Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 8 s 12 s 2007 Necrológicas AGENDA 49 Miguel de Aldasoro s Diplomático Talento y profesionalidad Miguel de Aldasoro fue un diplomático de estirpe. Llevaba su profesión como un sentimiento bien ajustado y cosido a su carácter y a su ánimo. Como si hubiera nacido con él RAIMUNDO BASSOLS Se nos fue Miguel de Aldasoro, uno de los grandes de la Diplomacia española. Llego a esta evocación cuando empieza a escampar la niebla de los primeros días de angustia y recorremos ya el camino triste y sin colores de su ausencia. Todo se hace más sosegado, e invita al recuerdo. Miguel de Aldasoro fue un diplomático de estirpe. Llevaba su profesión como un sentimiento bien ajustado y cosido a su carácter y a su ánimo. Como si hubiera nacido con él. No parecía el resultado matemático y frío de unas brillantes oposiciones, era más que esto. Pasó como un largo huracán por la carrera diplomática española, y nos dejó un aluvión de talento, de profesionalidad, de imaginación, de gracia, de humanidad, y hasta de ejemplo para quienes empiezan hoy. Fue un diplomático moderno, de informes, pronósticos, estadísticas, viajes, relaciones, montado todo ello sobre un temperamento de polemista, actor, revoltoso, luchador, y completado- -lo digo con enorme emoción- -con un sentido profundo de lo que es el servicio a España y a los españoles. Fue un formidable negociador, uno de los mejores de nuestra carrera, en las décadas de los 70 y 80. Me contaba bromeando que empezó pronto a negociar. A los once años. En el pensionado de Valladolid el profesor de Religión explicó: Tras la muerte, sólo los católicos muertos en la gracia, verán a Dios Miguel levantó la mano y dijo: Y además de ellos, mi abuelo que es noruego, protestante y el hombre mas bueno del mundo Se aceptó en silencio. Siendo yo embajador ante las Comunidades Europeas en Bruselas, me decía riéndose el responsable europeo de las negociaciones de pesca: Cuando veo a Aldasoro sentarse frente a mí, aviso a mis colegas de delegación: Pónganse las manos sobre el bolsillo de la cartera. Aldasoro se nos puede llevar, si lo dejamos hablar, la pesca y la cartera Hoy, a estas horas, muchos empresarios, patrones de pes- Miguel de Aldasoro, en una imagen de archivo ABC ca, y hasta marineros, recordarán con emoción a aquel gran subsecretario de Pesca que fue Miguel, un subsecretario sobre el que se pudieron apoyar. Hasta los peces pequeños moverán la cola, mirando hacia donde está. Me decía con frecuencia que en un mundo con hambre es inmoral que el pez viejo muera de un infarto o de años, en el fondo del mar, fuera de una cazuela. Pero me opongo también con todos los medios a que, por la estupidez de los hombres, y contra las leyes de la biología, se capturen con artes tramposas ejemplares que no han llegado a la etapa de la reproducción No concibió nunca su profe- sión sin el sentido del humor. Como Edgar Neville o como Agustín de Foxá, nuestros compañeros, revolucionó al Ministerio con sus travesuras y sus incontenibles golpes de gracia. Vestido y medio oculto con los amplios y originales ropajes blancos de los árabes, gafas negras, camuflado en su excelente inglés con acento árabe y un bigote, negoció una mañana en nombre de su padre el Jeque la creación de una extravagante compañía petrolera mixta y un Tratado Veterinario de Cooperación para la plaga que afectaba a los camellos de su padre. Lo hizo con sus compañeros directores generales, que no lo reconocieron. En mi embajada en las Comunidades Europeas en Bruselas, sirvió un desayuno a una delegación española, disfrazado de mayordomo árabe, hablando en árabe, sin que nadie se diera cuenta de ello hasta que estornudó cómicamente sobre una taza de té y volaron taza y té. Sus inacabables anécdotas no caben en este corto recuerdo y semblanza que escribo con tanta nostalgia. Sus historias jocosas siguen dando vueltas por las cancillerías. Un hombre así desapareció sin poder entender nunca el mundo de los importanciosos de los rencorosos, de los codiciosos, de los que pretenden destinos altos que no merecen, de quienes llevan alzapiés políticos en los zapatos, de los artistas de la zancadilla y de los profesionales del pesimismo. Se nos fue Miguel de Aldasoro. Nos dejó enseñanzas, amistad, recuerdos, risas, y lo que es más importante, nos dejó el ejemplo de lo que es o debería ser un diplomático y hasta un hombre. Desde estas líneas saludo con admiración y respeto a Judith, su maravillosa mujer, y a sus hijos Miguel y Federico, que