Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 8 s 12 s 2007 SALUD 75 VIVIR CON CÁNCER DE MAMA Necesitamos una información clara para decidir nuestro tratamiento Yolanda Valverde s Paciente con cáncer de mama Ella es una de esas mujeres valientes que han hecho frente al cáncer de mama. Un caso en una estadística cada vez más abultada. Reclama el derecho de las pacientes a disponer de una atención integral N. RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Yolanda se topó con el cáncer de mama con sólo 37 años, recién divorciada y con un hijo de 7 años al que sacar adelante. Una edad en la que aún no se aconsejan mamografías. No tenía ninguno de los factores de riesgo conocidos: ni era mayor de 40 años, ni tenía antecedentes familiares de cáncer. Las estadísticas no la señalaban. Pero había señales que se empeñaban en indicar todo lo contrario. Antes del diagnóstico, llevaba semanas intentando reunir el valor suficiente para acudir al médico. Ssabía que esa secreción en su pecho no podía ser nada bueno. Se resistió hasta que decidió enfrentarse a sus propios miedos y acudir a su ginecólogo. Perdió un tiempo precioso en una enfermedad en la que los días siempre suman en contra. Tuvo suerte, el cáncer no se había extendido. Pero ese retraso me hubiera podido costar la vida recuerda. Diez días después de recibir el diagnóstico, le habían extirpado el tumor y con él su pecho. Des- Un caso cada 35 minutos Incidencia. El cáncer de mama es el tumor más frecuente en mujeres. En España, cada 35 minutos se diagnostica un caso. ¿A quién afecta? Es anecdótico en varones. La mayoría de los diagnósticos se realizan entre los 45 y los 65 años. Diagnóstico precoz. Es la clave. Detectado a tiempo, puede curarse. No es sinónimo de final. Una mamografía cada dos años. A partir de los 40 años deben hacerse mamografías bienales, Yolanda, una gladiadora contra el cáncer, ofrece apoyo desde una asociación de enfermos pués, llegaron las sesiones de quimio y radioterapia. Todo ocurrió muy rápido. Tienes cáncer, me dijeron con delicadeza. Mi respuesta fue clara: vosotros sabréis lo que tengo que hacer. Me puse en sus manos; hoy, estoy segura de que abordaría mi enfermedad de una manera bien distinta No le informaron, no le contaron que había cirugías menos agresivas para tratar su cáncer. Tampoco le dijeron que podía salir del quirófano sin su mama, pero con una prótesis que le recordaría casi por completo su pecho original. Entonces ella sólo pensaba en curarse. Ahora tras superar su enfermedad, lucha desde la Federación del Cáncer de Mama para que las pacientes tengan derecho a una información clara y veraz sobre las ventajas y riesgos de los tratamientos. Sólo así podrán elegir lo que más se ajusta a sus necesidades y a sus sensibilidades. Si quieren conservar su pecho, si desean una reconstrucción en la misma cirugía, si prefieren que le extirpen las dos mamas para curarse en salud... Cuando recibes el diagnóstico te quedas bloqueado. No sabes qué son los receptores hormonales, ni los estadíos del cáncer, ni casi lo que es una mastectomía... Es difícil pensar en lo que más te conviene. Pero los profesionales deben ser conscientes de que tratan con alguien que está en estado de JAIME GARCÍA shock y va a necesitar toda la ayuda necesaria A Yolanda le extirparon el pecho sin preguntar. Al final me decidí por la reconstrucción por la insistencia de mi madre. Yo no me encontraba mal, miraba mi cicatriz y me servía para recordar que me habían quitado algo malo, que había llegado a tiempo Año y medio después, la cirugía plástica le devolvió el pecho perdido. Veía la reconstrucción mamaria como algo innecesario. Nunca pensé que verme de nuevo con mis dos pechos me haría sentirme tan bien Importa poder elegir y pactar con el médico los tratamientos. Y también contar con un apoyo emocional que vaya más allá de la tecnología médica, de cirugía, de quimios y radioterapias sofisticadas. Te sientes mal, tienes miedo a morir, te falta el pecho, el pelo... hay muchos sumandos que influyen en el estado de ánimo. En algunos hospitales se ofertan cuidados psicológicos. Las asociaciones también ofrecen apoyo, pero deberíamos avanzar en ese terreno para que la oferta sea una verdadera opción para todas las pacientes Hoy han pasado cuatro años desde que Yolanda se convirtió en una gladiadora contra el cáncer. Hay muchos días que me acuesto y no me acuerdo que he pasado por esto Su hijo pasó con ella la enfermedad. Pensar en él, en el egoísmo de verle crecer, era mi mayor sufrimiento. Ahora sé que mi enfermedad le ha ayudado a ser una persona mejor Quimioterapia o cáncer son palabras que se han integrado en el vocabulario del pequeño. Cuando ve a una mujer sin pelo, me dice: Mira mamá, otra valiente como tú Más información en: www. fecma. org www. todocancer. org