Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 12 07 TENDENCIAS Alta costura Entre sedas Los trajes están confeccionados con telas de la Real Fábrica de Tejidos establecida por Carlos III en San Leucio: sedas para los cortesanos y tejidos rústicos para los pastori Muchos conservan la etiqueta original cosida al vestido con el nombre del escultor autor de la pieza, que era especialista en ese tipo de figura Belén en Palacio Más de 1.700 piezas del espectacular belén napolitano de la Fundación Bartolomé March recobrarán en el Salón de Columnas del Palacio Real la teatralidad para la que nacieron en el XVIII y que las ha hecho únicas POR VIRGINIA RÓDENAS FOTOS: ABC La tradición de il presepi C Dónde y cuándo Al ser una escenografía de tan grandes dimensiones ha sido preciso habilitar un amplio espacio donde poder contemplar en todo su esplendor el belén de la Fundación Bartolomé March. Por eso, el Nacimiento de Palacio cambia su ubicación al Salón de Columnas, utilizado desde Carlos IV como salón de baile, escenario de los banquetes y festejos cortesanos. Del 12 de diciembre al 5 de enero, de 9,30 a 17,30 de lunes a sábado y de 9,30 a 14 horas los domingos, salvo actos oficiales. La entrada es gratuita. Más información: www. patrimonionacional. es omo cada año, la Navidad en Palacio se estrena, de la misma manera que en tantos hogares españoles, montando el belén. No en vano, el origen de esta tradición de il presepi fue importada de Italia por el Rey Carlos III, que instaló su nacimiento napolitano en el Palacio del Buen Retiro en diciembre de 1759 y con él la costumbre de visitarlo, mediante invitación o boleto desde los primeros días del último mes del año hasta el 2 de febrero, festividad de las Candelas. Con esta afición del Monarca, la artística representación de la Natividad trascendió del entorno cortesano y se popularizó. Las familias empezaron a comprar las figuras de barro policromado en los mercadillos, quedando las costumbres populares reflejadas en las escenas que rodeaban el misterio principal. Pescadores, herreros, taberneros, hilanderas, pastores haciendo gachas y animales de granja, vendedores de casi todo y representantes de prácticamente todos los gremios se fueron haciendo hueco en el fabuloso teatro. Como el imponente belén napolitano de la Fundación Bartolomé March, adquirido en Italia en 1970, y uno de los conjuntos más completos- -con más de 2.000 piezas- -y de mayor calidad dentro de las colecciones belenistas actuales, equiparable al del Museo Nacional de Artes Decorativas y al del Museo Nacional de Escultura de Valladolid. A la luz de las velas Las figuras miden entre 35 y 45 cm. con cabeza de barro, ojos de cristal, brazos y piernas de madera y cuerpo de alambre María Jesús Herrero Sanz, conservadora de Patrimonio Nacional, explica a S 6 que para muchos estudiosos de los belenes napolitanos, el que se desarrolla en Nápoles en el siglo XVIII es una representación del nacimiento de Cristo según el pueblo de Nápoles La escenificación y configuración plástica del Nacimiento alcanzó en el Reino de las Dos Sicilias un periodo de esplendor en la segunda mitad del dieciocho, desbordando el ámbito religioso para pasar a la Corte, la nobleza y la alta burguesía y, finalmente, a ambientes populares. La tradición de los presepe fue impulsada primero por los diferentes virreyes de Nápoles, con especial relevancia de Carlos VII de Nápoles y III de España, fundador de la Fábrica de Porcelana de Capodimonte, donde mandó realizar figuras para su belén privado En el pesebre napolitano las figuras se agrupan siempre en pequeños conjuntos llenos de vida que recrean escenas tradicionales. Herrero cuenta cómo se iluminaban con luz natural, sobre un decorado natural o artificial y se ponían velas que se reflejaban en espejos dirigiendo los haces luminosos hacia los puntos que se que-