Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 9 s 12 s 2007 Entrevista ECONOMÍAyNEGOCIOS 45 Estamos abiertos a compras, pero no para aumentar volumen, sino para ganar calidad José Miguel Andrés Torrecillas s Presidente de Ernst Young en España En España, Ernst Young cuenta con 2.250 empleados y una facturación de 198 millones en 2006. Para este nuevo curso se han contratado más de 550 recién licenciados M. J. PÉREZ MADRID. Nacido en Madrid en 1955 y licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid, José Miguel Andrés fue elegido, a los 49 años, presidente de Ernst Young para dirigir el relanzamiento de la firma en España, lo que, tras tres años en el cargo, se ha convertido en una realidad. En este tiempo, la imagen de Ernst Young podría medirse por el incremento de sus cifras de negocio y de su cartera de clientes: en el último año, el crecimiento de la firma ha sido de un 17,5 y en sus años de presidencia ha conseguido clientes de renombre. Gracias a ello, ha escalado a la segunda posición por cuota de mercado de auditoría en España. Sus nuevos retos son la consolidación de la posición de mercado de auditoría externa (un 30 de las entidades emisoras registradas en la CNMV) y el alto crecimiento de los servicios de Asesoramiento (Fiscal, Legal, Transacciones, Riesgos y Consultoría de Negocio) -Hay que combinar el crecimiento orgánico con adquisiciones selectivas o bien de personas o bien de empresas. Estamos abiertos a considerar esto. No buscando volumen sino calidad. Grupos de personas no que nos aporten facturación- -donde de hecho hemos tenido varias ofertas, que te dan volumen- pero si lo que te aportan no es mejor de lo que tienes, no merece la pena. Si identificamos gente que tiene una singularidad por su calidad de conocimiento y prestación de algún servicio y que encaja con nuestra oferta lo valoraremos. No queremos personas que generen problemas, sino que compartan nuestros valores y trabajen en equipo. Que sean uno más de la familia, integrándose a la marca como si hubiera vivido aquí toda la vida. -Se cumple ahora el décimo aniversario de la fusión de Ernst Young. ¿Se vislumbran nuevas fusiones o compras para la firma? Ernst Young en España está abierto a más compras ERNESTO AGUDO -Con la reciente crisis de las hipotecas subprime ¿temen encontrarse sorpresas en las cuentas de alguna entidad cliente? -Primero, se ha aprendido a escuchar más a los supervisores, reguladores, inversores... Entender las exigencias de terceros con respecto a nuestro trabajo y al trabajo que hacen los responsables de elaborar los estados financieros en las empresas. Se ha aprendido también a darle mucha importancia a la calidad, que ha ganado prioridad con respecto al crecimiento, al liderazgo en el mercado, al marketing... y que nada es más importante para una firma como la nuestra que su propia reputación. -Pasados casi seis años de los escándalos financieros que afectaron a la imagen de grandes compañías en todo el mundo, se impuso una rígida normativa. ¿Qué lección se ha aprendido, por ejemplo, del caso Enron? con las big five a big four habría dicho lo mismo, que era imposible, y ahora somos cuatro. Lo que hay que estar es abierto a los cambios. -La Comisión Europea analiza medidas para abrir el mercado más allá de las big four ¿Pasará el sector a ser las big three -El futuro será distinto a lo que es ahora, eso seguro. Por supuesto sería mejor que en vez de las big three fuéramos las big six señal de que el mercado crece. El espacio ya es muy ajustado para cuatro, y si fuéramos menos se complicaría mucho la situación del sector, con graves problemas de competencia y concentración de mercado. Dicho esto, si me hubieran preguntado lo mismo hace cinco años en relación -El impacto de la crisis de este tipo de hipotecas de Estados Unidos no va a generar ningún efecto directo relevante en España. Se han producido efectos mínimos en la rentabilidad de algunos fondos, pero poco más. Las provisiones de reservas de morosos de las entidades financieras españolas son muy altas, por tanto no habrá crisis.