Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 INTERNACIONAL www. abc. es internacional SÁBADO 8- -12- -2007 ABC La presidenta electa de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, pasea por los alrededores de la Casa Rosada, a pocos días del acto de toma de posesión REUTERS La toma de posesión de Cristina Kirchner se convierte en otra cumbre iberoamericana Casi los mismos Jefes de Estado y de Gobierno coinciden el lunes en Buenos Aires, con idénticos problemas encima de la mesa CARMEN DE CARLOS BUENOS AIRES. La toma de posesión de Cristina Fernández de Kirchner promete convertirse en una versión renovada de la Cumbre Iberoamericana de Santiago de Chile. Los mismos presidentes y conflictos se dan cita este lunes en Buenos Aires para asistir a la investidura de la primera mujer argentina elegida presidenta en las urnas. Los protagonistas se repiten: Hugo Chávez y el conflicto de las FARC en Colombia, la fábrica de celulosa en Uruguay que mantiene prácticamente congeladas las relaciones de Tabaré Vázquez y Néstor Kirchner; el frente abierto de Evo Morales en Bolivia para sacar adelante una nueva Constitución, y el malestar de Michelle Bachelet con el presidente de Venezuela, al que responsabiliza de haberle reventado la Cumbre de Santiago. La gran incógnita es si el Príncipe Felipe y Chávez se cruzarán en algún pasillo o tendrán algún tropiezo como consecuencia del famoso Por qué no te callas! que le espetó el Rey al presidente venezolano cuando éste no dejaba de interrumpir a Rodríguez Zapatero. Los responsables de Protocolo se han encargado de mantenerlos a prudente distancia para evitar que el venezolano tenga alguna salida de tono con Don Felipe, aunque no se descarta un encuentro fortuito. Tampoco que sea el propio Chávez quien se dirija expresamente al lugar donde se encuentre el Príncipe de Asturias, para saludarle o hacerle algún comentario sobre el episodio de Chile. La oposición venezolana encontró en la frase del Rey el mejor eslogan para que venciera el no al referéndum que planteaba la reelección indefinida del caudillo bolivariano. Fuentes del Gobierno argentino expresaron su confianza en que no haya roces de ninguna naturaleza, ya que eso empañaría los actos de asunción de Cristina Fernández, que mantiene una fluida relación con el promotor del Socialismo del siglo XXI. De hecho, el último acto ejecutivo de Néstor Kirchner como presidente será la firma con Chávez del acta de nacimiento del Banco del Sur. Iniciativa del venezolano, a esta propuesta que pretende ser un híbrido entre el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, se unirán los presidentes de Ecuador, Rafael Correa; Bolivia, Evo Morales; Paraguay, Nicanor Duarte, y Brasil, Luiz Inacio Lula Da Silva. Prácticamente el Mercosur en pleno a falta de Chile, que rechaza la propuesta, y de Uruguay. Los gobiernos de Tabaré Vázquez y de Néstor Kirchner atraviesan su peor momento a causa de la instalación de la planta de celulosa Botnia en el margen uruguayo del río que divide ambos países. En la Cumbre de Santiago el conflicto alcanzó su máxima expresión al entrar la fábrica en funcionamiento sin previo aviso. Vázquez justificó la decisión en la negativa de Kirchner a mantener reuniones de las partes pese a estar en juego los buenos oficios de Don Juan Carlos. La presencia de Vázquez será única y exclusivamente para asistir a la transmisión del mando. El canciller uruguayo, Reinaldo Gargano, aprovechó para solicitar a las autoridades argentinas que garanticen la seguridad de su presidente, ya que esos grupos habían anunciado escraches (boicots) contra Tabaré Vázquez. El Gobierno argentino garantizó ayer que no hay ningún riesgo y prometió tratar con el afecto y el cuidado debido al presidente uruguayo. A cara de perro se verán Uribe y Chávez, después de que el presidente colombiano diera por zanjada la mediación del venezolano en el canje de secuestrados por la FARC. El único que llega con el frente interno y externo sin problemas es Lula, dispuesto a echar una mano a Uribe, Kirchner o a quien se lo pida. A fin de cuentas, todo son vecinos. Don Felipe y Chávez no coincidirán en el mismo palco del Congreso argentino donde el lunes por la tarde Cristina Fernández asumirá la primera magistratura del país. Tampoco compartirán mesa y mantel en la cena de gala de la víspera que se celebrará en el Palacio de San Martín, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores. El protocolo aleja a Chávez