lo acompañaron de la mano toda una vida, y con tanta ternura en su difícil y largo tramo final. Querido Miguel, creo que adivino cuál sería tu negociación con todos nosotros hoy. Pedirías que cambiásemos la desesperanza por la esperanza, nuestros recuerdos por una mirada al futuro, la tristeza por una sonrisa. Y tengo la profunda sensación de que también has ganado esta última negociación... Sebastià Sorribas El escritor de literatura infantil Sebastià Sorribas, conocido por haber creado el popular relato El zoo d en Pitus falleció ayer en Barcelona a los 79 años, de un aneurisma de aorta. Nacido en el llamado barrio chino de la capital catalana en 1928, Sorribas fue homenajeado durante todo el año pasado con motivo del 40 aniversario de la publicación, en 1966, de su libro más emblemático. Más de 15.000 niños participaron en homenaje a un libro símbolo del resurgimiento de la literatura infantil y juvenil catalana, del que se han vendido más de 300.000 ejemplares, convirtiéndose en el tercer libro en catalán más vendido y del que hay una adaptación cinematográfica de Mireia Ros. Tras ganar con este libro- -traducido al francés, el gallego, el euskera o el japonés en el año 1965 el premio Folch i Torres, Sorribas, que siempre dijo haber llegado al mundo de la literatura infantil por casualidad, obtuvo en 1973 el premio del CCEI (Comisión Católica Española para la Infancia) y en 1984 ganó el premio de la Generalitat. Antonio Jutglar Bernaus El historiador Antonio Jutglar Bernaus, (Barcelona, 1933) ha fallecido tras una larga vida de estudios y trabajos en la que publicó numerosos artículos y libros de investigación histórica y fue catedrático de las Universidades de Barcelona y Málaga. Sobre Jutglar, se podría afirmar que fue cocinero antes que fraile ya que, en sus años estudiantiles, coincidió con las dos famosas huelgas de tranvías barcelonesas (en realidad boicot por parte de los usuarios) de 1951 y 1957 y tomó parte en diversos actos de protesta, siendo sancionado por ello. Al principio de la Transición fue entrevistado por el semanario Arreu y explicó su intervención en estos hechos. Militó en fuerzas marxistas de la línea del FLP y FSF, que guardaban sus distancias con el PC. Fue detenido y sancionado en algunas ocasiones y recibió un Josep Parera El presidente del Comité Nacional de Hockey Patines Josep Parera falleció ayer en Barcelona. Su mandato como presidente del Hockey Nacional comenzó en 1992, durante la etapa de José María Ignacio Añé. Siguió en su cargo de presidente del Comité hasta la temporada 1996- 1997 con Antonio Martra como presidente. Parera se inició muy pronto en el mundo del hockey y estuvo vinculado a la sección de Hockey Patines del RCD Español, donde ejerció el cargo de delegado hasta su fallecimiento. La OK Liga y la Primera División guardarán un minuto de silencio antes de los próximos encuentros. trato policial duro que le dejó secuelas en su salud. Su obra escrita sobre los movimientos sociales de los siglos XIX y XX es realmente notable y en ella hay que citar títulos como: L era industrial a Espanya en 1961; Rodes de molí Federalismo y revolución Las ideas sociales de Pi y Margall como se deduce de la enumeración alternaba con igual maestría el castellano y el catalán, en su obra escrita. La obra que coronó su fama académica fue Els burgesos catalans que fue una radiografía implacable de la clase social que tanto contribuyó a realzar la Cataluña dentro de la España Moderna (en colaboración, tensa en ocasiones y dialogante en otros momentos, con las clases populares) Precisamente, la obra acababa con unos versos populares que reflejaban la alegría de vivir y el desenfado de las clases bienestantes: Colón, Colón 34 allí está su habitación y una chica muy decente siempre a su disposición Otros títulos destacados de su numerosa obra fueron: Ideología y clases en la España contemporánea La España que no pudo ser Història de la burguesía a Catalunya Pi y Margall y el federalismo español y De la Revolución de septiembre a la Restauración (1976) Su labor docente e investigadora prosiguió incansable, pese a los quebrantos de salud y en los últimos tiempos tuvo que padecer cierto ostracismo por parte de círculos de la Cultura oficial contra todo lo que no se declare rabiosamente independentista. Gozó de una memoria envidiable y del cariño de todos los que fueron sus alumnos o simplemente se acercaron a él en busca consejo o información; siempre fueron atendidos con extraordinaria amabilidad y diligencia. Juan Pedro YÁNIZ