá a ella después de una victoria electoral que considerará un plebiscito de aprobación de su negociación con ETA e intento de destrucción de la oposición democrática. Estos de la democracia avanzada se nos vuelven socialdemócratas a tres meses de las elecciones. No lo son. La vocación impostora de Zapatero tiene ya un monumento imperecedero en el libro de su amigo Suso. El monumento a la secta lo financiamos ahora todos en la obscena campaña electoral del Gobierno de España Si fracasa, el PSOE puede volver a ser el partido socialdemócrata nacional con el que recomponer unas bases de convivencia que nunca debieron quedar a merced de gentes como Z y sus pepiños