Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 RELIGIÓN SÁBADO 8 s 12 s 2007 ABC Fe y religiosidad Campaña de Navidad Llamadas gratis a los misioneros españoles Por duodécimo año consecutivo, los familiares de los 25.000 españoles que llevan a cabo proyectos en el extranjero podrán llamarles gratuitamente con motivo de las fiestas navideñas. La iniciativa, obra de la Fundación Telefónica, permitirá que los 20.000 misioneros y 5.000 cooperantes españoles en el extranjero puedan felicitar las fiestas a sus familiares, en el teléfono 900 12 35 00. Monteiro de Castro El Nuncio, observador permanente en la OMT Benedicto XVI designó ayer al Nuncio en España, el portugués Manuel Monteiro de Castro, nuevo observador permanente del Vaticano en la Organización Mundial del Turismo (OMT) Monteiro simultaneará ambas tareas, puesto que la sede de la OMT se encuentra en Madrid. A sus 69 años, el legado papal ha sido Nuncio Apostólico en El Salvador, Honduras, Sudáfrica, Namibia y Lesoto. Manuel Monteiro de Castro RAFAEL CARMONA Miles de fieles celebran la fiesta de la patrona de España Todas las diócesis de nuestro país acogieron anoche vigilias en la víspera de la festividad de la Inmaculada Concepción J. BASTANTE MADRID. Con la celebración, hoy, de la festividad de la Inmaculada Concepción, la Iglesia entra de lleno en la preparación para la venida del Mesías, una vez más, en Navidad. Si el pasado domingo arrancaba el tiempo litúrgico del Adviento, con la celebración del Sí que María dio al Espíritu para dejar que el Hijo de Dios se alojara en su seno, comienza a cumplirse la historia de la Salvación para los cristianos. Un acontecimiento de suma importancia para la fe cristiana, tanto es así que el de la Inmaculada Concepción es Dogma de la Iglesia desde 1854. En España, la festividad de la Inmaculada Concepción de María se vive con especial devoción. No en vano, esta advocación mariana es la patrona de España. Como signo de esta devoción, todas las diócesis de nuestro país, así como las principales capitales de Iberoamérica, celebraron ayer vigilias nocturnas a las que acudieron miles de personas, en su mayor parte jóvenes y familias, y que sirvieron como preparación a las Eucaristías que este mediodía tendrán lugar en todos los pueblos españoles. Se sigue de este modo una tradición que arrancara en 1947, cuando el jesuita Tomás Morales, hoy en proceso de canonización, iniciase dichas vigilias en Madrid. Desde entonces, se han ido celebrando de forma ininterrumpida hasta el día de hoy. La Vigilia de mayor tradición es la que ayer tuvo lugar en la catedral de Madrid, presidida por el cardenal Antonio María Rouco, y a la que asistieron más de 3.000 jóvenes. Una de las más coloridas tuvo lugar ayer por la noche en la catedral de Sevilla. Miles de jóvenes hispalenses, convocados a través de SMS, participaron en una emotiva ceremonia que arrancó a las seis y media de la tarde, con el traslado en procesión de la imagen de la Inmaculada desde la capilla del Dulce Nombre de Jesús. Coincidiendo con esta fiesta, el cardenal Carlos Amigo recordó a los contemplativos, que hacen de su vida, escondida en la clausura de los conventos, un vivo testimonio de la entrega incondicional a Dios A la misma hora en que se llevaban a cabo las vigilias, todos los monasterios españoles rezaban por el buen desarrollo de las mismas. Respetar las tradiciones Patrona de España En Toledo, la vigilia sirvió como reivindicación de la tradicional renovación del juramento de fe ofrecido por el Ayuntamiento de la capital manchega a la Inmaculada, que data del siglo XVII y cuya abolición solicitó esta semana la asociación Alternativa Laica En este sentido, el alcalde toledano, Emiliano García- Page, recalcó que las tradiciones son respetables Por otro lado, centenares de jóvenes valencianos se congregaron a las diez de la noche en la iglesia Santos Juanes para orar, junto al neocardenal García Gasco, por la vocación de María En todas las diócesis españolas se leyó el tradicional mensaje de Su Santidad a los La imagen de la Inmaculada, ante la Giralda de Sevilla LA MISIÓN Jesús Higueras MARÍA, MOTIVO DE ESPERANZA U n año más celebramos con gozo la Inmaculada Concepción de María y en el caso de nuestro país, además este título lleva el patronazgo de nuestra patria, puesto que España, desde el principio del Cristianismo, amó de un modo especial a María y también quiso defender a través de innumerables instituciones civiles y religiosas, este privilegio con el que Dios quiso embellecer a su Madre, Inmaculada en su concepción. Nosotros nos gozamos en un Dios que pudo elegir una madre y quiso adornarla con el proyecto original con que creó al ser humano. En María encontramos lo que el hombre ha sido llamado a ser, la armonía y la belleza original con la que Dios pensó al ser humano. Por eso, María no solamente es modelo, sino que además es motivo de esperanza. Así lo proclamamos en la oración de la Sal- ve, cuando la llamamos Esperanza nuestra En María se cumplen todas las promesas de Dios, sabiendo que su grandeza de María está en su pequeñez, sabiendo que Ella es la mujer del sí constante a la voluntad de Dios, que con su libertad siempre aceptó los planes que Dios hacía sobre Ella. Hoy todos nos alegramos en la belleza de María. Hoy cantamos su grandeza, aunque Ella siempre hablara de su humillación, porque sabemos que aunque preservada del pecado original, ella con su libertad fue aquella que escuchó sin duda ninguna la Palabra de Dios y la llevó a su término. Hoy más que nunca es necesario buscar la limpieza de corazón, es importante que los cristianos sepamos encontrar modelos que nos enseñen a tener una vida limpia, no contaminada por los ídolos de nuestro tiempo, el consumo, el placer, el bienestar material, etc... Por eso hoy todos los españoles nos acogemos con gozo a ese patronazgo de María Inmaculada, de esa mujer entregada como madre a todos los hombres desde la cruz, el trono de la realeza de Cristo. Acogerla en nuestro corazón y aprender de ella, para que en definitiva también nosotros seamos dignos de alcanzar las promesas de su Hijo, Jesucristo.