Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 S 6 LOS SÁBADOS DE Magos perfectos Mapa étnico Los Reyes Magos y sus séquitos son un prodigio de ejecución y puesta en escena, pues cada cortejo se acompaña de numerosas figuras, cada una de ellas con una función definida. Es una característica singular el poder distinguir perfectamente las diferentes razas e incluso variantes en una misma etnia El conjunto de finimenti o complementos de las figuras, con todo lujo de detalles, es una joya: pendientes de oro y plata con perlas o coral, espadas, frutas, pescados, herramientas, útiles de cocina... rían resaltar. Se ponían delante botellas con líquidos de colores para proporcionar distintas tonalidades. Y aunque no se conservan testimonios gráficos del montaje de los belenes de la época, no hay duda de que en todos ellos se recreaba un ambiente realista. En el Belén que adquirió Bartolomé March, el conjunto de ángeles revoloteando en el pesebre es de una gran categoría, al igual que el grupo formado por la Virgen, San José y el Niño, cuya calidad le pone en relación directa con el gran maestro belenístico Giussepe Sanmartino, que creó escuela. En el XVIII- -apunta la conservadora- -se valoraba mucho que las figuras de la Sagrada Familia y los tres Reyes Magos fueran del mismo autor, como ocurre en este caso Llaman la atención los pastori o figuras a la manera napolitana: cabeza de barro, ojos de cristal, brazos y piernas de madera y cuerpo de alambre revestido de estopa para darles movilidad. La medida determinada para las figuras era entre 35 y 45 cm. (la tercina) Para que se sujeten de pie sin necesidad de peana- -añade Herrero- se ideó el ingenioso sistema de hacer dos orificios en los pies, uno en cada planta, en los que se insertaban unos clavos que se hincaban sobre el decorado haciéndolas muy manejables Tampoco hay que pasar por alto las figuras de los animales, de una gran variedad, que forman uno de los conjuntos más importantes y quizás el más numeroso de todos los belenes napolitanos que se conservan en España. Lo mismo ocurre con el conjunto de finimenti o complementos que adornan a los personajes, realizados con todo lujo de detalles. Pendientes de oro y plata con perlas o coral, espadas, frutas y verduras, pescados, útiles de cocina o herramientas de cada gremio son de una meticulosidad asombrosa. Sin duda, un presepe que parece una máquina del tiempo con la que se invita al espectador a revivir la vida napolitana de hace tres siglos. Animales y finimenti