Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo DOMINGO 9- -12- -2007 ABC Estados Unidos y China, los villanos Varios millares de activistas defensores del medio ambiente se manifestaron ayer en Denpasar (Bali) contra las naciones más contaminantes del planeta AFP América sueña con bajarse los humos Washington se debate entre la cada vez mayor conciencia ciudadana de lucha contra el cambio climático y el deseo de mantener su estatus exterior como primera potencia mundial POR ANNA GRAU. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Estados Unidos es el malo de la película, la hez contaminante, la tiña del planeta. Pero algo se mueve en la primera nación del mundo, y la que más emisiones de gases invernadero lanza a la atmósfera. América sueña con bajarse los humos. Ya hace tiempo que los políticos americanos más listos sintonizaron la onda ecológica. No sólo Al Gore, también el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, y el gobernador de California, Arnold Schwarzenegger. Pero hasta ahora nada de eso calaba en el tejido legislativo profundo. Eso es lo que empieza a cambiar. Esta misma semana, una comisión del Senado norteamericano aprobó un proyecto de ley para imponer la reducción de un 70 de las emisiones de CO 2 para 2050. La medida contempla la compraventa de bulas contaminantes entre compañías y será analizado el próximo enero por el pleno de la Cámara. La iniciativa es demócrata, aunque cuenta con el respaldo de senadores republicanos moderados, inteligentes e ilustres como John Warner, que antes siempre se manifestó contra propuestas así. Interrogado sobre por qué cambió de opinión, su respuesta sólo puede ser calificada de preciosa: Por la ciencia y por mis nietos No todo el mundo tiene nietos o les quiere tanto. Hay republicanos, y demócratas elegidos por Estados donde la industria automovilística es predominante, que están que trinan con este proyecto de ley. Y con otro que se abre paso en la Cámara de Representantes- -el Congreso- -para optimizar el consumo de combustibles. La propuesta pretende imponer un consumo máximo de un galón (casi cuatro litros) de gasolina por cada 35 millas a los vehículos ligeros; que de aquí a 2020 la industria obtenga por lo menos el 15 de su abastecimiento eléctri- Negros por fuera, verdes por dentro Norteamérica parece un aguacate: cada vez más negra por fuera, cada vez más verde por dentro. El fuerte debate climático interior no se exterioriza en Bali, donde los norteamericanos están más solos que nunca. Después del aplaudido desmarque de Australia, EE. UU. es la única nación industrializada que rechaza el Protocolo de Kioto. Once representantes americanos han suscrito una carta contra la cerrazón de Bush en estos temas. Se podría pensar si América juega al policía bueno y al policía malo, o si lo que le cuesta, más que dar su brazo a torcer, es reconocer a alguien autoridad para torcérselo. No lo ha hecho con Kyoto ni con la Corte Penal Internacional. En lugar de eso, Bush va convocando cumbres alternativas con los países más contaminantes del planeta. La primera fue en Washington, contraprogramando a la ONU. La próxima, en Hawai para enero. co de fuentes renovables; poner en circulación 36.000 millones de galones de etanol antes de 2022, y 15.000 millones de galones de etanol de maíz antes de 2015; y liberar 21.000 millones de dólares en exenciones fiscales y subsidios para la inversión en energías renovables. Los detractores de estas novedades amenazan con un filibustero un truco sucio parlamentario consistente en bloquear una ley con discursos dilatorios que exceden el tiempo para su debate y votación. Están en juego muchas cosas, empezando por quién manda aquí, si la nueva mayoría demócrata en el Congreso o la Casa Blanca, que sistemáticamente sostiene que ningún pronunciamiento de Bush a favor de una mayor sensibilidad climática altera en lo más mínimo su política de fondo. ¿Y cuál sería esa política de fondo? Pues, según los acérrimos de Bush- -amamantado política y familiarmente por el petróleo de Texas- la solución es investigar nuevas tec-